Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

jueves, 1 de marzo de 2012

Reflexiones

San Benito de Nursia

El 21 de marzo y el 11 de julio la Iglesia festeja a San Benito de Nursia, el fundador de la Orden de los Benedictinos, el patriarca de los monjes de occidente, el patrón de Europa, el hermano de Santa Escolástica, etc., etc.

San Benito nació en Nursia (Italia) en el año 480 de una familia acomodada, siendo aun adolescente fué enviado a Roma para continuar sus estudios. Al contemplar la relajación de costumbres tanto de estudiantes como de la sociedad en general, abandonó escuela, bienes y familia y se alejó del mundo para vivir en soledad y cumplir su deseo de servir solamente a Dios.

Pero su deseo no se cumplió, porque su fama de santidad pronto llamó la atención y por lo mismo unos monjes cuyo superior había fallecido, le pidieron insistentemente fuera su superior, a pesar de que San Benito probablemente aun no cumplía los 20 años, cargo que él aceptó muy a su pesar, aunque advirtiéndoles que no se podrían llevar bien, como efectivamente sucedió.

Casi se puede asegurar que San Benito no pensaba fundar una orden, ni escribir una regla, las circunstancias lo obligaron a ello, ya que muchos hombres quisieron seguir su ejemplo. En la vida de San Benito hay una serie de hechos milagrosos que Nuestro Señor obró por medio del santo, como resucitar muertos, desatar las cuerdas de un cautivo con solo mirarlo predecir el futuro, romper un vaso de vidrio haciendo la señal de la cruz, etc.

San Benito murió el 21 de marzo de 547 dejando su orden Benedictina que ha dado a la Iglesia gran cantidad de santos y sumos pontífices. Para mayor información, se recomienda el libro “San Benito de Nursia”, por el Santo Pontífice San Gregorio Magno.

Motivo de admiración
el que un joven estudiante
con un futuro brillante
busque a Dios con devoción.

Decepcionado de todo
y temiendo perder su alma
decidió con toda calma
buscar a Dios a su modo.

Ahí va el joven Benito
con toda tranquilidad
a buscar la soledad
y alabar a Dios solito.

Recorrió algunos caminos
buscando lo que quería
y mas tarde fundaría
orden de benedictinos.

David Hernández Ramos


Mis Relaciones con los Demás
 
Valoro mucho la relación que vivimos tú y yo y deseo conservarla. Pero cada uno de nosotros es alguien diferente, con necesidades propias y el derecho de satisfacerlas. Cuando tengas dificultades para resolver algún problema, trataré de escucharte con atención y auxiliarte, con el fin de que encuentres tus propias soluciones, para que no tengas qué depender de los demás.

También trataré de respetar tu derecho a tener tus propias ideas y tus propios valores, sin importar que estos sean diferentes a los míos. Cuando alguno de tus actos interfiera con lo que debo hacer para satisfacer mis necesidades, te diré claramente y con honestidad de qué manera me afecta tu conducta, confiando en que tú me comprenderás y me ayudarás.

Te escucharé y procuraré cambiar. Espero que cuando alguno de mis actos no te sea conveniente me lo comuniques con sinceridad. Cuando ninguno de los dos pueda cambiar su comportamiento para hacer sentir bien al otro, deberemos reconocer que existe un conflicto y que éste requiere solución. Comprometámonos a resolver cada conflicto que se nos presente, pero sin recurrir al uso de la autoridad o del poder con tal de vencer al otro.

Respeto tus necesidades y lo mismo espero de ti. Hagamos siempre un esfuerzo para hallar una solución que nos convenga a ambos. Tus necesidades quedarán satisfechas y las mías por igual. Los dos venceremos y nadie saldrá perdiendo. Así tú podrás seguir desarrollándote como persona al satisfacer tus necesidades y yo también lo lograré; nuestra relación será lo suficientemente positiva para que en ella cada cual se esfuerce hasta llegar a ser lo que es capaz de ser.

De esta manera nuestra relación continuará llena de respeto, amor y paz.

Thomas Gordon

“Todo hombre sabio ama a la esposa que ha elegido”.
Homero

Yo y tú...

