Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

martes, 6 de marzo de 2012

Poesías

El Amado y la Amada

Él era todo ilusión
como ella era toda gracia.

Primera llamada:

Vino el amado a tocarle
en noche de luna blanca.
Ella preguntó: ¿Quién eres?
Él dijo: “Soy yo, mi amada”.
Ella cerró con mil llaves
la puerta de su morada.

Segunda llamada:

Volvió el amado a tocarle
antes que naciera el alba.
Ella preguntó: ¿Quién eres?
Él dijo “Soy yo, mi amada”.
Ella le cerró la puerta
del corazón y del alma.

Tercera llamada:

Volvió el amado a tocarle
al canto de la alborada.
Ella preguntó: ¿Quién eres?
Él dijo: “Soy tú, mi amada”.
La amada le abrió la puerta
del corazón y del alma.
¡Y qué divino el amor
del amado y de la amada!

Tomada del Libro: “Mi Desierto, Poesías”
del Padre Rafael Alcántar Mondragón

Nostalgia

Siento en mi corazón una nostalgia
y una tristeza que me parte el Alma;
tu amor sigo añorando niña buena,
no te puedo olvidar ¡te extraño tanto!

Me hacen falta tus besos, tus caricias,
el arrullo sutil de tu voz tierna,
la magia de tu pelo ensortijado
y el azul esmeralda de tus ojos.

Toda tú irradiabas hermosura;
toda tú estabas llena de un encanto
tan divino, tan dulce, tan amado,
que con solo mirarte amada mía
me sentía yo feliz y enamorado.

¿Dónde estás? No lo sé, te fuiste un día,
ese día yo sentí la muerte misma;
mi corazón lloró amargo llanto,
mi ilusión se perdió, mi amor soñado.

Hoy pronuncio tu nombre a cada instante
y al pronunciarlo veo tu Faz Hermosa
y oigo tu voz como antes, melodiosa
que me dice muy quedo, anhelante:

“Te Quiero Amado mío, te sigo amando,
y aunque quizás ya nunca vuelva a verte,
guárdame en tu recuerdo, no me olvides,
que yo en mi Corazón… ¡Te sigo amando!...”

J. E R B.


A un Ingrato

Quiero mi soledad, dulce reposo
porque siento que toda es solo mía,
lejos de tu nefasto y rudo enojo
y de tu voz que ejecutó tan solo hastío.

Cierto que te recuerdo y te quiero
que me falta tu presencia infame,
que solo sabía darme miedo
pero jamás cariño supo darme.

Quiero esta soledad que es toda mía
y aunque quisiera recordarte bueno,
en ella analizo tu existencia fría
y la huella que dejaste es solo pena.

Aunque mi pobre corazón te llama
y quisiera en tu presencia hincarme,
tu orgullo infundado no aclama
el perdón que yo deba otorgarte.

Porque perdón reclama la injusticia,
también perdón exige el amor dado.
pero yo le di tregua a tu estulticia
en la que Dios dispuso darte el palo.

Como vez, yo sin ti estoy conforme,
sé que vives feliz como querías,
ahora aplaudo tu decisión deforme
fué la actitud exacta que fingías.

I S J.

Venganza

Si por sed de venganza
coqueteaste con otra,
reprochando una falta
que no fué mi intención.

Lo repruebo mil veces,
tú supiste la causa,
y por ello y sin culpa,
te guardé devoción.

Porque fui más sincera,
más constante contigo,
y tú en cambio, ciego,
me negaste cariño.

Yo esperaba impaciente
la reacción de tu amor,
tú siempre indiferente
me dabas desamor.

Y viendo que sufría
todo ese martirio,
más y más despreciabas
este inmenso cariño.

Pero llegó un día
bendito para mí,
que descubrí la causa
de tanta indiferencia.

Mi corazón lloró
porque al fin se dió cuenta
que donde antaño fué
no era tal,
tan solo fué apariencia.

I S J.

Secreto

¿Qué eres para mí?, yo me pregunto,
que al ausentarme, mi alma languidece.
¿Qué eres? Yo lo sé y lo oculto
secreto que a mi alma estremece.

Cuando miro tu sonrisa candorosa,
como rayo de luz que es aurora,
se estremece mi alma amorosa
al mirarte cual mañana soñadora.

El remanso que aflora tu presencia
como lago cristalino, silencioso,
perfume de sándalo en esencia,
señorío de nardo y mi gozo.

Esto eres y lo oculto,
algo distante que jamás he alcanzado,
eres lago, alegría, eres mi culto,
eres eso que mi alma ha callado.

I S J.

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)