Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

sábado, 1 de junio de 2013

Reflexiones

Madurez

Madurez es la habilidad de controlar la ira y resolver las discrepancias sin violencia o destrucción. Madurez es paciencia. ES la voluntad de posponer el placer inmediato a favor de un beneficio a largo plazo.

Madurez es perseverancia, es la habilidad de sacar adelante un proyecto o una situación a pesar de fuerte oposición y retrocesos decepcionantes. Madurez es la capacidad de encarar disgustos y frustraciones, incomodidades y derrotas, sin queja ni abatimiento.

Madurez es humildad. Es ser suficientemente grande para decir “Me equivoqué” y, cuando se está en lo correcto la persona madura no necesita experimentar la satisfacción de decir “Te lo dije”.

Madurez es la capacidad de tomar una decisión y sostenerla. Los inmaduros pasan sus vidas explorando posibilidades para al fin no hacer nada. Madurez significa confiabilidad, mantener la propia palabra, superar la crisis. Los inmaduros son maestros de las excusas, son confusos y desorganizados; sus vidas son una confusión de promesas rotas, amigos perdidos, negocios sin terminar y buenas intenciones que nunca se convierten en realidades.

Madurez es el arte de vivir en paz con lo que se puede cambiar.
Ann Landers

“Es mejor comer simples legumbres donde hay amor y buena comprensión, que comer platos exquisitos donde hay peleas, discusiones y rencores.”
Proverbio


Cuando existe rutina conyugal, el diálogo ha dejado de fluir; por ello, entre menos permitan que el trabajo y los aparatos como la TV y la computadora les roben el tiempo valioso que le deben brindar a su pareja, más felices serán dentro de su matrimonio.

Una Comunicación Íntima

Prometo no interrumpirte. Prometo no aislarme emocionalmente o irme físicamente.

No te rechazaré por nada de lo que compartas conmigo..

Crearé un espacio mental y emocional que permita expresar tus sentimientos más profundos, me mantendré receptivo y abierto.

Nada de lo que digas lo usaré en tu contra, ahora o después.

Me haré cargo de mis propias emociones, y no te culparé por lo que siento.

Compartiré mi verdad con cuidado, honestidad y respeto.

Aprenderé poco a poco a amarte sin condiciones.

Trataré de no manipular, defender o controlar lo que dices.

Me comprometo a trabajar sobre los obstáculos que están bloqueando nuestra comunicación y cariño.

Sé que podemos estar en desacuerdo; por eso permitiré y respetaré tu punto de vista. Estoy de acuerdo en que al final de cada plática nos abracemos con sinceridad.

Tomadas del Libro: “Reflexiones y Pensamientos
para lograr un Matrimonio Feliz”

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)