Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

lunes, 2 de septiembre de 2013

Biografía

La Poesía de Ramón Álvarez

Ramón Álvarez es uno de los poetas liberales que tomó parte en la revolución de Ayutla, militando en las tropas comandadas por el General Epitacio Huerta. Álvarez nació en Santa Clara de los Cobres (Villa Escalante) el 31 de agosto de 1830. Comenzó sus estudios en el Seminario, pasando después al estudio de Jurisprudencia en el Colegio de San Nicolás y, sin concluir su carrera, se dedicó a los servicios públicos, como Secretario de Comandancia Militar, además de ser redactor del Periódico Oficial. Cultivó la poesía de entonación cívica, tal como lo requería su milicia política, pero también le cantó al amor, a la mujer y al paisaje. Usó la estrofa de ocho versos heptasílabos, con estribillo, que habría de popularizarse en las canciones de ese tiempo. Ramón Álvarez muere en su pueblo natal el 2 de diciembre de 1882.

Por la Patria

¡Es de un pueblo el instante deseado
por tres siglos de bárbaros tormentos!...
Palpite, pues, el pecho entusiasmado;
agítense los grandes sentimientos;
y arrojando el espíritu malvado
de partido en tan plácidos momentos,
y levantando al cielo nuestras manos,
¡Saludad a la Patria, Morelianos!
Hoy que levanta el orgulloso hispano
para insultarnos su abatida frente;
hoy que provoca en su delirio insano
la guerra contra el pueblo independiente
hoy más que nunca el pueblo mexicano
debe excitar su patriotismo ardiente,
y mostrar a la faz del mundo entero
que no le teme al arrogante ibero.
Sí, que traiga la España a su memoria
los once años de sangre derramada;
tanto triunfo feliz, tanta victoria
que los hijos de Hidalgo con su espada
tuvieron en el campo de la gloria;
que recuerde también avergonzada
aquella voz de triunfo placentera
que de pánico se alza en la rivera…
¿Quién no siente en la sangre de sus venas
el fuego circular de patriotismo?...
¿Quién al mirar ya rotas las cadenas
que puso en su garganta el despotismo,
querrá volver a sus antiguas penas?...
¿Quién n se hunde de gozo en un abismo
al escuchar en cantos seductores
el nombre del caudillo de Dolores?
¡Oh, nosotros que amáis ardientemente
las libertades de la patria hermosa!...
que desafiáis con altanera frente
de los tiranos la tormenta umbrosa…
Vosotros que tornáis hierros candentes
el cetro de la corona esplendorosa
celebrad entre mágicos loores
el dulcísimo grito de Dolores…
Que sea para nosotros un acento
más bello de grandeza y poesía
que el estruendo del Niágara violento;
más dulce que la blanda melodía
con que expresa su tierno sentimiento
el ruiseñor en la floresta umbría;
tan grata como la última esperanza
que allá en el hondo porvenir se alcanza.
Y si alguien de nosotros aparece
que le oiga con estoica indiferencia,
de mexicano el nombre no merece,
amaga de la Patria la existencia,
la propia dignidad así escarnece…
y en el premio de su estúpida insolencia,
¡caiga sobre él la omnipotente saña
de un pueblo libre que venció a la España!


Federico Baena Solís

Nació en la ciudad de México el 2 de marzo de 1917. Sus padres fueron Eva Solís de Baena y Tomás Baena Garda, ella originaria de Puebla, Puebla y su padre, de Santander, España. De pequeño vivió en San Martín Texmelucan y en Puebla, Pue. Desde los 12 años de edad radicó en el Distrito Federal. Desde muy pequeño se hizo evidente su gusto por la música y los deportes, en particular el Fútbol y el box, ambos los practicó durante muchos años y fue aficionado a los mismos durante toda su vida. Respecto a la música, su maestría y desempeño, sus múltiples éxitos internacionales, su prestigio, hablan por sí mismos de la gran vocación que tuvo y que supo cultivar y fomentar. Estudió primaria, secundaria, preparatoria y dos años de Medicina, carrera que dejó para seguir su gran vocación, la música e ingresó a la Facultad de Música de la Universidad Nacional Autónoma de México de 1937 a 1944. Pero como su anhelo interno lo seguía impulsando a conocer más sobre la música y perfeccionare, buscó la oportunidad de tomar clases particulares con maestros como Rodolfo Haffter, Juan B. Fuentes, José F. Vázquez y Jam Kums. Así, su primer maestro de violín fue José Rocabruna y continuó posteriormente los estudios de violín y viola con los maestros Smilovitz, Froelich y Vladimir Vulman.

