Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

sábado, 1 de junio de 2013

Narraciones

¿POR QUÉ TUS HIJOS HACEN LO QUE HACEN?

Te contestaré con 6 razones:

1.- PORQUE TÚ LOS DEJAS.

Hacen lo que hacen porque tú se los permites, los hijos se convierten en lo que son, porque sus padres lo permiten, así de sencillo. Si tu hijo está haciendo un desastre de su vida, esta respuesta no te va a gustar, tu vendrás a mí y me darás un millón de excusas, le vas a echar la culpa a la música que escucha, a las películas que ve, a los libros que lee (si es que lee), a la violencia que transmite la TV, al sistema educativo, o a la presión que ejerce la sociedad (o sus amigos), créeme, lo he escuchado miles de veces así es que has a un lado la indignación y piensa en esta verdad: Tus hijos son producto de tu paternidad (de tu manera de educarlo).

2.- NO HAY CONSECUENCIAS DEL MAL COMPORTAMIENTO.

Los padres dejan hacer a sus hijos lo que quieran, con muy poca información de lo que es aceptable y lo que no lo es. Si ellos hacen algo mal, no hay consecuencias por el inaceptable comportamiento. Algunas veces decimos: "si haces esto te va a pasar aquello", y si no haces aquello te va a pasar esto", después ellos no hacen lo que tienen que hacer y no pasa nada, no cumplimos la promesa de las consecuencias advertidas. Sabes en que se convierte un padre que no cumple con las consecuencias advertidas?, en un MENTIROSO; y eso justamente aprenden nuestros hijos, a mentir.

3.- TU LES DICES A TUS HIJOS QUE SON ESPECIALES.

Quizás no vas a estar de acuerdo conmigo en esto, créeme que a mí también me resultó difícil entenderlo y aceptarlo, pero es una realidad. Si tu eres de los que actualmente cree que su pequeño ángel es especial, lamento decirte que no lo es; si tu le dices a tus hijos que son especiales muy constantemente, los perjudicas más que ayudarlos, Tu hijo es especial para ti y solo para ti, no lo es para nadie más. Tu hijo nació con todo tu amor y verlo crecer es toda una maravilla, sin embargo cuando crece y cruza tu puerta para ir a la escuela, él, solo es un niño más en la lista de la escuela, y no hay nada de especial acerca de él. En el mundo real, tu hija no es una princesa, ni tu hijo un príncipe, solo es un niño mas. Los hijos deben entender y aprender a crecer sabiendo que al instante que dejen tus amorosos brazos y entren al mundo real, nadie los amará por la única razón de que ellos existen, como lo haces tú.

4.- TÚ HACES QUE TUS HIJOS SEAN LA COSA MAS IMPORTANTE EN TU VIDA.

Ellos no lo son. Yo se que tu piensas que lo son pero no es así; cuando tu dejas a tus hijos pensar que son la persona más importante en tu vida, ellos aprenden a manipularte y tu terminarás haciendo lo que ellos digan. Tus hijos son importantes, no me mal entiendas, tus hijos deberían ser amados incondicionalmente; pero los padres que ponen por encima de todo, la felicidad de sus hijos y sacrifican su propia vida y algunas veces su matrimonio también, entonces cuando acabe la labor como padre, tus hijos crecerán y te dejarán, e irán en busca de su propia felicidad y tu te quedarás únicamente con tu esposo (a). Si todo tu tiempo y energía lo gastas únicamente en tus hijos, cuando ellos se vayan tu no tendrás la certeza de que tu compañero(a) estará contigo; esa es una de las razones porque hay divorcios luego de que los hijos se van, pues la única cosa en común que tenían eran los hijos, y nunca trataron de alimentar el amor marital como lazo de unión que no fueran los hijos. Esto mismo pasa con las madres y padres solteros, ellos gastan tiempo y energía en sus hijos, sacrifican su propia vida, pensando que lo mejor es servir a sus hijos y poner su vida "en espera" mientras los ayudan a madurar, pero después los hijos se van y ellos se quedan solos sin compañero(a) con quien envejecer juntos, por lo general terminan tratando y viendo a su hijo de 50 como si fuera de 4 años.

5.- FALLAMOS AL ENSEÑARLES LA DIFERENCIA ENTRE DERECHOS Y PRIVILEGIOS.

