Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

martes, 3 de julio de 2012

Poesía

Seis Años

Cada seis amor, mi amor
yo te juro amor eterno,
pero siempre se me olvida
que cada seis años
rasuran a este gobierno.

Y siempre es igual,
es picoso el mole,
diferente el dedo,
pero el mismo atole,

y siempre es igual,
desde aquí te brinco
se baila el jarabe
al son de lo gringo.

Cada seis años, mi amor
prometo ser diferente;
pero nunca te lo cumplo
pues cada seis años
quesque hay otro presidente.

Y siempre es igual
la misma camada,
mula burocracia
pero revolcada,

y siempre es igual,
este mitotito,
pura demagogia
que el quince da el grito.

Cada seis amor, mi amor
me dices que no te quiero,
lo que me sobra es cariño,
ay, cada seis años
lo que falta es el dinero.

Y siempre es igual,
dos y dos son cuatro,
las mismas paredes
con otro retrato.

Y siempre es igual,
cacha o culatazo,
al que no se agacha
le toca un balazo.

Cada seis años, mi amor
hacen más grandes prisiones,
pero nunca son tan grandes
pues cada seis años
son mayores sus mansiones.

Y siempre es igual
ratoncitos presos,
mientras pocas ratas
se pelean los quesos.

y siempre es igual,
aunque abras la boca,
tú no tienes culpa,
ellos la provocan.

Cada seis amor, mi amor
dictan reparto de tierra,
y han repartido tanta
ay, cada seis años,
que han fraccionado Siberia.

Y siempre es igual,
pobre campesino,
la Reforma Agraria
te la dan en vino.

Y siempre es igual,
no grites ni gruñas,
si tú tienes tierra
la traes en las uñas.

Cada seis años, mi amor
preguntas, y con razón
que cuál sufragio efectivo
ay, cada seis años
¿Dónde la no reelección?.

Y siempre es igual
mejal que no cante:,
ahora más arriba
y más adelante.

Y siempre es igual,
frijolitos charros,
yo ya me despido
me llevas cigarros.

Ó C


Anda Briago el Guitarrero

El guitarrero anda briago
se le pasaron las copas;
pero no jierra el manazo,
ni desentona la copla.

En jeepes y camionetas
llegaron los candidatos,
texana, bota vaquera,
y muy enguayaberaos.

¡Ay! poeta, quién lo pensara
que te ibas a emborrachar;
dale duro a la guitarra
que no te haga quedar mal.

Barberos y candidatos
entran en la presidencia;
se desgranan los aplausos,
truena la banda de guerra

Que escuela pa’l municipio,
luz, carretera y trabajo,
pero como dice el dicho:
“de lengua me como un plato”.

¡Ay! poeta, quién lo dijera
que te ibas a emborrachar,
suénale a la huapanguera
no la dejes descansar.

Después de la votación
pa’ elegir, no se qué diántres
se disuelve la reunión
y otra vez para la calle.

Como siempre, en estos casos
cada quien lo que le toca,
nosotros vuelta pa’l rancho
y ellos a la barbacoa.

¡Ay! poeta, quién iba a creerlo,
que te ganaran las copas
no le mermes a los versos
échales otra valona.

A la sombra de los mangos
se acomodan los señores
ahí ta’ la birria, el guisado
tortillas, pulque, frijoles.

Se ve que a ese candidato
le cuadran nuestras muchachas
zapateando y zapateando
nomás culumpea la panza.

Dale duro a tu guitarra,
nomás no la dejes que hable
no sea que en una de tantas
vaya a mentarles la madre.

Viene un niño por la calle
y una guitarra apagada,
ya no hay manos que le marquen
el calor de la garganta.

El niño va cabizbajo,
como pensando en la vida
la guitarra vuelve al clavo
y su padre a la bebida,
la guitarra está en el clavo
y su padre en la cantina.

G V


La Paloma

El año 64, válgame Dios,
estábamos en la guerra de intervención;
la danza de la paloma hacía furor
en medio de los desastres de la nación.

Maximiliano con todos sus traidores
se creían invencibles los invasores;
el presidente Juárez y sus patriotas
no se desanimaban con las derrotas.

Se vino el invasor, por toda la nación,
¡ay!, destruyendo nuestros hogares,
sin tener compasión.

El año 94, así pasó,
estábamos en la lucha de sucesión;
la danza de las monedas hacía furor
a los dioses de la guerra y la corrupción.

Si a tu frontera llega una paloma,
cuida que no sea buitre lo que se asoma;
cuánta falta nos hace Benito Juárez
para desplumar aves neoliberales.

No te quiebres país,
aquí está mi canción,
que un águila y una serpiente
defienden la nación.

¡Ay!, palomita de ayer y hoy,
contra el racismo y la intervención;
vuela paloma a las fronteras,
quita una estrella a su bandera.

Que no queremos imperialismos,
estamos hartos de su cinismo;
que nuestros aires son soberanos,
somos chinacos y mexicanos.

S de Y
Adaptación: L, R y B


“Algo Grande”

Algo grande está sonando,
algo grande está viniendo,
cada quien vaya ocupando su lugar,
la fiesta va a comenzar.

Que se callen los que se han vendido,
hasta el verso por cualquier moneda,
que se alce la voz de esta tierra
y se oiga lejos el canto.

Que se quiten todos los que estorben,
los bandidos, los advenedizos,
que se enciendan todas las razones,
para alegrarnos los niños.

No hay lugar para los desganados,
los cobardes, ni los indecisos,
que se queden los que sin decirlo
se están abriendo camino.

