Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

viernes, 11 de marzo de 2011

Reflexiones: El Hombre y la Mujer

El hombre es la más elevada de las criaturas, la mujer, el más sublime de los ideales. El hombre es el cerebro, la mujer el corazón; el cerebro fabrica la luz, el corazón el amor; la luz fecunda, el amor resucita.

El hombre es fuerte por la razón, la mujer es invencible por las lágrimas; la razón convence, las lágrimas conmueven.

El hombre es capaz de todos los heroísmos, la mujer de todos los martirios, el heroísmo ennoblece, el martirio sublima.

El hombre es un código, la mujer es un sagrario, el código corrige, el evangelio perfecciona.

El hombre es un templo, la mujer es un santuario; ante el templo nos descubrimos, ante el santuario nos arrodillamos.

El hombre piensa, la mujer sueña; pensar es tener en el cráneo una larva, soñar es tener en la frente una aureola.

El hombre es un océano, la mujer es un lago; el océano tiene la perla que adorna, el lago, la poesía que deslumbra.

El hombre es el águila que vuelo, la mujer el ruiseñor que canta; volar es dominar el espacio, cantar es conquistar el alma.

En fin, el hombre está donde termina la tierra, la mujer donde comienza el cielo.
Anónimo

Un Nuevo Código para el Esposo

1. Demostrarás a tu esposa la misma cortesía que le demostraste el día de tu boda.

2. Le expresarás con palabras o con actitud, tu aprobación por la comida que te presente, pues la comida no llega a la mesa por sí sola.

3. Recordarás a tu esposa, consultándola sobres tus problemas, hablándole de tu trabajo.

4. Evitarás siempre la perversidad, observando la misma conducta que consideres razonable que observe tu esposa.

5. No alardearás sobre tus ingresos.

6. Recordarás los cumpleaños de tu esposa y de tus hijos.

7. Recordarás el aniversario de tu matrimonio.

8. No entablarás discusiones acaloradas con tu esposa, pues sabes bien que la mujer tiene siempre la última palabra.
Anónimo

Un Nuevo Código para la Esposa

1. No hablarás eternamente. Tu esposo tiene derecho a que lo escuches.

2. Prepararás amorosamente buena comida y mantendrás tu casa en orden.

3. No estorbarás a tu esposo en sus negocios.

4. No te divertirás divulgando murmuraciones infundadas sobre tus vecinos.

5. No alardearás de tu esposo ante otros hombres, sino que lo respetarás silenciosamente.

6. Cuando sea necesario censurarlo, lo harás inmediatamente y enseguida olvidarás.

7. Serás paciente con los defectos de tu esposo, exaltando de vez en cuando sus buenas cualidades.

8. No convertirás a tu esposo en un criado.
Anónimo

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)