Los hijos tienen entre otros los siguientes derechos: a la vida, a jugar, a la libertad de opinar, a una familia, a la protección contra el trato negligente, a la alimentación, etc. Los privilegios son concesiones ganadas por una acción determinada; a nuestros hijos les compramos cosas, lo más actual en videojuegos, por ejemplo, o ropa o zapatos de marca, o una mascota, e incluso los llevamos al cine o a vacacionar, les compramos celulares, etc, etc. y todo gratis, a cambio de nada, hoy te digo que aunque te sobre el dinero para complacer a tu hijo, tienes que enseñarle a ganárselo; él tiene que saber que las cosas que le gustan cuestan y hay que pagar un precio por ellas, incluso estas cosas te ayudarán en la negociación de actitudes y comportamientos.

6.- TRABAJAS EN EL AUTOESTIMA DE TU HIJO.

La palabra autoestima es una palabra compuesta de auto: uno mismo, y estima: amor, o sea, amarse a uno mismo. Tu no le puedes proporcionar una valoración positiva de él mismo, confundimos el animarlos y apoyarlos con aumentar su autoestima y cambiamos la regla de "si tiene alta autoestima tendrá éxito en todo", pero en realidad es al revés "si tiene éxito en todo, aumentará su autoestima". Así que si quieres que tengan autoestima alta, enséñale a alcanzar sus éxitos.


16 de Junio
¡Feliz Día del Padre!


Particularidades de Salvatierra

Pero, ¿Qué son las particularidades?.

Hablando de gente, son todos aquellos rasgos propios de una sociedad, que difícilmente se repiten en otra, por lo tanto, lo Salvaterrense se da sólo en Salvatierra. Ya entrando en materia, una de nuestras particularidades son las frases célebres que originaron o dijeron personajes de nuestra tierra y que, la sociedad tomó para sí, enriqueciendo una forma de comunicación oral; sintética y didáctica para indicar situaciones, virtudes, defectos, comparaciones y analogías, o simplemente consejos sentenciosos.

Entre las más célebres que han pasado oralmente de generación en generación tenemos:

Quedó largo... Ayala.
¡Ya te mamaste tres credos!
Ya mero la besa un pobre.
Estás como el burro de Don Simón; viendo verde y mascando en seco.
Te sonaron el chiquito afuera.

Quedó largo... Ayala. El “Largo Ayala” fué un personaje revolucionario y extrovertido, además de popular, vivió entre nosotros en la primera mitad del siglo XX, y digo vivió porque murió en un incidente violento en la vía pública. Este hecho sirvió a nuestra gente para indicar que alguien había muerto, o más bien dicho, había quedado tendido cuan largo era.

¡Ya te mamaste tres credos! Esta frase se le atribuyó a Don José “El Viejo” Abundis, distinguido e importante miembro del Gremio de Reboceros. Un Jueves Santo por la tarde de los años treinta, cuando la gente al término de los Santos Oficios con devoción y recogimiento, iniciaba la tradicional romería de la visita de las siete casas. El “Viejo” Abundis no fué la excepción, con la atenuante de haberse incrustado unos tequilas entre pecho y espalda para hacer más llevadera la caminata, al llegar al Templo Parroquial se dirigió con sus compañeros de oficio a donde estaban las imágenes de Cristo y los dos ladrones que lo acompañaron en su muerte. Don José, lleno de piedad se hincó para rezar ante ellas, no sé si por el cansancio de la caminata o por el efecto de los tequilas, cayó postrado ante Gestas, sus compañeros al verlo le dijeron: “Viejo... viejo, a ese no se le reza”, él levantó la vista y exclamó en alta voz: ¡Ya te mamaste tres credos! Esta frase sirvió para decirle a un prójimo que se había “agandallado” algo.

Ya mero la besa un pobre. Es un viejo dicho del Gremio de Panaderos que servía para señalar que estaba a punto de salir el pan del horno y terminar la jornada de trabajo. Se adoptó socialmente para decir que se estaba a punto de terminar o lograr algo.

Estás como el burro de don Simón; viendo verde y mascando en seco. Este dicho es el equivalente salvaterrense a aquel que dice: Estás como el perro del carnicero; viendo carne y lamiéndose el chile, es como ver pasar las muchachas, y nada más.