Es interesante destacar que dentro de su disciplina de estudios en cuanto al piano, fue autodidacta, lo cual añade a su mérito la dedicación que tuvo para dominar ese instrumento. Su primera obra musical fue “Te amaré”, que compuso en 1939 y que hasta la fecha es una canción inédita. La primera composición la dio a conocer en 1941 “Te vas porque quieres”. Con toda la fuerza de su inspiración, gran conocedor de la música, incursionó en áreas como la de arreglista, donde cosechó fama internacional. Con similar éxito se dedicó a la dirección de orquesta y a la composición de música de fondo para películas entre las que están “Monte de Piedad”, “Los hijos de Nadie” y otras más. El maestro Baena se definía a sí mismo como poseedor de un buen sentido del humor, de carácter tranquilo, leal, algo voluble y bastante nostálgico y romántico, a lo cual podemos añadir gran sensibilidad, noble y carácter firme.

Sus pasatiempos favoritos eran el dominó, el póker y el billar. De joven le gustaba mucho el baile. Su pasión de siempre era escuchar todo tipo de buena música. La composición que le dio mayores satisfacciones es “Que te vaya bien”, que fue su primera canción de gran éxito. Cabe mencionar que no tuvo obras en coautoría, todas sus obras fueron escritas y musicalizadas por él. Por su trayectoria artística recibió innumerables preseas, reconocimientos y homenajes, entre los que podemos citar la Rosa de Oro y la Fuente de Plata, ambas otorgadas por la Presidencia de la República en 1962, por haber obtenido el primer lugar en el primer Festival de la Canción Mexicana con el tema “Ay Cariño”, canción que además recorrió el mundo entero con gran éxito.

Recibió también reconocimientos de Bellas Artes, diplomas de la Promotora Hispanoamericana de Música (PHAM), Discos de Oro de compañías grabadoras, medallas como la “Agustín Lara” de la Sociedad de Autores y Compositores de Música (SACM) por sus 50 años de compositor, sólo por citar algunos de los muchos premios con que fue justamente valorado y galardonado este gran compositor mexicano. Una anécdota curiosa relata que con la canción “En qué quedamos” interpretada por Las Hermanas Águila, tuvo tanto éxito que estaba en todas las sinfonolas del país. Una madrugada en una cantina cercana a la casa del maestro Baena, un señor puso la canción más de 25 veces, de repente, un parroquiano molesto y aturdido se levantó y le dio de balazos a la sinfonola. Comentaba Federico Baena que entre sus grandes satisfacciones estaba la de seguir en el gusto del público después de una carrera de tantos años y que continuaran grabando sus canciones artistas de gran calidad. Además le enorgulleció siempre haber sido Socio Fundador de la Sociedad de Autores y Compositores de Música y haber seguido como socio activo hasta el final de sus días.

El maestro Federico Baena es uno de los grandes de la composición en México. Entre sus canciones podemos encontrar varias que han destacado como grandes éxitos, tales como El maestro Federico Baena es uno de los grandes de la composición en México. Entre sus canciones podemos encontrar varias que han destacado como grandes éxitos, tales como: “Que te vaya bien”, “Te vas porque quieres”, “¿Qué tal te fue?”, “Todo se paga”, “Vete por favor”, “Ven, ven”, “En qué quedamos”, “Por eso te perdono”, “Yo vivo mi vida”, “Vagabundo”, “No importa corazón”, “Sensación”, “No me olvides nunca”, “Yo soy tu pasado”, “Tres problemas”, “Si vieras”, “Cuatro palabras”, “Árbol sin hojas”, “Jamás”, “Para qué vuelves”, “Ay cariño”, “Triunfamos”, “Cuatro cirios”, “Te amo”, “Si necesitas de mi”, “Ven otra vez”, “A dónde voy”, “Doce campanadas”, “El final que sueño” y muchas, muchas más. Federico Baena falleció el 18 de junio de 1996 y sus cenizas reposan en la iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza.

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)