Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

viernes, 1 de febrero de 2013

Reflexiones

Reflexiones sobre la Amistad y el Amor

Sabio es aquel que enriquece su vida con amistades.
Jamás encontrarás un amigo si buscas a alguien que sea perfecto.
Es mejor evitar que tu amigo caiga, a tener que ayudarlo a levantarse.
Un buen amigo seguirá pensando que eres un tipo brillante a pesar de que andes un poco apagado de vez en cuando.
Trata a tus amigos como a una cuenta bancaria: procura no sacar demasiado.
Las personas que saben refrenar la lengua, rara vez tienen problemas para retener amigos.
Un verdadero amigo te dirá la verdad aunque de momento te ofenda.
No olvidemos que el aprecio es algo que todo el mundo aprecia.
Si un amigo se equivoca no se lo eches en cara. Échalo al olvido.
Podemos extender la mano de la amistad, pero no podemos obligar al otro a que la tome.
Estamos equivocados si pensamos que la amistad es algo que se recibe y no algo que se da.
Procura ganar amigos antes que intentar ganar clientes.
Interesándose por los demás, uno puede hacer más amigos en dos meses, que los que podría hacer en dos años tratando de que los demás se interesen por uno.
Un enemigo declarado puede ser muy malo, pero un falso amigo es aún peor.
Haz bien a tu amigo para que continúe siéndolo, y a tu enemigo para convertirlo en amigo.
Por muy inútil que sea un hombre, vale más su amistad que su odio.
La amistad sólo se mantiene con vida mientras la alimentamos con bondad, compasión y comprensión.
Una verdadera amistad se parece a la buena salud: no se aprecia su valor hasta que uno la pierde.
Un buen amigo es alguien que está a tu lado cuando necesitas cuidado.
Te ganas más amigos con los oídos que con la boca.
Si plantas amor, cosecharás amor. Si plantas amistad, recogerás amistad.
Un amigo de verdad jamás se interpone en tu camino, a menos que estés yendo cuesta abajo.
Un amigo de verdad es alguien que permanece a tu lado aún después de conocerte muy bien.
Nadie puede enriquecerse tanto que pueda darse el lujo de perder un amigo.
Si fueras otro, ¿Querrías ser amigo tuyo?
En el éxito, nuestros te conocen; en la adversidad, conocemos a nuestros amigos.
La prosperidad gana amigos, la adversidad los pone a prueba.
Un amigo de verdad te alegrará con su presencia, y te recordará en sus oraciones.
Nuestros amigos nos aman a pesar de nuestros errores; nuestros enemigos nos odian a pesar de nuestras virtudes.
Cuantas más discusiones ganes, más amigos perderás.
No hay enemigo más peligroso que el amigo que no sabe si está o no de tu lado.
Llama con bastante frecuencia a la puerta de tus amigos y dentro de poco no encontrarás a ninguno en casa.
Si tus amistades más allegadas aun tienen una actitud neutral hacia Cristo, algo malo pasa con tu vida cristiana.
Las faltas son gordas cuando el amor es flaco.
El amor cubre multitud de faltas y echa un velo sobre innumerables pecados.
Crees en el amor tanto como amas.
El amor son dos almas con un mismo pensamiento, dos corazones con un mismo palpitar.
Tú eres un patito feo... ¡Hasta que alguien te ama!
Sentirse amado es el regalo más valioso que uno puede recibir.
Donde hay amor hay completa confianza.
El mismo viento que apaga velas, atiza incendios, por eso las dificultades pueden apagar un pequeño amor, pero avivan uno grande.
Si no es con amor, ¡no es según Dios!
El amor derrite, no rompe.
Es imposible desperdiciar amor.
Amor es el Poder y la Luz de Dios.
El amor es Dios, ¡Dios es Amor!
Aún el más pequeñito puede entender el amor.
¡Un poquito de amor llega muy lejos!
¡El amor no puede fallar, el amor lo conquista todo!
¡Qué belleza debe tener, qué virtud, el Dios que hizo algo tan bueno como tú!
El amor es una emoción que te impulsa a hacer algo bueno.

Hay muchos más a tu alrededor que están igual de solitarios y que anhelan tanto tener amor como tú, que sólo están esperando que des tú el primer paso. ¡Lánzate por fe y habla con alguien del amor hoy mismo; trata de hacerle feliz! ¡Ama a alguien hoy!

Descubre las maravillas que puede llegar a hacer el amor. Te encontrarás en un nuevo mundo de amor con el que hasta ahora sólo habías soñado. Puedes disfrutar, junto con otra persona solitaria, de las maravillas del amor; inténtalo nada más. ¡Si das amor, te darán amor!