Te sonaron el chiquito afuera. Todos los que habitamos en esta Noble y Leal Ciudad, sabemos que por las mañanas muy temprano la Fábrica “La Reforma” señala la entrada de sus trabajadores del primer turno mediante los silbidos de una sirena de vapor; a las 5:30 a.m. da tres silbatazos largos; al cuarto para las seis, dos; a las diez para las seis, uno; y a las meritas seis, un silbatazo corto, a este se le llama comúnmente “el chiquito” o último. Nuestra gente ha adoptado esta frase o dicho para darnos a entender con alguien que se le hizo tarde; bueno, si lo toma como albur, es cuestión de su conciencia.

Otra particularidad de nosotros los salvaterrenses es la nomenclatura del río, esta no está registrada en ninguna dependencia municipal, ni oficina de correos o telégrafos; está en el corazón de nuestros coterráneos. Estos nombres han servido a través de los años para señalar los diversos lugares de nuestro río a su paso por la ciudad, sirven para ubicar hechos, puntos de reunión o simplemente a dónde ir a pasear, pescar, comer o bañar. Los más conocidos por generaciones son estos nombre inolvidables:

El paraíso El salto chiquito El estadio
Las presitas El Charco de tíajuana La canastilla
La Islita La piedra larga El infiernito
El salto El batán El arenal

Desde estas humildes páginas que hoy escribo, hago una respetuosa solicitud a nuestras autoridades para que incluyan en el acertado proyecto del Eco Parque Lineal de la rivera del río, los señalamientos de estos nombres con que por generaciones conocimos y ubicamos los lugares a todo lo largo del Lerma a su paso por nuestra ciudad.

Una última particularidad que en este libro trato, son las toponimias salvaterrenses, entendidas estas como la etimología o significado de algunos de nuestros nombres de origen prehispánico que aún perduran.

El origen de los nombres geográficos otomíes, tarascos y mexicanos, y de las tierras, cerros, arroyos o lugares célebres, son nombres notablemente ingeniosos: porque como si se hubiera aplicado en la formación de ellos la etimología filosófica de la actualidad, se ve como las superposiciones de voces dan a conocer las condiciones de lugares, su descripción y cualidades, y por la tradición oral se conocieron y se dieron a la posteridad.

Cacalote.- Significa en náhuatl: cuervo. Referente al pueblo con este nombre donde fué fusilado el P. Fray José Pérez.

Chilchahuapan.- Nombre náhuatl del Río Lerma, significa: río de las nueve curvas.

Chipícuaro.- Vocablo tarasco que significa: lugar azul, es referente a la cultura prehispánica que se desarrollo en esta región sobre las márgenes del Río Lerma.

Chochones.- Nombre de un pueblo de indios traídos de Oaxaca por los españoles, se asentaron aquí para ayudar a pacificar a los chichimecas de la región. Referente a nuestro antecedente como ciudad, el Pueblo de San Andrés de los Chochones.

Colhuacán.- Vocablo náhuatl, probablemente referente al nombre del Cerro de Culiacán.

Cupareo.- Vocablo de origen purépecha que significa: cruce de caminos.

Eménguaro.- Significa en tarasco: Lugar de maíz tempranero, Pueblo de indios y doctrina fundada por los franciscanos procedentes de Acámbaro.

Huatzindeo.- Vocablo purépecha cuyo significado es: lugar de montones de piedras. Nombre del valle donde se asienta la Ciudad de Salvatierra, nuestro cronista el Lic. Melchor Vera lo escribe: Guatzindeo.

Maravatío.- Vocablo tarasco que significa: lugar precioso y florido. Referente a la Hacienda de Maravatío del Encinal y a la Estancia del Carmen de Maravatío.

Pipiliztle.- Nombre prehispánico de San Pedro de los Naranjos. Significa: Pájaro de hermoso canto, se refiere al nombre de un pájaro de hermoso canto que habita en el lugar.

Pirinda.- Etnia otomí que habitó en lo que hoy es nuestra ciudad, pueblo de pescadores a lo largo del Río Lerma al que también denominaron Matlazinca.

Pitoyocan.- Vocablo náhuatl del nombre de Maravatío. Significa: lugar de la culebra emplumada.

Taresaugarua.- Vocablo purépecha del nombre del Cerro de Tetillas.

Tequitlán.- Vocablo náhuatl, antiguo nombre dado al Pueblo de la Magdalena.

