Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

sábado, 8 de septiembre de 2012

Reflexiones

Oremos por la Patria en este Momento Histórico

En esta fecha crucial para el futuro de México, en la que elegimos nuevos gobernantes, veo oportuno reflexionar sobre la historia de los pueblos. No sólo es desconcertante, complejo y enigmático el tejido de los acontecimientos; los creyentes sólo podemos tener una comprensión más profunda de la historia a la luz de la fe.

En un Salmo, los israelitas proclamaban con gratitud y admiración alabando a Dios: “No has hecho cosa igual con ninguna otra nación”; la elección de aquel pueblo por parte de Dios fué totalmente gratuita, Dios no se fijó en Israel por ser una comunidad grande y poderosa, sino más bien por tratarse de un pueblo pequeño y pobre. Fué triste y lamentable la infidelidad y la traición constante a la alianza que juraron los antepasados.

Aplicando esto a nuestra patria, es indudable que Dios ha concedido grandes bendiciones a nuestro amado México. Recursos naturales inmensos, una riqueza cultural reconocida en el mundo. Es preciso valorar la vocación propia que nos distingue y de la cual surge una responsabilidad. Un Papa llegó a decir que la imagen de la Guadalupana era la predilección de la Virgen que no hizo cosa igual con otra nación.

En correspondencia a tantos dones, tenemos que preguntarnos sobre nuestra infidelidad al despilfarrar la riqueza natural destruyendo bosques y contaminando ríos y la atmósfera; debemos reflexionar sobre cómo valoramos y cuidamos el patrimonio cultural; tenemos que confesar con humildad el deterioro de la educación de niños y jóvenes y la destrucción de las familias.

La tarea de los gobernantes es descomunal; cualquiera que gane la elección de la Presidencia de la República requerirá de la colaboración leal de los ciudadanos para tener las condiciones básicas de gobernabilidad. Muy importante será que los legisladores busquen acuerdos en base a propuestas razonables, dejando a un lado las animadversiones partidistas.

Invito a que seamos sensatos y aceptemos los resultados que arroje la elección. Nos guste o no, nuestro actual sistema democrático da el triunfo al que haya obtenido mayor número de votos, aunque el margen sea muy reducido. Personalmente creo, sería bueno que en un futuro se introdujera la segunda vuelta para que pudiera tener mayoría absoluta el Presidente electo. Por ahora lo deseable es que se evite el fomentar conflictos provocados por la animosidad y el fanatismo.

Finalmente insisto en que recurramos a la oración en los templos y en las casas pidiendo a Dios por nuestra Patria. Jesucristo, nuestra Paz, sea principio de reconciliación fraterna. Santa María de Guadalupe nos permita vivir este momento con responsabilidad y confianza.

Palabras del Obispo Alberto Suárez Inda, Arzobispo de Morelia.


La Nota del Día

Cierto caballero recién casado acostumbraba todas las mañanas dejarle una pequeña nota a su esposa antes de irse a trabajar, diciéndole cuánto la amaba, lo deseoso que estaba de verla por la tarde o algún chiste tonto para hacerla reír. Su esposa nunca sabía qué esperar, o dónde encontraría la nota; a veces la encontraba debajo de la almohada, en la cocina, pegada en el refrigerador.

Ella en un principio no le prestaba mucha atención, simplemente al estar en casa la encontraba y reía un rato; pero no sabía que ahí se estaba escribiendo una historia de amor.

Con el paso de los años, la costumbre del caballero continuó y la mujer diariamente buscaba la nota del día, pues éste no estaría completo sin ella.

El hombre, que era contador en una empresa judía, solía llegar muy tarde a casa debido al exceso de trabajo en la oficina.

Una mañana como cualquier otra, la mujer se levantó y extrañada no encontró a su marido. Supuso que no había llegado a dormir por motivos de trabajo. Al comenzar el día encontró una carta extensa de su marido en donde decía que la amaba y le daba las gracias por todos los años de felicidad que le había dado. Le explicaba también que si ella había guardado todas y cada una de las notas de amor, y las juntaba y acomodaba, podría leer la historia de su amor desde el día que se casaron.

Terminando de leer la carta recibió una llamada de la oficina del esposo y sintió que su mundo se desmoronaba. Avisaban que su marido había sufrido un accidente y había muerto la noche anterior de camino a casa. Entonces ella comprendió la carta, y las pequeñas notitas de amor diarias la ayudaron a revivir su historia de amor por el resto de sus días.
Alejandro E. Vega Z.

Momentos Especiales

Mi amigo abrió el cajón de la cómoda de su esposa y levantó un paquete envuelto en papel de seda:
-Esto –dijo-, no es un simple paquete, es lencería.

Tiró el paquete que lo envolvía y observó la exquisita seda y el encaje.
-Ella compró esto la primera vez que fuimos a Nueva York, hace ocho o nueve años. Nunca lo usó. Lo estaba guardando para una ocasión especial. Bueno… creo que ésta es la ocasión.

Se acercó a la cama y colocó la prenda junto con la demás ropa que iba a llevar a la funeraria. Su esposa acababa de morir. Volviéndose hacia mí, dijo:
-No guardes nada para una ocasión especial, cada día que vives es una ocasión especial.

Desde entonces ya no guardo nada. Uso mis copas de cristal todos los días. Me pongo mi saco nuevo para ir al supermercado, si así lo decido y me da la gana. Ya no guardo mi mejor perfume para fiestas especiales, lo uso cada vez que me provoca hacerlo. Las frases “Algún día”… y “Uno de estos días” están desapareciendo de mi vocabulario. Si vale la pena verlo, escucharlo o hacerlo, quiero verlo, escucharlo o hacerlo ahora.

“El tiempo no lo cura todo, pero hace que te acostumbres al dolor”
Anónimo

Tomadas del Libro: “Reflexiones y Pensamientos
para lograr un Matrimonio Feliz”



La Voz

La voz amorosa
que escuchaba en la línea,
no he vuelto a escucharla,
no entiendo por qué.

La voz melodiosa
que tuve al oído,
dejó de quererme,

¿Me habrá olvidado
esa voz cantarina,
o nunca me quiso?
Tampoco lo sé.

Quisiera escuchar
esa voz seductora,
tenerla al oído,
muy cerca de mi.

Quisiera decirle
qué fué en mi vida,
¿querrá escucharme?
Tampoco lo sé.

J B

Vive por Siempre

Vive por siempre
Reina por siempre
Jesús de la Misericordia
Jesús de la Misericordia
Jesús me guía
Jesús me sana
Con Jesús tengo todo
porque me ama.
Con Jesús tengo todo
porque me ama.
Cómo no amarte
Jesús divino,
si poder adorarte
es mi destino.
Cuánto nos amas
que por nosotros
quisiste dar la vida
por rescatarnos.
Tanto nos amas
que no es posible
conocerte y no amarte;
es imposible.
Quiero alabarte
aquí en la Tierra
y después en el Cielo
quiero cantarte,
y después en el Cielo
quiero adorarte.

Letra y Música:
J G H

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)