Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

lunes, 1 de abril de 2013

Reflexiones

Mírame, mírame

Mírame, mírame
aquí en Tu presencia, hincado porque
te ofendí, te ofendí.
Estoy arrepentido y te pido perdón,
estoy arrepentido y te pido perdón.
Como fué, qué pasó
si estaba convencido que Tú eras mi Dios
y después te olvidé,
cómo fui tan ingrato contigo Señor,
cómo fui tan ingrato contigo Señor.

“¿Cómo es posible Señor
que tangas tanta compasión
por los pecadores,
no tengo con qué pagarte.
Qué bueno eres Jesús.
Yo lo sé, que mi Dios
es misericordioso, no quiere perder
a ningún pecador
y le sale al camino y le muestra su Amor
y le sale al camino y le muestra su Amor.

Mírame, mírame
aquí en tu Presencia llorando porque
te ofendí, te ofendí,
estoy arrepentido y te pido perdón,
estoy arrepentido y te pido perdón.

Letra y Música: JG H

Las Quejas Matan el Amor

Aun cuando las intenciones son buenas, las quejas y la crítica crean tensión en el hogar. Ser aceptado como uno es constituye una necesidad humana básica. La falta de aceptación hiere la dignidad, daña el amor propio y despierta resentimiento. Para saber si usted es de esas personas que pierden el tiempo viendo los defectos de su pareja y de la familia de ésta, sólo hágase las siguientes preguntas:

1. ¿Paso más tiempo criticando a mi cónyuge o a su familia que considerando sus rasgos positivos y agradables?

2. Cuando mi pareja hace algo que me molesta, ¿siento necesidad de llamarle la atención?

3. ¿Hablo con menosprecio a espaldas de mi cónyuge?

4. ¿He establecido normas tan elevadas para mi pareja que ni yo puedo cumplir?

5. ¿Presiono a mi cónyuge para que se amolde a mis normas y así aceptarle con más facilidad?

Si sus respuestas fueron positivas, en verdad debe cambiar, de lo contrario la fractura de su matrimonio será causada por usted mismo (a).

“Ten los ojos bien abiertos antes del matrimonio, y medio cerrados después”
Thomas Fuller

Reconocer el Verdadero Amor

Es tener:

Un interés genuino en la otra persona y en todo aquello que él o ella hacen.

Una comunidad de gustos, ideales y criterios sin fuertes enfrentamientos.

Una mayor felicidad al estar con esa persona y no con otras.

Un orgullo en la persona cuando se hacen comparaciones.

Una desdicha real cuando la otra persona está ausente.

Un gran sentimiento de camaradería.

Un deseo de dar y tomar.

Newell W. Edson


Lo que Deben Saber

Un Par de psicólogos se preguntaron cuáles eran las principales causas de rupturas matrimoniales en nuestro país y, cuando se dieron a la tarea de investigarlas, descubrieron que los principales problemas surgían por:

El dinero
La crianza de los hijos.
La relación con las familias de origen.

Los anteriores son los tres factores clave a los que se les debe poner gran atención dentro de su matrimonio. Sin embargo, cabe la posibilidad de que algún familiar suyo pueda percibir cosas que ustedes como pareja no, tal y como lo muestra nuestra siguiente historia:

Bienestar, Éxito y Amor

Una mujer salió de su casa y vió tres viejos con una larga y blanca barba sentados en el jardín. Ella no los conocía. Les dijo:

-Yo no los conozco, pero deben estar hambrientos. Por favor pasen adelante y coman algo.
-¿Está el hombre de la casa? –preguntaron a la mujer.
-No –dijo ella-, está fuera.
-Entonces no podemos entrar –replicaron ellos.

En la tarde cuando el marido regresó, la mujer le contó lo que había sucedido.
-Ve entonces afuera y diles que ya estoy en casa e invítalos a pasar.

La mujer salió e invitó a los viejos a entrar.
-Nosotros no entramos a una casa juntos –replicaron ellos.
-¿Por qué? –la mujer quiso saber la razón. Uno de los viejos explicó:
-Su nombre es Bienestar –señaló a uno de sus amigos-, él es el Éxito y yo soy el Amor –luego añadió-: -Ve a tu casa y discute con tu esposo cuál de nosotros quieren que entre a su casa.

La mujer entró a su casa y le contó a su esposo lo que los viejos habían dicho. El esposo estaba muy contento.
-Qué agradable –dijo-. Siendo así, invitemos a Bienestar, dejémoslo entrar y que llene nuestro hogar con bienestar.

La esposa no estuvo de acuerdo.
-Querido, ¿por qué no invitamos a Éxito?
La nuera de ambos estaba escuchando desde la otra esquina de la casa. Ella hizo su propia sugerencia.:
-¿No sería mejor invitar al Amor? Por favor entra y sé nuestro huésped.

La mujer salió y preguntó a los tres viejos:
-¿Cuál de ustedes es Amor? Por favor entra y sé nuestro huésped.

Amor se levantó y comenzó a caminar hacia la casa. Los otros dos también se levantaron y lo siguieron. La mujer, sorprendida, le preguntó a Bienestar y a Éxito:
-Yo solo invité a Amor, ¿por qué están ustedes entrando?

Los tres viejos respondieron a la vez.
-Si hubiesen invitado al Bienestar o al Éxito, los otros dos hubiésemos permanecido fuera, pero como ustedes invitaron al Amor, a cualquier lugar que él vaya, los otros dos vamos con él, En cualquier lado que haya amor, hay también ¡bienestar y éxito!

Tomadas del Libro: “Reflexiones y Pensamientos
para lograr un Matrimonio Feliz”

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)