Tlasala.- Vocablo náhuatl, significa: tortilla de maíz cosido, nombre prehispánico del lugar donde hoy se encuentra Salvatierra.

Tlaxcalli.- Vocablo náhuatl del nombre dado por los mexicanos al valle de Huatzindeo. Significa: casa sobre tierra plana.

Tololotlan.- Nombre náhuatl del Río Lerma en esta región.

Urireo.- Vocablo purépecha que significa: nariz a adelante o delante del lugar. En náhuatl se pronuncia Yacac, Tlayacac o Tlayacaque del vocablo Teyacacantiuh que significa: ir guiando a otro. Pueblo de indios y doctrina atendida por los franciscanos.

Ystlaguacatitlán.- Vocablo náhuatl que significa: Lugar que tiene llanos, nombre prehispánico de San Nicolás de los Agustinos.

Tomadas del Libro: “Leyendas, Cuentos y Narraciones de Salvatierra,
Segunda Parte” de Miguel Alejo López


Nuestra Ciudad Mágica (cuento mágico)
por : R M P

Un día domingo el presente mes, muy temprano me fui de paseo al pueblo de Urireo, la tierra de mi madre con un gran deseo, ¿Cuál? Visitar al Señor de la Salud y más adelante visitar a La Santísima Virgen de la Inmaculada Concepción que se venera en el poblado “Los García”, donde hace muchos años vivieron mis abuelos y mis tíos que mucho me quisieron y yo a ellos. Personas muy católicas y muy trabajadores en sus tierras de labor secano ubicadas en la falda del cerro de Parácuarao (Cerro Grande) por la cara del cerro que se ve por este lado. Pues bien, llegado a este lugar busqué la Capilla donde se venera a Santa María de la Inmaculada Concepción; luego de haberla visitado, tomé una vereda rumbo al cerro. Ya un poco retirado divisé un garambullo alto y frondoso, llegado a él busqué una piedra lisa que me sirvió de almohada. Enseguida me acosté sobre el fresco zacate, puse mi cabeza sobre la piedra y mirando los verdes brazos del garambullo y el azul del cielo, no supe en qué momento me quedé dormido.

Empecé a soñar que caminaba hacia la cima del cerro, miré hacia un lado, vi un grupo de árboles que custodiaban el lugar. Me encaminé hacia ellos encontrando varios arroyuelos de agua cristalina, que a su paso producían como murmullos de grata alegría, que armonizaban con el trino de los pájaros y los fragantes aromas de los encinos y demás plantas y flores de la montaña. Yo caminaba embelezado por tanta variedad de aquella vegetación de maravilla. De pronto, de un bosquecillo apareció una bellísima mujer vestida de blanco. La acompañaba un hermoso pavo real de azules, negros y dorados colores que resplandecían al recibir la luz del sol y las caricias del aire que bajaba cariñoso de lo alto del gigantesco Cerro Grande. Al verme, aquella bellísima mujer se dirigió a mi y clavándome sus bellos y penetrantes ojos verdes me dijo: -Vaya, fuiste obediente a mi llamado, deseo platicar contigo para conocer tus sentimientos y tus buenos deseos que tú mas quisieras para tu tierra que es Salvatierra, la emérita “Ciudad Mágica” a la cual has de querer como se quiere a una madre cariñosa y buena.

–Yo le respondí: “¡Oh, Sí, yo quiero mucho a mi tierra! Ella es una ciudad eminentemente Mariana. –Muy bien, -dijo ella. ahora dime: -¿Sabes quien soy yo¡ -No divina mujer, lo ignoro: -Pues has de saber que yo soy la Diosa de la Estética y la Economía, entre otras funciones que el Señor me ha encomendado. Por eso, de acuerdo con mis atribuciones, dime tú ahora: ¿cómo quisieras ver a tu Ciudad de Salvatierra, Gto.? –Bueno –le respondí. –Has de saber gran Señora Mía, que mi ciudad ha sido elegida “Ciudad Mágica”. Ello ha sido motivo de orgullo y satisfacción para los salvaterrenses, empezando por sus autoridades municipales. –Lo se, -respondió la Diosa, -pero me temo que eso sea una verdad a medias. Es cierto que la ciudad tienen todo para serlo; pero por ahora le falta bastante, en espera de un Mesías municipal que levante de su postración todas esas bellezas naturales que posee porque se encuentran deformadas y como envejecidas por el descuido de sus mandatarios municipales y por la voracidad del gremio de comerciantes. Veo que te pones contrariado pero es la verdad. Pero vamos a dejarnos de reproches y dime concretamente: ¿Qué quieres que te conceda en bien de tu linda Salvatierra? .