Yo quiero amarte sin confundirme contigo, escucharte siempre sin juzgarte, aceptarte sin condición alguna, saber acompañarte sin invadir tu intimidad. A veces convencerte, pero ¡nunca vencerte!

Invitarte sin imponerte mi preferencia; siempre apreciarte sin calificarte, y aprender a corregirte sin hacerte sentir mal.

Ayudarte sin humillarte.

Apoyarte sin hacerte minusválido

Poder apartarme de ti sin sentirme culpable y que tú puedas alejarte de mí sin que yo te culpe.

Ser yo siempre contigo y dejarte ser siempre tú sin estorbar tu proyecto personal.

Aceptar lo que tú me quieras dar y poder darte lo que esperas de mi.

Así, sin fingimientos, ni temor ni culpa.

¡Podremos caminar juntos y libres por la vida hacia la eternidad!

Gerardo Canseco


Mantener los Principios Sanos

El matrimonio es un compromiso lleno de principios, los cuales si se llegan a perder fracturarán la relación. No permita que errores como el adulterio, el alcoholismo, la pereza o la discordia sean parte de su vida diaria.

3 de Marzo – Día Internacional de la Familia

La Familia

Hubo una vez un joven que practicaba profundamente la fe. El día que murió su padre, supo que tenía qué vivir acompañando a su madre; ambos mantenían una vida pacífica. Después de algún tiempo, contrajo matrimonio y llevó a su esposa a vivir al lado de su madre y empezaron a vivir juntos. Al principio formaban un buen hogar y la paz prevalecía entre los tres, pero un mal día, y por un insignificante malentendido, la suegra y la esposa comenzaron a tener disputas muy fuertes que semejaban un viento fuerte o las olas del mar embravecido. A causa de esto, la madre abandonó la casa y dejó al matrimonio.

Una vez que la madre se fué, la pareja tuvo la dicha de convertirse en padres. Esta noticia llegó a oídos de la suegra, quien vivía sola; pronto se enteró de un rumor: la nuera andaba diciendo que cuando vivía la mamá de su esposo con ellos, siempre la molestaba y únicamente cosas malas les sucedían; ahora era diferente, tanto que hasta el cielo los había premiado con la bendición de un hijo.

Este rumor molestó a la suegra, quien exclamó:
-No existe la verdad en este mundo. Si alguien echa a su madre de la casa, y así cree que ha obtenido la felicidad, es señal de que el mundo está al revés. Ya que así son las cosas, veré la manera de hacer los funerales para enterrar a la rectitud.

Se encaminó al panteón con el ánimo repleto de cólera. Un dios se dió cuenta de lo que estaba sucediendo y se le apareció a la suegra, y pidió le explicara qué sucedía. Cuando ésta acabó de exponer su punto de vista, el dios procuró calmarla, pero fue en vano, el enojo de la mujer era implacable. El dios se percató de que todo esfuerzo sería inútil:
-Para aquietar tu ira, quemaremos vivos a tu hijo y a tu nuera, y también a su hijo. ¿Crees que eso te haga conseguir la calma?

La suegra se dió cuenta de su actitud equivocada y solicitó el perdón de los dioses; además les rogó que no permitieran que ningún mal aquejara ni a su nuera ni a su nieto. Justo en esos momentos, la nuera, el hijo y el nieto iban en camino al cementerio en busca de la suegra debido a que había reconocido su mala conducta para con la abuela y deseaban rectificarla. El dios logró que estos tres seres recobraran la armonía entre ellos; incluso volvieron a vivir juntos.

La bondad no se pierde para siempre, hasta que uno la echa fuera de sí mismo. A veces parece que se esfuma, pero cuando esto sucede sólo significa que ha dejado de existir en el alma de los hombres malvados.

La discordia suele traer desdichas.

Un malentendido, por muy leve que sea, trae consigo la desgracia.

“Los comentarios destructivos sólo confrontan a los buenos sentimientos”.
Anónimo


Tomadas del Libro: “Reflexiones y Pensamientos
para lograr un Matrimonio Feliz”


Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)