Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

jueves, 9 de febrero de 2012

Rincón para niños

Libro “Alma Latina”

El Perro y el Gato

Envidiando el perro al gato
y el gato al perro… ¡qué par!
quisieron de voz cambiar
en mutuo y formal contrato:
accedió Júpiter grato
de ambos a la petición;
pero ni asustó a ladrón
el perro diciendo MIAU,
ni el gato con su GUAU, GUAU,
logró cazar un ratón.

Convencidos de su yerro,
pidieron ambos farsantes,
el gato maullar cual antes,
y aullar cual antes el perro;
Jove desde su alto cerro,
volvió a escucharlos propicio;
y el can, tornado en su juicio,
dijo al gato: -¡Abur, consocio!
CADA CUAL A SU NEGOCIO:
QUIERO DECIR.. A SU OFICIO.


El Emperador y los Higos

Un emperador, viendo a un viejo plantar una higuera, le preguntó por qué lo hacía. El labrador contestó que si le alcanzaba la vida comería de la fruta; pero si no, su hijo disfrutaría de los higos.

-Bien, respondió el emperador, si vives para llegar a comer los frutos de este árbol te ruego que me lo hagas saber.

El hombre lo prometió y por cierto que su vida se prolongó lo suficiente para que el árbol creciera, dando fruto que el viejo comió.

Metiendo unos cuantos higos de los mejores en una cesta, se fué al palacio, y explicado el objeto de su visita, fué conducido por los guardianes a la presencia del emperador.

Este quedó tan contento que aceptó el regalo de los higos y mandó que llenaran de oro la cesta del viejo.

Pues bien, cerca de la casa del viejo, vivía una mujer muy avara y codiciosa, la cual, viendo la buena suerte del hombre metió algunos higos en una cesta y persuadió a su marido para que los llevara al emperador, confiando, sin duda, en que éste le devolvería la cesta llena de oro.

Pero el emperador, al saber el propósito del hombre, mandó que lo llevaran al patio y que lo apedrearan con los higos. Cuando el marido contó a su mujer lo sucedido, ésta le consoló diciéndole:

-¡Aun puedes dar gracias de que eran higos y no cocos duros!

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)