Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

viernes, 1 de febrero de 2013

Poesía

Amigo

Como un río de esperanza
llegas a mi,
cuando más sola estaba
ahí estás,
cuanto deseo y acepto
esta amistad.

Quédate aquí
donde haces falta
y con tu alegría
mueve mi corazón
para no morir.

Te necesito:
ayúdame a sentir
de nuevo
que estoy viva
y juntos viviremos
esta bella amistad.

I S J.



Amor

Cuando el amor florece
la plenitud no hace falta.
Todo es tan armonioso
que flota sólo el amor.
Mostrando sus mil colores
y las faces de su aureola,
su olor tan exquisito, su delicia, su candor

El amor es la belleza
de los ojos que se miran
de los labios que se tocan
de las manos que se dan.
El amor es algo puro,
algo neutro, algo exacto,
el amor es lo perfecto.
El Amor es Sólo Dios.

I S J.


Espera

Espera, acaso llegue, lo que tanto has anhelado,
mira a lo lejos quizás en lontananza
brille acaso esa chispa que nos da la esperanza.
Sé constante en la espera, con la fe del caminante
que si no percibe sombra, la encuentra más delante.

Espera, esa espera que no llega,
que se alarga, que no existe;
que se llora, que nos cansa,
que te anima, que te llama.

Puede ser eterna espera, pero es mejor esperar
esa cita que no llega y que nunca llegará.

I S J.

Solo e Incomprendido

Pasó por esta vida
sumido en su tristeza
al ver que en su tierra
nadie lo comprendió.

Cansado de rogar
un mendrugo de amor,
no pudo soportar
otra desilusión.

Al verse despreciado,
sólo e incomprendido,
se marchó desolado,
se perdió en el camino
llevándose consigo
su alma adolorida
y el corazón partido.

Ojalá y algún día
vuelva a él la esperanza
y un rayito de luz
llene de Paz su Alma.

E R B.

Pintor

Pintor que plasmas tus lienzos
con tan hermosos colores,
pintando campiranos paisajes
o hermoso jardín con flores.

Suculentos manjares pintados
en un gran bodegón,
o en acuarelas difusas
mostrándonos tu pasión.

Si pintas tus sentimientos
que guarda tu corazón,
¿Por qué no pintas los míos
para que tengan color?

Para que ya no sean grises,
que sea un gran resplandor,
para guardar entre ellos
mi tristeza y mi dolor.

J B


Ven Conmigo

Apenas recuerdo el día
cuando escuché tu llanto:
“Deja todo y ven conmigo”.
Yo apacentaba rebaños
que pacían entre lirios
en el verdor de los campos
y bebían las estrellas
al sorber agua en los charcos...
“Deja todo y ven conmigo”
cantan la selva y los pájaros
y su canto lo repiten
los mirasoles del prado,
el eco de las cañadas
y el alma verde del llano.
Dejé rebaños y ríos,
dejé colinas y prados
y con alma en suspenso
me encaminé al Seminario.
¡Qué rebaños tan distintos
encontré en el Seminario,
rebaños de mil ideales,
libros, oración y cantos,
inmensa fraternidad,
ejemplo de Padres santos,
templo de Padres santos,
templo de apóstoles grandes,
amistad limpia de hermanos,
santidad sacerdotal...
En mi sacerdocio nuevo
apaciento otro rebaño,
más bello que los corderos
y más rico que los campos,
más sabio que aquellos libros
de mi viejo Seminario:
el rebaño que soñé
de vírgenes y de santos,
de reyes y de Profetas
y de mártires descalzos...
Es una felicidad
responder a tu llamado
y vivir en realidad
el ideal del Seminario
y el sueño de mi niñez
al servir a tu rebaño.

Tomada del Libro: “Mi Desierto, Poesías”
del Padre Rafael Alcántar Mondragón

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)