-Gran Señora, -le respondí: Prefiero que tú me digas cómo quisieras tú verla como Ciudad Mágica. -Te daré algunos puntos de vista solamente porque no tengo tiempo de decirte todo lo que es preciso hacer para lograrlo. Creo que tú estarás de acuerdo conmigo. ¿Qué me dices al respecto? –Nada, Gran Señora, -le respondí. Ya puedes empezar, te escucharé con la debida atención. -Está bien –respondió ella. Sonrió dulcemente, acarició un poquitín a su pavo real, diciendo así: -Voy a referirme a las joyas mas importantes que hay que restaurar forzosamente, en honor de lo que es “La Estética” y las causas de su decadencia. Empecemos con el majestuoso “Mercado Hidalgo”. Esta joya ostenta en su frente la fecha de 1912. Terminado su mandato de Gobierno, el Sr. Montenegro quien lo mandó construir desde antes de la fecha citada y ya en plena Revolución Maderista, los siguientes gobiernos municipales hasta esta fecho no solamente han descuidado su mantenimiento; sino que hasta han permitido su deformación con el pretexto de modernizarlo. Este atraco vandálico lo llevó a cabo el entonces Gobernador del Estado don José Torres Landa, quien se creyó de sus asesores destruyendo casi por completo al pobre mercado en la década de los años sesenta.

Posteriormente, otro mandatario municipal tuvo la peregrina e infausta idea de construir puestos y locales de lámina. Los colocó en derredor de los pasillos del mercado y en sus exteriores donde estaban las cuatro fuentes con sus respectivos triángulos para jardín es de norte a sur y adiós vista panorámica del castigado Mercado Hidalgo. Estos cambios desastrosos y el desorden causado por los locatarios y demás comerciantes fijos y ambulantes con sus amontonamientos de cajas, costales con mercancía, bancas y bancos, cilindros de gas, comales, etc., etc., fuera de sus locales, sin que nadie les dijera nada ha ocasionado la ruina y el retroceso de toda ciudad culta y ordenada.

Díjole yo: ¿Qué hacer para recuperar lo perdido? –Muy sencillo, -dijo ella. –Ante todo, es preciso restaurar enteramente a ese pobre edificio del Mercado Hidalgo, con apego absoluto al Plano primordial diseñado por su arquitecto constructor. Buscar acomodo a los comerciantes sobrantes, limpiando las calles céntricas de todo comercio tirado en la vía pública. La ciudad mágica debe presentar a todo mundo una faz nueva de ciudad limpia, ordenada y puntera en materia de moral, social y culta; no una ciudad tipo rancho. Mira hijo mío, -me dice la Diosa: -Tienen ustedes varios portales que son una maravilla en estos tiempos. Se ven majestuosos y señoriales que debería ser un gusto pasear por el interior de ellos. Sin embargo, no se puede entrar en ellos por todo ese “sillerío” y mesas que obstruyen el paso de la gente. Los dueños de los negocios con ventanas de café, refrescos, cigarros, nieves y demás, no tienen por qué invadir los portales con tanto estorbo de muebles comerciales. ¿Qué dice a esto la sociedad y el gobierno local? –Nada, qué van a decir, si esos tenderos influyentes son sus amigos y compadres. ¿Solución? Barrer con todos esos estorbos chicos y grandes sean de quienes sean.