El Amor, ¿Qué es y Para qué Sirve?
(fragmento)

El amor es uno de los valores humanos mas destacados, se fundamenta en tres ejes: el amor a Dios, el amor a sí mismo y el amor a los demás. El amor es la fuerza, la energía que nos hace vibrar en armonía con la gente. Es el motivador inicial de toda acción y, en la medida que se pierde la armonía, se corre el riesgo de perder el amor. El amor está integrado por una serie de características sin las cuales perdería su esencia:

1. La Alegría. Para elevar nuestro nivel de autoestima y poder disfrutar de las cosas sencillas, llevando una vida ordenada, pensando siempre positivamente y para hacer que nuestro trabajo sea una fuente de satisfacción.

No podemos, si deseamos vivir felices, contentarnos con nuestra alegría, sino que debemos compartirla y ante la adversidad, no debemos perder el tiempo en lamentarnos ni en quejas inútiles.

2. La Amabilidad. Una persona amable es aquella que por una actitud afectuosa y complaciente, es digna de ser amada. No se presenta por conveniencia sino como una disponibilidad permanente.

3. La Solidaridad. Ser solidarios es capacitarnos para la alegría, la libertad y el amor. Es un compromiso, es apasionarse con el otro.

4. Compromiso. Prometemos con el otro. No es obligación, es prometer y mantener nuestra palabra; es prometer y actuar.

5. Comprensión. Es situarnos en el lugar de la otra persona, es prenderse con el otro. La comprensión y la solidaridad nos mueven a ayudar a quien lo necesite de acuerdo a sus necesidades y hasta el límite de nuestras posibilidades.

6. Generosidad. Es el deseo de complacer y satisfacer a los demás sin pretender algo a cambio; es proporcionar atención, buenas maneras y felicidad. Ser abundante en comprensión.

7. Tolerancia. Es admitir que todos somos diferentes y aceptar estas diferencias de manera amorosa. Sin la tolerancia el más fuerte se come al débil.

8. Bondad. Bondadoso es quien procura para los demás todo lo bueno.

9. Amistad. Es un afecto personal puro y desinteresado, ordinariamente recíproco que nace y se fortalece con el trato.

Marco Tulio Cicerón nos dice: “No es otra cosa la amistad que un sumo consentimiento en las cosas divinas y humanas con amor y benevolencia; don tan grande que no sé si han concedido los dioses (excepto la sabiduría) otro mayor a los mortales”.

La virtud concilia y mantiene las amistades, pues en ella se halla la conveniencia de las cosas, la firmeza y la constancia. El esfuerzo por alcanzar la educación, la cultura y las buenas costumbres, se llama virtud. El hombre virtuoso es el que hace el esfuerzo, el que siempre lucha, el que siempre se levanta. La virtud pues, se encuentra en el camino; el triunfo, la meta, lo ratifican.

“Amor no es otra cosa que tener afecto al que se ama sin interés alguno, pues éste de la misma amistad se saca, aunque menos se busque”.

“La amistad nace de la misma naturaleza del hombre como espontánea inclinación del alma y no de mezquinos egoísmos. Se ama por amar, con un amor de benevolencia y no de interés. Cuando entra el interés, sale la amistad”.

“La amistad supone una elección de amor: se elige al amigo para amarlo”.

En esto difieren la amistad y el parentesco porque: “Si suprimimos el amor y el buen trato, la amistad desaparece, mientras que el parentesco perdura”.

Los elementos que integran la esencia misma de la amistad son tres:

A. Desde luego la igualdad; la amistad encuentra iguales a dos personas o las hace iguales, de un mismo sentir, de un mismo desear o querer. Quien mira a un amigo es como si viera su propia imagen; pero desde luego la igualdad entendida como equivalencia; de la misma cantidad y cualidad. La conformidad en todo no puede existir entre los hombres.

Los hombres nacemos con la misma calidad humana, los mismos derechos y obligaciones y con el paso del tiempo, por medio de la educación, la cultura y los valores humanos adquiridos con el esfuerzo, el trabajo, el valor y el arrojo, van formándose diferencias infranqueables.

¡No hijo! nos decía mi madre, nada de que somos iguales porque ustedes, mis hijos no son maldicioneros, irrespetuosos o flojos; estudien, sean responsables, trabajen, sean educados y respetuosos.

¡No me avergüencen!

En la igualdad no existen privilegios ni mucho menos la transmisión de derechos por parentesco.

La igualdad de las personas es el libre acceso a los empleos, a las jerarquías, grados o escalafones; en la igualdad se recompensa al mérito, al genio, a la virtud y no es la herencia de una casta, raza o de una familia. El puesto más elevado debe llegar al más digno; cuenta solamente la aptitud, no el privilegio. Para las artes, para la ciencia y las letras, no debe haber favor, sino concurso. Esa es la igualdad social.

