Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

miércoles, 28 de diciembre de 2011

Reflexiones

La Presencia de Dios
Por: R R S

Pensar o hablar sobre el espíritu, sobre lo imaginario, sobre el devenir, es estar sin apoyo físico, es flotar en el éter, es tener impaciencia, es tener ansiedad porque es hablar sobre lo desconocido y lo humanamente imposible.

Aún así trataré sobre algo del espíritu, sobre lo etéreo y para hacerlo necesito fe. La tengo. Era yo muy niño, aún ni hacía la primera comunión. No recuerdo la razón por la cual me encontraba muy cerca del altar de la iglesia. Mi lugar estaba comúnmente en la parte trasera y alta de la parroquia de Salvatierra, Gto. En el coro, el sacerdote daba la comunión. Yo veía cómo los fieles abrían la boca para recibir algo que deseaban, algo que necesitaban. Ese alimento era redondo, lo vi carnoso, lleno de jugo, lleno de vida. Había una corta distancia y yo quería pedirlo, pero ¡no había hecho mi primera comunión!

Pasaron los años, fueron muchos y por motivos de trabajo, tenía qué visitar las ciudades de los estados de Guanajuato y Querétaro. Lo que sigue sucedió en San Miguel de Allende en donde los lugares de estacionamiento escasean por lo que hay qué pagar. Di una vuelta a la manzana e hice algo inusual, tan inusual que me sorprendí de la idea. Nunca hablo contigo, ángel de mi guarda, nunca te he tomado en cuenta, pero se que estás ahí, a mi lado; sé que mucho me has ayudado, me has salvado de muchas desgracias, me has ayudado en mi trabajo, conmigo has cargado mis miserias y no te he tomado en cuenta ni te he agradecido. Ayúdame otra vez. Voy a dar otra vuelta a la manzana y aquí, en este lugar, necesito estacionarme. Di otra vuelta a la manzana y mi lugar estaba allí, este hecho se repitió en otras ciudades.

Pasaron otra vez los años, ahora no fueron muchos. A un kilómetro de mi casa está una tiendota de nombre extranjero; camino el kilómetro para ir a comprar el pan, en ocasiones necesito un bastón. Siempre volteó hacia el poniente y veo una montaña, es el cerro del Culiacán, vigía inseparable de Salvatierra, Gto., me llenó de gusto, y sigo mi camino. En uno de esos días tuve una sensación superespecial. Nada tuvieron que ver mis sentidos corporales, por lo tanto, así lo pienso, fué una sensación por encima de la naturaleza humana y sin embargo me pareció muy natural.

Sentí que todo el espacio que me rodeaba hasta donde alcanzan mis ojos estaba lleno de algo que no podía tocar, pero allí estaba, no pude verlo, no pude oírlo, era imposible olerlo, pero todo lo rodeaba, todo lo penetraba, todo lo poseía.

Si es presunción y gloria vana en decirlo, les ofrezco disculpas, pero le diré de todos modos:

Sentí la presencia de Dios. O, ¿tú que dices?


Reflexiones para el Mes de: Diciembre

“Un hombre no es más que otro, si no ama más que otro”.
Esquerda

“Mientras más se conoce uno a sí mismo y más logra ir conociendo la naturaleza humana se irá volviendo más tolerante para con los demás y se convencerá de que la gente cuando procede mal lo hace más por debilidad e ignorancia que por maldad”.
Fasman

“Qué poco amor de Dios tienes, si cometes faltas solo porque no son pecado mortal. No recuerdas que todo pecado disgusta a Dios”.
San Bernardo

“Es preciso haber sido derrotado varias veces y haber fracasado en muchas ocasiones en nuestro intento de conseguir los triunfos, para lograr tener una verdadera personalidad y una gran fuerza de carácter”.
Turena

“Todo mundo desea tener buenos amigos. Pero proponerse ser un verdadero amigo, bondadoso, amable, leal, sacrificado, fiel y de absoluta confianza y de gran generosidad, eso sí ya no son muchos los que lo hacen”.
Balmes

“Cuando veas a una persona que se porta muy bien, esfuérzate por imitar sus ejemplos. Y cuando veas a alguien que se comporta mal, examínate para ver si tú tienes también esos defectos que tanto te disgustan”.
Confucio

“Si te dedicas a hacer obras te criticarán, y si no haces nada también te van a criticar. Por eso lo mejor será siempre cumplir el antiguo lema: ‘Trabajar y estar contento, y dejar que las aves canten al viento’”.
San Juan Bosco

“AGRADAR: es mejor agradar que deslumbrar... Para agradar es necesario proporcionar a los demás ocasiones de agradar... La persona que no se interesa por lo demás, es la que se cosecha todas las antipatías. Interesándose por los otros se cosecha mucha agradabilidad”.
Carnegie

“A los que les han llegado cantidades grandes de dinero rápidamente, sus nuevas riquezas no los han hecho ni más virtuosos, ni menos desventurados”.
Balmes

“No nos engañemos pensando en golpes de suerte. Lo que se llama suerte en los que han triunfado es: “preparación, encontrándose con oportunidad”. Preparémonos lo mejor posible, cumplamos nuestros deberes con la mayor exactitud, y un día, cuando menos lo pensemos, nos llegará la oportunidad de triunfar, y triunfaremos”.
San Juan Bosco

Maravillas de El Espíritu Santo


15°. Lo que han dicho los Grandes Personajes acerca del Espíritu Santo
(continuación)

36º. LO QUE SUCEDIÓ A UN MÁRTIR DEL SIGLO VEINTE: El P. Pro.