Voy a señalarte otra anomalía: ¿Cómo es posible que los jefes del Gobierno Municipal hasta esta fecha no han reprimido con mano de hierro las fechorías de los delincuentes, que por la noche han venido “pintarrajeando” con pintura de brocha gorda las paredes del frente de las casa, cortinas, puertas, ventanales, bardas y demás lugares de la ciudad hasta en las comunidades rurales, con rayas, letras y dibujos de significado satánico. Estos maleantes gozan de toda impunidad pues nadie les dice nada y ellos actúan libremente. De modo que Salvatierra es Ciudad Mágica y con eso de los dibujos satánicos pintados por toda la ciudad, Salvatierra también parece ser no solamente mágica, también satánica. No crees chamaco mío que una Ciudad Mágica debe mantener sus calles y banquetas limpias, sin baches, sin tapaderas de drenajes abiertas y pestilentes. Asimismo, el Departamento de Obras Públicas no debe permitir a los dueños de las cocheras tener rampas mal hechas en las banquetas para la guarda de los carros. Para este servicio construyen verdaderos lomos en declive, muy peligrosos para los transeúntes, pues por causa de estos lomos y no rampas de la guarnición al arroyo de la calle, tal y como están las banquetas con nivel correcto en la terminal de autobuses. Señor Ingeniero: ¿Qué no tiene ojos para ver esos lomos en declive, de los cuales se cuentan por centenares en toda la Ciudad Mágica de Salvatierra, Gto?.

Hablemos ahora un poquitín sobre la economía de la Ciudad Mágica, la cual también ha sido muy descuidada. Por ejemplo, yo puedo preguntar a cualquier ciudadano o funcionario local esto: ¿Dónde están los centenares de miles de cajas guayaba que año por año producían las huertas de Salvatierra y que se embarcaban a México, Querétaro, San Luis Potosí y otros lugares? ¿Dónde están las miles de toneladas de piloncillo de dulce que salían de varios molinos de caña que había en la periferia de la ciudad? ¿Dónde están los centenares de bultos de cacahuate tostado que año por año salían fuera? Y todos aquellos furgones de ferrocarril de embarques de camote en crudo con destino a diferentes partes. ¿Y las cosechas de frijol y maíz, ¿dónde están?. La ciudadanía pudiente, agricultor, ejidatarios y hombres de dinero y los propios gobiernos locales, no tuvieron ni tienen la visión para no haber perdido esas fuentes de natural riqueza.

Por ejemplo, destrozaron los huertas de guayaba para fraccionarlas en lotes para fincar, sin reponerlas como las de las laderas del Cerro de Tetillas y otros lugares apropiados. Nadie ha pensado en luchar por devolver a Salvatierra aquel auge de antaño. Prefieren comentarse y esperar que los chinos, coreanos, gringos, japoneses, etc. vengan con sus capitales a invertir a Salvatierra. El tema este es muy gordo porque a nivel nacional; pero, por lo que hace a nuestra ciudad mágica, eso está al alcance de los mismos salvaterrenses. Pero si se ha dormido tienen que sufrir las consecuencias. Hay mucho que decir en torno a estos tópicos, volveré dentro de algunas primaveras para verificar si se avanzó o retrocedió. Ahora tengo que atender varias invitaciones que me han solicitado, entre otras, voy a ver a los Monjes del Convento de San Benito de Nurcia y a los Monjes del Tíbet.

-Bella Señora, quiero decirle algo: deseo saber, ¿Cómo puedes tú saber hasta los detalles mas pequeños de la trayectoria de mi Ciudad Mágica?
-La Diosa vió con infinita ternura a mi modesta persona, respondiéndome:
-Debes saber que tengo dones o facultades que me ha dado Dios Nuestro Señor para ver y leer en la luz astral que baña el Universo. En esa luz están escritas y grabadas todas las acciones de los hombres buenos y malos a manera de registros invisibles, que no pueden penetrar los seres corporales, salvo aquellos seres perfectos, dotados de una especial Percepción Extrasensorial. Por ejemplo, tú quieres que te hable sobre esa joya que tiene Salvatierra como lo es el Puente de Batanes, y otras cosas más. Yo se bien que tú te inquietas, te cubres de tristeza y desilusión al ver que tu amada ciudad mágica, avanza a paso de tortuga, cuando las ciudades vecinas, ya van demasiado lejos, que ya no es posible alcanzar. -Acarició a su bellísimo pavo real, me vio a mis ojos, puso sus blanquísimas manos sobre mi cabeza. Pronunció unas palabras misteriosas que yo no entendí y desapareció por entre los frondosos encinos que yo miraba a mi derredor, cuando yo estaba tirado en el suelo al pie de un verde garambullo. Ahora llego yo al convencimiento que mi entrevista con la Diosa fué en algún lugar del Cerro Grande, bueno, todo esto fué maravilloso.

