Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

miércoles, 8 de febrero de 2012

Pienso en Ti:


En ti pienso, mientras un rayo de luna penetra atrevido por la ventana de mi cuarto, envolviéndolo y besándolo todo con su infinita claridad.

Tu recuerdo está en mi pensamiento.

Hace mucho tiempo que no sentía la sutileza de un recuerdo; habíame negado la vida la deliciosa sensación de una agradable nostalgia que, provocando gratas remembranzas, me hicieran perderme con placidez en el ánfora inmensa de los recuerdos agradables, dulces, diáfanos, serenos, tranquilos y piadosamente perfumados…

Y es que tú concretaste en mí, todo cuanto mi gusto pudo desea; tú resumes la suprema delicia que mis ensueños apetecían; tú llegaste a mí extendiendo la frágil gracia de tus lindas manos…

Ya no puedo pedir nada, porque todo lo tengo. Contigo a mi lado no sé más qué decir:

Soy feliz, muy feliz y te amo.

Alborada de Amor

¡Deja que te ame yo, deja un instante
que el adolorido corazón amante
mitigue su angustioso frenesí;
deja que el alma trémula y herida
pueda un momento dilatar su vida
al sólo anhelo de pensar en ti!

¡Deja que mi abrumado pensamiento,
un momento no más, sólo un momento
descanse de su duda y su temor;
y que a la luz de tu mirar se aduerma,
como una rosa pálida y enferma
agostada en el fuego de tu amor!

¡Deja que pueda contemplar tu frente
de rosa y alabastro refulgente,
símbolo de pureza y de virtud;
déjame que contemple tus ojeras,
azules como todas las quimeras
de mi ya malograda juventud!

¡Déjame amarte, déjame quererte,
deja llegar contigo hasta la muerte;
deja que te busque en tu cariño a Dios…
que si sabes las ansias con que lucho,
mi ser y el tuyo han de quererse mucho
y sólo una alma haremos de las dos!

C L. A

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)