Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

jueves, 5 de julio de 2012

Reflexiones


Hoy Quiero Cantar

Hoy quiero cantar
a mi más grande amor
al único que me ama
como yo soy,
al que me consuela
si es que triste estoy
al amor de mi vida,
mi eterno amor,
mi amor es tan hermoso
como pueden ver.
Mi amor es poderoso
porque Él es Dios.
Mi amor tiene nombre,
se llama Jesús,
es Hijo de Dios Padre
es Luz de Luz.
Hoy quiero cantar
a mi más grande amor,
no es la vez primera
que le canto yo
porque Él es mi amado,
es mi Salvador,
dueño de mi vida
y mi corazón
a quien me ha amado tanto
que por mí ofreció
su espalda al verdugo
por mi salvación
que ha hecho los cielos,
la tierra y el sol,
cómo no adorarlo
con todo mi amor,
cómo no adorarlo
si Él es mi Dios.

D H R

Adán

Apareciste de un día para otro, como un forúnculo en el rostro del Universo. Aunque Dios ya te presentía como un enorme tumor en el centro de su conciencia.

Surgiste como orgullosa interrogación muy cerca de la esperanza y muy lejos de la voluntad de tu Creador.

Creciste quebradizo, titubeante, sin saber cómo agradecer el don que habías recibido. Dios te dió un trozo de cielo. En sus mil moradas amaste a tu mujer sin remordimientos, sin llantos, sin querellas. Ahí también la duda echó raíces y fué enredándose poco a poco entre tus deseos, hasta que un mal día tu impaciencia te perdió y supiste lo que era el hambre, el frió el dolor y sobre todo la vergüenza.

Aunque el Señor estaba muy ofendido por tu soberbia, se apiadó de ti, se exprimió el desaliento y se dió a la tarea de crear un dios a tu imagen y semejanza.

J P M


¿Qué es Todo en la Vida?

El verdadero triunfo:
Lograr la familia que anhelas, es mostrar la bondad que recibes, y tener verdaderos amigos.

La verdadera sabiduría:
Aprender a escuchar y saber cuándo opinar, es comprender los problemas y saberlos resolver, y poder brindar al mundo lo que realmente sabes.

La verdadera creencia:
Pedir y saber que nos escucha, es saborear los momentos que comparto con Él, es poder cerrar los ojos y sentir a Dios junto a mí.

La verdadera amistad:
Sentir la hermandad que une a personas de sangres diversas, es saber que su mano siempre estará contigo, es saber brindarle tu ayuda en todo momento, es sentirte más valiente en los momentos difíciles que con ellos compartes, es saber compartir ideas y mejorar tu carácter. Es tener ese apoyo en los momentos importantes.

El verdadero amor:
Poder oler el aire que respira tu pareja, es encontrar la otra mitad de tu alma, es sentir necesaria su presencia, y más que nada saber esperar a su llegada.
Anónimo

Por último, en mi matrimonio evitaré:

Esperar a que mi pareja adivine lo que quiero y necesito.
Espera a que mi pareja se adelante a mis deseos antes de formulárselos.
Esperar a que mi pareja renuncie a su vida personal y me coloque en el centro de su existencia.
Responsabilizarlo de mis frustraciones.
Competir por quién es más o menos, mejor o peor, quién le debe más o menos al otro.
Ser infiel al proyecto en común.
Acumular desaires, desacuerdos, enfados, reproches, faltas de respeto y desilusiones.
Dudar de la otra persona.
Permitir o propiciar los silencios ante situaciones que pueden provocar un desencuentro.
Renunciar a formular nuestras quejas, necesidades y querencias de una forma clara, concisa y directa.
La ironía, el sarcasmo, la crítica destructiva, el grito, el insulto, la ridiculización, la descalificación y el desdén dirigido a la otra persona.
Relegar las relaciones sexuales a un plano secundario. Son imprescindibles para el mantenimiento del compartir, de la confidencialidad y la ilusión en la relación de pareja.
Gestionar mal las cosas prácticas. Una vida en común tiene muchos aspectos tangibles, prácticos y cotidianos sobre los que hay qué llegar a acuerdos. Hemos de hacer frente a tareas domésticas, gastos y otros cometidos familiares.
Creer que sólo yo existo. Recuerden: la relación es cosa de dos, y cada vez que vayamos a hablar del otro, debemos empezar por nosotros mismos

“Amor no es mirarse el uno al otro, sino mirar los dos en la misma dirección.”
Antoine de Saint-Exúpery

Tomados del Libro: “Reflexiones y Pensamientos
para lograr un Matrimonio Feliz”

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)