Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

lunes, 18 de junio de 2012

Poesías

Apasionada

Ayer te amé y lo disfruto tanto,
no olvidaré lo bello de ese tiempo.
Todo fué como un velo blanco
perfumado con el aroma de tu cuerpo.

Ayer parece cercano no imposible,
todo tengo presente, no pasado,
te llevo en mi alma libremente,
nunca podré tenerte aprisionado.

Bendito amor que sin saber me dió el motivo
para vivir feliz y enamorada.
Sea bendito ese tiempo de fe perfumado de olivo
y consagrado en mi alma apasionada.
I S J.


Sigue tu Camino

Ahora que descubro tu infidelidad,
no podía creerlo y es realidad,
resultaste falso y sin calidad,
de malos principios falto de moral.

Malagradecido, sigue tu camino,
ya no siento nada, otro es mi destino,
nada de lamentos ni de desatinos,
este es otro tiempo colmado de olvidos.

Sigue como eres, falso y engañoso,
brillas como oro, por dentro mugroso,
ni tu mismo sabes que estás tan vacío
como rata vives temblando de frío.
I S J.


Mensajera

Vuela lejos, ve a decirle que lo extraño,
deja cerca de su mano mi mensaje,
no regreses sin posarte en su ropaje,
y al oído dile quedo que lo amo.

No regreses a decirme que no me ama,
no me traigas la noticia que se ha ido,
vete lejos si descubres que a otra ama
y que mi nombre lo ha borrado el olvido.

Mas regresa al instante, ven a darme
esa nota donde dices que está solo,
que esperaba solamente ese mensaje,
y que vuelve a este lugar que aún añora.


I S J.


Hombre Terrenal

Me asumo hombre
producto de la tierra,
con sus noches, sus días, sus eclipses.
He llegado a aceptar que soy mudable,
que en mis veranos a veces cae la nieve.
He aceptado que así como a la tierra
los mares se le hinchan
y menstrua y estornuda,
del mismo modo mis playas se me inundan.
Aparecen pequeños caracoles,
pececillos perdidos, crustáceos camuflados.
Por mis venas transitan ríos de lava
que desembocan en mares doloridos.
Acepto mansamente
mi humanidad terrena,
mis sueños de grandeza derretidos,
la acidez de mi llanto,
mis volcanes vomitando demonios.
Acepto la incomprensión de otros planetas,
el silencio lunar,
comparto con la tierra la muerte inapelable.

J P M


…Por Fin…

Sigo en pie, parada en el camino
donde espero tu feliz llegada,
para brindar con un buen vino
esta carrera tan larga y esperada.

Al mirarte librar tantos tropiezos
por cumplir con las metas señaladas,
no dejo de pensar que fueron esos
los que golpeaban tus tibias madrugadas.

Y por más que te cubría de besos
no te podía evitar las desveladas.
Llegó el momento de retar a los caminos
que desde siempre miramos peligrosos.

No olvides ser gentil con tus vecinos,
al igual que yo, se sienten orgullosos
cuando ven que los niños que tuvimos,
hoy buscan también ser exitosos.

No hay tiempo para darte algún reposo,
el mundo acude a tu llamado,
pero recuerda siempre lo glorioso
que puede ser tu gran reinado.

Si tu caminar nunca es dudoso
y tu ambición se ajusta a lo ganado,
culminarás con honores hacia aquellos
que en su vida tan solo te han amado.

M J L


Gracias Papá

Gracias Papá por quererme mucho,
y ayudarme cuando te necesito,
Dios te lo va a agradecer;
infinitamente con su amor

Gracias Papá por corregirme cuando estaba mal,
por darme cosas cuando yo las necesitaba,
cuando estaba enfermo,
cuando me hacía falta tu cariño y amor.

Gracias Dios Mío por haberme dado,
a una persona que me cuida y me protege,
y darle tu cariño y comprensión.

Gracias Dios Mío por darle comprensión,
perdón, paz y amor
para compartirlo con sus hijos.

G T R R


A Benedicto XVI

Mensajero de paz y de esperanza,
Alemania, la fuerte, lo vió nacer,
el Vaticano es ahora su casa,
México entero ya lo nombró
hijo adoptivo de esta nación.

Hablando de Dios, va por el mundo
y todo el que lo escuche se salvará;
a nadie obliga, a nadie impone
que lo que enseña es la Verdad,
Palabra eterna que no cambiará.

Mensajero de amor por Jesucristo,
iluminas al mundo con la Verdad,
con la confianza en su enseñanza
vamos seguros un día a llegar
a ver al Padre, y al fin gozar.

D H R


Alondra

Mirada lánguida de ojos tristes,
hermosa Alondra de suave vuelo,
mujer divina que al soñar, anhelo
tenerte mía y acariciar el cielo.

Mariposa frágil que volar quisiste
quebrando tus alas el destino cruel,
dejando inerte el corazón ardiente
de aquel que sólo te ofreció su ser.

Voló la Alondra con tu sueño,
aquel que tu vida cambiaría,
dejaste todo con recelo un día
para seguir con esa vida de agonía.

J B

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)