Repuesto de mi sorpresa, emprendí mi viaje de regreso a casa. Toda la tarde y noche de ese día, anduve pensando en todo aquello que me había sucedido y nació en mi mente la idea de escribir algunas sugerencias, para presentarlas al Presidente Municipal. Ya con la pluma en la mano, oí una voz interior que me dijo: “no escribas, ¿para qué...? Si tú bien sabes que esas palabras escritas van a parar al cesto de los papeles inservibles. No es la primera vez que te pasa, mejor dedícate a otra cosa”. –Solté la pluma y empecé a recordar que efectivamente ya me había hecho sufrir tamaños desaires. Por eso, ahora digo: “En este cuento no sugiero nada, solo expongo reminiscencias que yo viví hace muchos años”. Sin embargo, es una verdad lo que escribió el gran novelista francés Alejandro Dumas al decir: “El hombre clama al cielo: ¿Dónde está el hombre que ha de salvarnos de nuestra postración? No busques demasiado lejos a ese hombre porque ese redentor eres tú, soy yo, es cada uno de nosotros”. Quiere esto decir que el avance de Salvatierra está en las manos de sus propios ciudadanos...

Junio de 2013


Salvatierra de la Luz y de las Cruces

En el notable día de la Santa Cruz, los constructores la veneran. En el inicio de sus trabajos, estos operarios colocan en un lugar visible y de preeminencia una cruz, significando con esto, que le encomiendan su labor cotidiana y le piden auxilio para hacerlo de la mejor manera.

Iba a dar comienzo la batalla definitiva entre los ejércitos de los acérrimos enemigos. Magencio por un lado y por el otro, el emperador Constantino el Grande.

Cuenta una leyenda que el Emperador tuvo la visión de una cruz luminosísima rodeada por las palabras “In hoc signo vinces”, “Con este signo vencerás”. Jesucristo le dijo que pusiera en sus banderas este signo, así lo hizo el Emperador y salió triunfante en la batalla y en otras..

En la conquista del suelo que llamaron el Nuevo Mundo, los españoles traían dos cruces; la una, era la cruz pabicular. Esto es, la cruz latina. La cruz pabicular era aquella que se colocaba en el patíbulo, en el lugar en donde se daba muerte en la cruz. Se le llamaba cruz latina porque era la cruz que utilizaban los latinos, esto es, los romanos para dar muerte a los condenados a ella por un delito.

La otra cruz que utilizaron los españoles ya establecidos como amos y señores en estas tierras, fue la cruz patriarcal, que se compone de un pie y dos travesaños paralelos y desiguales que forman cuatro brazos.

El día tres de mayo se rinde culto a una cruz, la cruz latina o patibular en la que fué crucificado Jesús, el Cristo; ese día acuden gran cantidad de peregrinos a la cúspide del cerro Culhuacán, pues ahí está una cruz que lanza su sombra protectora a los habitantes de los pueblos y ciudades que la circundan.

Salvatierra está protegida por una buena cantidad de cruces que se encuentran en lo alto de sus torres y en lo alto de algunas casas y portales.

Hagamos el recuento de ellas:

La primera en la frente: si la primera de ellas está situada encima del portal de la Luz, en la contra esquina de la Calle Juárez y 16 de septiembre.

Nos dirigimos a la calle Francisco I. Madero, a la casa que hace esquina con Hidalgo; en ella se encuentran dos cruces, la una, está en la hermosa fachada, encima de la hornacina o nicho, esa es una cruz patriarcal.

Si encima de la cruz latina colocamos una cruz de cuatro brazos iguales que es la cruz griega, se forma la Cruz Patriarcal. Otra manera de formarla es colocando encima de la cruz Tau, exactamente como la T mayúscula, una cruz griega (+).

Los persas atacaron a la ciudad de Jerusalén en el siglo séptimo y como botín de guerra se llevaron la cruz de brazos iguales y a Zacarías, el Patriarca de la ciudad. Derrotados los persas por el emperador Heraclio, devolvieron la cruz y al Patriarca.

Al parecer es éste el origen de la cruz y el nombre de Patriarcal.

Siguiendo con el recuento de nuestras cruces; en la esquina de Madero e Hidalgo, en la misma casa, se encuentra establecida otra cruz patriarcal.

En el mismo crucero, atravesando la calle, está una casa de dos pisos. Tiene por el lado de Madero un arco invertido en su pared; en el extremo de ese arco invertido se encuentra una cruz latina y por los indicios que persisten en la construcción, había otra cruz latina.