Que se alejen los de pura facha,
los vacíos, los superficiales.

Qué más da el color de la camisa,
si hay qué rajarse las manos.

Que se vayan los que no han sabido,
del amor, de hambre, sudor y frío,
viene algo grande y quiero amigos
para pelearle al destino.

Algo grande está sonando,
algo grande está viniendo,
cada quien vaya ocupando su lugar,
la fiesta ya comenzó

L. y M. S E


Autocrítica

Incomprendido y loco voy vagando en la vida;
incomprendido y loco, no sé a dónde llegar;
voy metido en un túnel sin encontrar salida,
sin amor, sin amigos en quién pueda confiar.

Mi vida ha sido chusca, indefinible y loca;
nunca di con el rumbo que debiera tomar,
hice tantos proyectos y con mi ilusión rota
no llegué a concretarlos, nunca logré triunfar.

Hay gente que me juzga de hipócrita y soberbio;
a esa gente respondo que no tiene razón;
si así me ven, lo siento, por no ser de su aprecio
y sus juicios los guardo aquí en mi corazón.

Algún día que en el tiempo ya mi vida se extinga
y ni recuerdos queden de este maltrecho ser,
se acabarán prejuicios sobre mi alma abatida,
se borrarán anhelos que no pudieron ser.

Mientras tanto, yo sigo escribiendo mis letras,
sé que no son tan buenas pero son mi “pasión”
y a quienes me critican en forma tan severa,
les doy todo mi afecto: quizá tengan razón.

J E R B



Se fué

Se fué, no dijo nada
callada quedó ausencia
desolada y muda.

Y sin decir el reclamo
con la mente perdida
y sin contestar el daño.

Y la libertad truncada
reina en la inmensidad,
soñador tiempo amante,
el alma que da vida
asumiendo la infamia
con la boca callada.

I S J.


Sin Rencor

Ya no me duele el alma
y vengo a decirte
que mucho te lloré
porque mucho te quise.

Aunque no lo creía
resultó algo grotesco.
El amor que sentías
te sirvió de pretexto.

Hoy vengo a decirte
cansada de llorar
gracias por no quererme,
por saberme olvidar.

Al fin me he dado cuenta,
vivo sin tu presencia,
no me hace falta verte,
ya no puedo quererte.


I S J.


La Esperanza

Qué hermosa es la esperanza
cuando la sentimos dentro,
cuando sentimos contento
por algo que no se alcanza.

Por algo no percibido,
por algo que no se toca,
ese algo que me disloca
y hasta me vuelve atrevido.

¿Es confianza la esperanza?
es palabra sin final,
es la esperanza acaso
quien unida al fracaso
nos anima a superar.

La muerte es esperanza
por conocer lo infinito,
y la esperanza al morir
es algo único, inaudito.

I S J.



Mi Respuesta

Tú me dijiste ven
cuando mi ser abría
sus ojos a la vida
al despuntar el día.

La vida es solo un día,
eterno si es contigo,
inacabable idilio,
si tú eres el amigo.

Alargaste tus brazos,
querías que yo corriera
a tu encuentro de amor
con inmensa respuesta.

Al sostén de tu mano
empecé a hacer solitos
respondiendo a tu voz
con deseos infinitos.

Así pasé mi vida
y ahora en mi vejez
sostienen mis solitos
tu mano y la pared.

Cuando llegue la vida,
“la vida de después”,
me sostendrá tu mano,
pero no la pared.

Y nos veremos siempre
correr tu amor y yo
y andaremos juntos
tu camino de amor.

Gracias por tu llamado,
mil gracias por tu voz
que me entregó tu vida
para andar en tu amor.

Tomada del Libro: “Mi Desierto, Poesías”
del Padre Rafael Alcántar Mondragón


Silencio

Camino en un sueño
profundo y silente,
buscando el camino
que llegue hasta ti.

Se abren al paso
tortuosos senderos
sembrados de angustia,
dolor y desdén.

Me aferro al recuerdo
de aquellos momentos
que todo era dicha,
amor y placer.

Encuentro el silencio
al final del camino,
silencio que agobia,
silencio sin fin.

J B


Remolineando Sentir de Salvatierra

Salvatierra pueblerina, de catrina, te vistes de percal,
te vistes de sombrero, te viste de abandono.
La culpa, no es tu culpa, la tienen, tus jerarcas
que todos se aprovechan para llenar las arcas.

Tristeza da verte, más cuando la vista es nueva,
regresando de tierras circundantes,
de ciudades vecinas, de ciudades grandes
que abrigan el progreso, que salen del letargo,
y tú, mi Salvatierra, abrigues la esperanza
de una novedad muy llena de promesas.

Generación una tras otra, como la lotería
se llena de esperanzas y el pobre sigue igual.
Parece encomiable y justo es verte tan hermosa
Tan llena de quietud, con tu vejez de moza.
Prosigue tu Santuario, en soledad y calma
mantente bien serena, y aquí descansa el alma.

Lo triste y desgarrante
es saber que tus hijos vagan sin ton ni son
buscando una esperanza que alegre el corazón.
Más esa esperanza es muerta, no hay fuente de trabajo,
la gente ya reniega, y te mandan al carajo.
Duerme feliz y quieta, sin ser mujer coqueta
pues el orgullo inmenso es verte tan tranquila
sin tener maquinaria, ni mano, ni maquila.

Tomado del Libro “Vademécum II”
del Lic. Raúl Sánchez Medina

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)