Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

miércoles, 1 de febrero de 2012

Libro

HISTORIA DE LA MÚSICA POPULAR MEXICANA

Modelos Actuales de Origen Folclórico
La Vaquería

Las populares vaquerías, las brillante fiesta en donde tradicionalmente se han bailado las jaranas, tuvieron su origen en las fiestas organizadas por los vaqueros al hacer el recuento del ganado y su herradero. En aquellas vaquerías de principios de siglo participaban alegremente todas las clases sociales de la península. Las antiguas orquestas acostumbraban a tocar esas jaranas con ornamentos variados hasta lo inconcebible. En la actualidad, las jaranas se ejecutan más bien en una forma esquemática, pero siguen siendo indispensables en las vaquerías.

Según el musicólogo Baqueiro Foster, una orquesta de constitución variable, según las épocas y las modas, un conjunto de parejas que se distribuían bajo enramadas, cobertizos, salas espaciosas o al aire libre, más una multitud de espectadores, y una buena dotación de jaranas, constituían los elementos indispensables para una buena vaquería.

En la actualidad el espectáculo sigue siendo brillante y colorido. Las mujeres se atavían con un blanco terno de mestiza y los hombres usan su acostumbrada guayabana. El baile se inicia al invitar el hombre a su pareja para conducirla hasta el centro del salón, donde permanece de pie hasta que se le reúnen las demás jóvenes. Inmediatamente, un bastonero (que actualmente tiende a desaparecer) distribuye las parejas según su entender e inmediatamente se inicia el baile de pareja suelta. Al terminar las virtuosas figuras y variados taconeos, viene el momento alegre de las “bombas” en donde el ingenio de los poetas improvisados brilla para declarar sus sentimientos en finas coplas dirigidas a alguna joven cortejada o en burlonas cuchufletas dirigidas a alguna víctima complaciente.

De tu ventana a la mía hay un paso
dalo, vida mía, y verás qué trancazo


Michoacán

De acuerdo con las diferentes tradiciones y prácticas musicales, el territorio de Michoacán podría dividirse para su estudio en dos regiones: la de Huetamo que tiene relación con los géneros y estilos de Guerrero, y la región de los Lagos de Apatzingán cuya música está relacionada con la música del sur de Jalisco en donde se usa el conjunto de arpa grande.

Los instrumentos característicos de la música folklórica de Michoacán son similares a los del estado de Jalisco. En primer lugar habría que mencionar el arpa grande de treinta y cinco cuerdas, de tanta importancia que al conjunto se le denomina “arpa grande”.

En ocasiones, la caja de resonancia de esta arpa se percute con la mano para ejecutar un “tamboreo”. Otro instrumento característico es la vihuela, pequeña guitarra de cinco cuerdas cuya caja de resonancia es abombada y es imprescindible compañera de la jarana o guitarra de golpe que consta de cinco cuerdas. El conjunto se completa con dos violines y las voces que suelen emplear falsete. Probablemente existe un paralelismo antiguo con el conjunto tradicional de mariachi jalisciense y el conjunto del Bajío con arpa. La música típica michoacana se practica en bodas, entre los trabajadores de la pizca de algodón o la cosecha de melón.

Sones, valonas, jarabes y pirecuas

Los sones más importantes de las diferentes regiones de Michoacán son los sones viejos de ritmo lento y con nombre de animal; el son de Huetamo, que tiene cierta similitud con el gusto de Guerrero; el son de la región que colinda con Jalisco o “abajeño”, de ritmo rápido y estribillo cantado, y el son moderno que es muy rápido y complejo.

Otra forma importante es el jarabe, que se creó y evolucionó al parejo del son; en la actualidad, el jarabe es fundamentalmente una danza bailable. En Tierra Caliente, consiste en una sucesión de piezas instrumentales ligadas por una copla que finaliza con una diana.

La valona es conocida desde la época colonial y es anterior al corrido. Actualmente sólo se conserva en la Tierra Caliente de Michoacán. El cantante Teodoro Chávez, en su época, afirmaba conocer setenta valonas, pero en la actualidad se conocen solamente una diez (INAH). En la valona, el texto es más importante que la música. Generalmente termina con una cuarteta de despedida que se liga con la primera frase musical de un son que hace las veces de final.

La pirecua es el canto característico de la Tierra Caliente de Michoacán. La traducción literal del término purépeni, pirecua, es canción. Se pueden encontrar dos diferentes tipos de pirecua: la de la región de los Lagos y la de la región de la Sierra. Originalmente, la pirecua era cantada a capella por voces femeninas, pero después se fué modificando hasta incluir diferentes instrumentos junto con otras voces.

En la región de la Sierra, la pirecua se canta con voces masculinas. Su ritmo de seis octavos es el imprescindible sesquialtero que se conoce en toda Latinoamérica y se marca con dos tresillos de corcheas alternadas con tres negras. El texto cantado generalmente en purembe (purépecha o purépeni) y en ocasiones también se repite con su traducción en español como en el caso de la canción “Tres estrellitas”.

La instrumentación actual de la pirecua es muy variada; puede acompañarse de una guitarra sola o utilizar la dotación del conjunto típico consistente en dos violines, un guitarrón o tololoche, una guitarra de golpe y una vihuela. La guitarra y la vihuela difieren principalmente en la forma; la vihuela tiene la forma abultada de concha, mientras que la guitarra de golpe conserva la forma clásica de guitarra; ambas cuentan con cinco cuerdas.

La distribución instrumental de la antigua pirecua era extraordinariamente clásica pues se utilizaban violines, chelo y contrabajo aunque de rústica construcción. La causa muy probable de esto tal vez sea la persistencia de los instrumentos llevados a aquella región por los evangelizadores.

Actualmente, la pirecua sigue siendo un género de mucha importancia regional; es de tradición el festival anual de pirecuas que se celebra en Zacapu durante el mes de octubre.

La Música Norteña
Un poco de historia

La música norteña de redova, guitarra, bajo y acordeón podría considerarse como el género típico de la región del norte de México que abarca los estados de Nuevo León, Coahuila, Chihuahua, Sonora y Sinaloa. La música “norteña” es una mezcla de estilos y elementos de diferente procedencia que podría rastrearse a través de la propia historia de México durante el siglo XIX.

La gran extensión del territorio mexicano fué uno de los factores decisivos en los sucesos histórico-políticos del siglo pasado. En 1821 fué facultado Moisés Austin para colonizar una parte de Texas con trescientas familias en su mayoría provenientes de Estados Unidos, aunque también había europeos, principalmente polacos y alemanes.

(continuará…)

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)