Hasta ahora, hemos encontrado tres Cruces latinas y dos Patriarcales.

Continuamos caminando en dirección de la calle Zaragoza y en la esquina que forman las calles Hidalgo y la calle que ha tenido tres nombres: Las Arrecogidas, Ramón Ruiz y actualmente Leandro Valle; está asentada una cruz de cantera adornada con follaje.

Caminamos otro poco y en la casa en donde está ahora una dependencia de Educación Pública, la USAE, encontramos la tercera cruz Patriarcal, enmarcada por cuatro volutas en forma de copa, dos de cada lado y ubicadas, la cruz y las volutas sobre un barandal de la misma construcción.


Muy cerca se localiza la esquina de Zaragoza e Hidalgo, en esa esquina se construyó un edificio de dos plantas y allí está la sucursal de un banco. Anteriormente, esa casa estaba marcada con el número cuatro. En el libro “Estampas de Salvatierra”, páginas 21 y 93, unas fotografías nos muestran que existió una cruz patriarcal, la cuarta de este tipo y la octava, en número consecutivo; en ellas se ven también el inicio del portal, los árboles que adornaban el jardín, y las vías del añorado tranvía.

Nos situamos ahora en un punto que es el inicio de la Plazuela del Carmen, por un lado termina el Portal Zaragoza y en el frente inicia el Portal que en forma de escuadra limita por un lado a dicha Plazuela. Este portal tiene en la esquina, en el techo una pequeña basa en donde seguramente estuvo enclavada una cruz. ¿De qué tipo? Muy posiblemente fué una cruz patriarcal porque las construcciones aledañas fueron levantadas en la misma época y probablemente también fueron los mismos constructores o por lo menos los mismos maestros canteros.

En el centro de estos portales luce esplendorosa, la sexta cruz Patriarcal, dueña y señora de este espacio de solaz y diversión. En la parte superior del frontispicio del Templo del Carmen existió otra cruz patriarcal, según lo muestra la fotografía capturada en el año de 1900 y que se encuentra en el libro “Estampas de Salvatierra”, página 81. Esta cruz daba la bienvenida a los feligreses a diferencia de sus compañeras, vigilan los tranquilos paseos de quienes acuden a buscar el descanso y la distracción con un antojito en la mano.

Siguiendo la silueta del templo llegamos a otra puerta para entrar al brazo de la cruz latina. Este brazo se hizo más largo como si fuera una capilla independiente. Allí junto, hay una puerta de entrada a una casa que está en la parte alta, sobre el portal hay otra cruz latina hecha de cemento. Fuera del centro de la ciudad existen otras dos cruces; la una se localiza en el Oratorio de la Calle Hidalgo y la segunda está ubicada en una casa de Fernando Dávila, casi esquina con la calle Riva Palacio; en la contra esquina se encuentran las instalaciones de la Cruz Roja. Ambas cruces son de cemento.

Esta también es cruz latina y es la número catorce, la última de las que he visto y de las que tengo noticias. La Catorceava cruz, como catorce estaciones tiene el Víacrucis. Esta zona centro en donde se encuentran las casas con las cruces indicadas, está delimitada por el Santuario Diocesano, la Capilla de Guadalupe, los Templos de San Francisco y San Antonio y el del Carmen. Cada templo tiene en sus torres bellas cruces de herrería, razón por la cual podemos decir: Salvatierra de la Luz y de las Cruces.

La Cruz del Santuario de Guadalupe es diferente porque no es de herrería y porque el pie y el travesaño son redondos, además, el remate de su torre tiene la forma de una campana. Otras curiosidades se dan en la explanada del Carmen: en un costado está una puerta simulada y tiene el símbolo de los Carmelitas y a cada lado tiene grabada una cruz. Desde la calle Juárez hasta las oficinas de los Juzgados y del Pasaje Peregrina, están unos locales comerciales; pues bien, en la parte alta se encuentra una veleta metálica que es un gallo y una flecha que indican la dirección hacia la que se dirige el viento en el momento en que la vemos.

Estas veletas, normalmente están colocadas en los kioscos o en las torres de las iglesias. ¿Por qué la veleta de la Explanada del Carmen está encima de un edificio particular y en un lugar más bajo? Me lo llevo de tarea.

R R S

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)