B. El segundo elemento de la amistad es la fidelidad que se opone a la simulación, al recelo y la ruptura.

“Nada hay tan afrentoso como hacer la guerra a la persona con quien se ha vivido familiarmente”. (M.T. Cicerón)

“Sobre Damón y Pitias, que fueron discípulos de Pitágoras, cuentan que fueron tan fieles amigos, que habiendo condenado a muerte a uno de ellos el tirano Dionisio, para cierto día y habiendo pedido el sentenciado un término mientras dejaba encomendadas y dispuestas las cosas de su casa, salió por fiador el otro amigo, sujetándose a la misma pena si no compareciese el reo. Pero, ¡compareció el día señalado! Y fue tanto lo que admiró el Tirano su mutua lealtad, que les rogó que de allí en adelante lo contasen como amigo”.

C. “El Tercer y último elemento de la amistad consiste en una cierta dulzura en el trato y las maneras pues con el amigo no van la severidad y el rigor”.

“Servir al amigo es hacerle favores, pero exclusivamente los honestos y nobles; es enriquecerlo con lo que uno tiene: virtud, inteligencia, fortuna: Aconsejar al amigo es otra manera de servirlo, nunca con adulación que es el mayor azote de la amistad, siempre con franqueza pero sin acritud” (Cicerón).

El amigo da para recibir, recibe para dar, amonesta y se deja amonestar, de donde surge un mutuo enriquecimiento para plenitud de la personalidad (J.A. Peñalosa).

En la poesía y en la literatura universales, el amor ha sido expresado igual: con sublimes palabras elevados, limpios y excelsos pensamientos.

R R S


Ámense

Ustedes nacieron el uno para el otro y estarán juntos para siempre. Ustedes estarán juntos cuando las alas de la muerte esperanzan sus días. Si, estarán, juntos incluso en la silente memoria de Dios. Pero permitan que haya espacio en su cercanía, y dejen que las brisas de los cielos dancen entre ustedes.

Ámense el uno al otro, mas no hagan del amor una atadura. Dejen que haya un mar en movimiento entre las playas de sus almas. Llénense mutuamente las copas, pero no beban de una sola copa. Compartan su pan, pero no coman del mismo trozo.

Canten, bailen y alégrense, pero cada uno sea independiente; hasta las cuerdas del láud, están solas aunque vibren con la misma música. Den su corazón, pero no en prenda, pues sólo la mano de la vida puede contener los corazones.

Y permanezcan juntos, pero no demasiado; porque los pilares del templo están aparte, y el roble no crece bajo la sombra del ciprés, ni el ciprés bajo la del roble.

Jhalil Gibrán

“El matrimonio es una sucesión de etapas, en las
que siempre tiene que prevalecer el respeto”.

Aunque sabemos que la historia de vida no comienza con el matrimonio, por lo menos sí le podemos asegurar que ésta es una forma de iniciar a vivir. Afortunadamente todos tenemos peculiaridades propias, por lo tanto, cada uno es distinto, y eso es precisamente lo que nos une a nuestra pareja, la cual tiene que valorarnos, y nosotros a él (ella). Decía una famosa canción: “se hace camino al andar”, es decir, que si decidieron unir sus vidas es en principio porque ya se conocen, por lo menos lo suficiente como para saber que pueden caber juntos en el mismo lugar.

No te Enamores del Amor

Enamórate de alguien que: te ame, te espere, te comprenda aún en la locura; de alguien que te ayude, que te guíe, que sea tu apoyo, tu esperanza, tu todo.

Enamórate de alguien que no te traicione, que sea fiel, que sueñe contigo, que sólo piense en ti, en tu rostro, en tu delicadeza, en tu espíritu y no en tu cuerpo o en tus bienes.

Enamórate de alguien que te espere hasta el final, de alguien que sea lo que tú no elijas, lo que no esperes.

Enamórate de alguien que sufra contigo, que ría junto a ti, que seque tus lágrimas, que te abrigue cuando sea necesario, que se alegre con tus alegrías y que te de fuerzas después de un fracaso.

Enamórate de alguien que vuelva a ti después de las peleas, después del desencuentro, de alguien que camine junto a ti, que sea un buen compañero, que respete tus fantasías, tus ilusiones.

Enamórate de alguien que te ame. No te enamores del amor. Enamórate de alguien que esté enamorado de ti.

Anónimo

“La felicidad de un hombre casado, depende
de las personas con quienes se ha casado.”
Oscar Wilde

Tomadas del Libro: “Reflexiones y Pensamientos
para lograr un Matrimonio Feliz”

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)