Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

jueves, 1 de agosto de 2013

Poesías

Sin Nombre

Yo vivo recordando a mis padres

Y del cariño de mis hermanas y hermanos,
del aprecio del amigo
y de aquel que no existe,
de la ignorancia del joven
y de aquel aturdido,
de la ceguera del rico
y de aquel desvalido
que no tiene y su tesoro
es inmenso, pero está
tan escondido que nadie
logra mirarlo, porque el
ciego sólo toca lo que
ponen en su mano.
Tan negra ha sido su suerte
que mejor sería su muerte.


Todo eso y más es causa
de mi locura; porque
mi mundo es inmenso
como grande es la pecera,
siendo mi suerte y empeño
que yo sigo enamorada
de este grandioso sueño

I S J.

A mi Juventud

Juventud tan querida, te alejaste de mi,
me dejas la dulzura, de aquello que viví.
Agradezco a la vida, todo cuanto me dió,
muchos momentos tristes, otros de gran valor.

Ya nada me sorprende, curada estoy de amor,
amé con gran ternura, hasta dí el corazón.
Y hasta puedo gritarlo, correspondida fui,
pero ese bello tiempo, lejos está de mi.

Juventud tan deseada, quisiera detenerte,
y cada nuevo día, yo siento más perderte,
fuiste lo más hermoso, años de plenitud,
jamás podré olvidarte, mi linda juventud.

I S J.


Sin ti no Puedo Estar

No sé cómo puedo seguir añorando,
no sé por qué te sigo queriendo,
¿Será que tú eres la persona que sí debía amar?
¿O es que sin ti no puedo estar?

Recuerdos que me hacen llorar,
de cómo éramos los dos juntos,
de cómo nos divertíamos los dos,
ahora se que una gran oportunidad dejé volar,
donde alguien mejor te va a comprender,
pero sobre todo, te va a saber amar.

Yo seguiré extrañando,
a la persona que antes estaba a mi lado,
ahora sólo quedan esas memorias,
que para mí, jamás pasarán a la historia.

¡Quiero volver a verte!,
no sabes cómo anhelo volver a abrazarte,
como unos locos, besarnos apasionadamente,
y como un buen hombre, amarte y besarte hasta la muerte.

G T R R


El Pájaro Triste

Cuando oigo el trinar de aquel pajarillo,
es como si escuchara a los mismos ángeles,
cuando lo veo migrar de los árboles,
me hace recordar mis visitas a diversos lugares.

Me pongo a llorar,
cuando veo al pobre pájaro agonizar,
eso me recuerda al ciclo de la vida,
el cual todos debemos enfrentar.

Cuando veo a su cría,
veo en el futuro a mi familia,
contemplo su amor de padre a su hijo,
¡Qué bonito es el prestigio!

Veo al pájaro parado en la rama,
contemplando lo bello de la naturaleza,
pero con una soledad inmensa,
al saber que sin familia, llega sorpresivamente la tristeza.

Pobre de aquél pájaro,
que durante un tiempo fué feliz, ahora está desconsolado,
bajo las hojas callado,
mientras que la muerte lo va cegando,
hasta caer en las capas de las ramas dormido,
¡Qué cruel fué el final de ese pajarillo!

G T R R




Te arrullas al Silencio...
a los PP Rosillo

Te arrullas al silencio del Sagrario
como los peces en el lago azul
y envuelve tu pudor un blanco tul,
reminiscencia del materno ovario.

El desgranar las aves del Rosario
y el golpear de la mártir disciplina
van dejando en tu ser huella divina
entre salmos y cantos del Breviario.

Así alejado del mundano ruido
consagras al silencio tu existencia
en la divina, celestial presencia
del Cristo roto, del abrazo herido.

Los éxtasis te roban el sentido
para que bebas la divina esencia
y llenes el vacío de nuestra ausencia
al que olvidamos con ingrato olvido.

Derrama la fragancia de oración
como la rosa que por vocación
se deshoja en fragante adoración.

Como Juan reclinado en el regazo
de Jesús sentirás a tus hermanos
verdes montañas en fraterno abrazo.

Y alargarás la gracia de las manos
de tu oración como infinito lazo
por colinas, por valles y por llanos.

Bendecirás como bendice Dios
a todo el Universo con amor
en divina y eterna bendición.

Tomada del Libro: “Mi Desierto, Poesías”
del Padre Rafael Alcántar Mondragón


Nuestra Ciudad

Debemos amar nuestra ciudad,
nuestra ciudad es bella y transparente,
tiene el calor alegre de su gente
tiene en su cielo un sol primaveral.

En ella gozamos todo el año
de las bellezas que Dios nos regaló,
su Mano Santa plasmó en un pulcro paño
la belleza que muestra en derredor.

Vivimos compartiendo la esperanza
de formar un entorno aún mejor,
con esfuerzo, en paz y con trabajo
lo lograremos todos, con amor.

Miremos por las noches las estrellas
con la luna brillando en su esplendor,
sirviéndole de alfombra todas ellas
como perlitas llenas de color.

Observemos la salida del sol entre los montes,
contemplemos la puesta de sol, en sus ocasos,
Salvatierra es el Pueblo Mágico que amamos
y entre esa magia todos somos, como hermanos.

J. E R B.


La Espera

Pasaste a mi lado
cual cálida brisa,
pasaste sonriendo,
pasaste feliz.

Pasaste flanqueada
por tus alegrías
que son tu consuelo
que son tu vivir.

Qué lejos quedaron
los cálidos días
que yo compartía
tu misma ilusión.

Qué lejos y largos
se han hecho los días.
Qué lejos y larga
la espera de Amor.

J B

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)