El más popular mártir mexicano de el siglo pasado fué el beato Pro, asesinado por los enemigos de la fe. Esta santo sacerdote confiaba muchísimo en el Espíritu Santo, y conseguía con su fe resultados maravillosos en las personas a las que hablaba. Poco antes de ser fusilado, por los comunistas, explicando sus grandes éxitos como predicador y catequista decía: “Por mis pocas cualidades y mis pocos estudios, yo en mi predicación y en mis clases de catecismo debía decir “negro” y dije “blanco”. ¿Por qué? Siempre me resultaban mis charlas religiosas mejor de lo que podrían resultar por mis solas cualidades y preparación. ¿Por qué? Es que el Espíritu Santo se encargaba de colocar en mis labios las palabras que iban a conmover las almas. Porque el Divino Paráclito es el que convierte pecadores, y cuando uno coloca toda su confianza en Él, los resultados son sencillamente asombrosos”

37º. EL GRAN DESCUBRIMIENTO DE MUCHOS APÓSTOLES ACTUALES

Uno de los mayores descubrimientos que puede hacer un sacerdote o catequista en medio de sus trabajos apostólicos es EL PODER del Espíritu Santo. Quien posee el Divino Espíritu verá cumplidas en su vida las palabras casi increíbles de Jesús: “Yo os aseguro que el que cree en Mí, hará las obras que Yo hago, y las hará mayores” (San Juan 14, 12). El Santo Espíritu obra poderosamente a través de un corazón sacerdotal o catequista, que sea contemplativo y orador. (Contemplar, era en la antigüedad, entrar al templo para averiguar con la oración y la meditación, qué opina el cielo acerca de algún tema). El sacerdote y el catequista contemplativo serán los profetas de este tiempo, porque el Espíritu Santo con sus dones les lleva a conocer y saber cuál es el plan de Dios para esta época actual.

Si el sacerdote y el catequista no dedican tiempo a contemplar en la oración y en la meditación cuál es la voluntad del Señor, la gente notará en su trabajo y en su predicación que falta algo. Hay que ponerse en comunicación con el Poderoso Espíritu Santo. Así sea el mundo no nos verá con el rostro angustiado por las preocupaciones y angustias, sino llenos de la paz del Espíritu Consolador. (Lopera)

38º. CUÁNDO SE PRESENTAN PROBLEMAS INSOLUBLES:

Cuando en nuestro apostolado o en nuestra vida espiritual se presentan problemas insolubles, debemos preguntarnos. “¿Cómo están mis relaciones con el Espíritu Santo? ¿De veras lo invoco frecuentemente con toda fe? ¿De veras creo en su poder? ¿Me estoy abasteciendo de la Verdadera Fuente de Luz y de poder, que es el Divino Espíritu?, o me está pasando la tragedia que tanto criticaba el profeta Jeremías: “pasmaos cielos de ello, erizaos y cobrad gran espanto: dice el Señor. Doble mal ha hecho mi pueblo: me dejaron a Mí que soy Manantial de aguas vivas, y se fueron a buscar en cisternas agrietadas que no retienen el agua” (Jeremías 2, 13).

¿Estaré cometiendo tan gran error? ¿Buscar las soluciones en mis pobres fuerzas, en mis pocas luces, o en fuentes meramente humanas, teniendo a mi alcance la enorme luz y el gran poder del Espíritu Santo?
(continuará)…

Cristo en los Pobres

¡Los pobres son magníficos!
¡Son maravillosos!
¡Los pobres poseen una extraordinaria generosidad!
Nos dan mucho más de lo que nosotros les damos a ellos.


* Hoy día está de moda hablar de los pobres.
Por desgracia, no lo está hablarles a ellos.

* Una forma de satisfacer el hambre de nuestros hermanos consiste en compartir con ellos los que tenemos: compartir con ellos hasta el punto de sentir nosotros mismos lo que sienten ellos.

* Tengo la impresión de que andamos tan acelerados que ni siquiera tenemos tiempo de mirarnos unos a otros y sonreírnos.

* ¿Compartimos con los pobres de manera parecida a como Jesús comparte con nosotros?

* Las Misioneras de la Caridad están firmemente convencidas de que cada vez que ofrecemos ayuda a los pobres es a Cristo a quien realmente proporcionamos ayuda.

* Cuando un pobre muere de hambre, no es porque Dios se haya olvidado de él.
Sucede porque ni yo ni vosotros nos hemos preocupado de ofrecer a tal persona lo que necesitaba.
* Muy pobre es el país donde se tolera privar de la vida al niño no nacido: un niño creado a imagen de Dios, creado para vivir y para amar.
Su vida no está para ser destruida, sino para que viva, a pesar del egoísmo de quienes temen la carencia de medios para alimentar y educar a un hijo más.
* Cuando tocamos a un enfermo o a un necesitado estamos tocando el cuerpo doliente de Cristo.
* A veces los pobres pueden tener hambre de algo más que de pan.
Es muy posible que nuestros hijos, nuestro marido, nuestra esposa, no tengan hambre de pan, ni tengan necesidad de vestido y que no carezcan de habitación.
Pero ¿estamos igualmente convencidos de que ninguno de ellos se siente solo, abandonado, descuidado, desatendido, carente de cariño?
También eso es pobreza.
* Si en la luna hay pobres, allí iré yo.


* Hoy, como siempre, Cristo está en los pobres que no son amados, que carecen de empleo, de cuidados, que no tienen ropas ni hogar.
En esos pobres que se llegan a considerar un peso para la sociedad y el Estado.

Tomado del Libro: La Madre Teresa de Calcuta,
Vida y Meditaciones

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)