Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

viernes, 11 de marzo de 2011

Narraciones

"La Espantosa Rumorosa"
Por : R M P

De los tramos de carreteras más peligrosos de la Nación en materia de accidentes, se encuentran en la fatídica carretera de "La Rumorosa" del Estado de Sonora. En días pasados, pasaron en la "Tele" un reportaje pavoroso, según el cual ocurren hasta más de 30 accidentes en un solo mes, particularmente por las noches, con pérdidas de muchas vidas y cuantiosas pérdidas materiales. En tales accidentes, el rescate de gente muerta y agonizante es muy fatigoso para los patrulleros de rescate, tanto de día como de noche.

Decía el Jefe de una patrulla: "Los rescates nocturnos son muy peligrosos para nosotros. En la noche tenemos qué bajar a muchos metros de profundidad vadeando voladeros y barrancas para poder llegar a donde yacen los carros destrozados y gente terriblemente ensangrentada y mutilada. Nosotros necesitamos ropas especiales y un reflector en el frente del casco, como los de los cazadores nocturnos, para rastrear a veces cadáveres que se quedan atorados entre las peñas y troncos de viejos árboles caídos. Es inexplicable el por qué los carros salen disparados al vacío profundo sin que sirvan de nada los contenedores y señales en estos tramos largos y peligrosos. Nosotros al descender por los desfiladeros, también corremos el riesgo de despeñarnos o lastimarnos por caídas sobre los picos de las rocas".

-Pero aparte de estos peligros hay otros no menos escalofriantes, -sigue diciendo el jefe de la patrulla socorrista- pues tenemos qué soportar los contactos sobrenaturales de muchos fantasmas que vagan por entre las peñas y por entre los muchos carros destrozados, hechos chatarra por ejemplo, dice: "vean lo que les voy a mostrar: -enseguida pone a funcionar UNAS VARAS MAGNÉTICAS que apuntan directamente donde está de pie un fantasma sobre unas peñas. Equipado tal vez con un lente Kirlian que lo enfoca en la dirección donde apuntan las varas, se ve la silueta difusa de un bulto en forma de mujer, y ésta como estática, sin moverse. Cuando nos encontramos cerca de estos fantasmas, sentimos mucho horror y mucho frío, pues parece ser que en unos metros a nuestro derredor baja considerablemente la temperatura.

Luego, se vió en la "tele" como volando por la carretera la sombra negra de otro fantasma, como la de un hombre. -Este fantasma -dice el jefe-, es muy conocido por nosotros. A veces se nos aparece muy cerquita y a veces se deja ver un poco más lejos. –Yo, -sigue diciendo nuestro guía- a veces les hablo diciéndoles: "Tú o ustedes, según el caso, ya están muertos, ya no pertenecen a este mundo. Ustedes son almas en pena que no encuentran la salida, están como prisioneras, rueguen a Dios que los libere de estos tormentos; y yo mismo y los que andamos en este trabajo, elevamos nuestros pedimentos a Dios, para que esas almas cautivas dejen de perturbar a los vivos, pues en las profundidades de estos peñascales, por todos lados se oyen quejidos, sollozos de mujer y a lo lejos se oyen gritos, silbidos y hasta gente como si anduviera peleando".

Algunos nos dicen que nosotros somos hombres de mucho valor; no creo digo yo, -dice el jefe. –Lo que pasa es que ya estamos acostumbrados a oír y ver noche por noche toda clase de manifestaciones de gente que perdió la vida en estos lugares.

De verdad que esos reportajes pavorosos nos causan miedo y nos hacen pensar que el mundo de los muertos es unos de los más grandes misterios que existen en el universo. ¿Pero por qué esos muertos persisten en no abandonar el lugar donde perecieron? He aquí el enigma, pues según el comportamiento de esos espíritus parece ser que muchos de ellos se tornan malos y renegados y perturban a los vivos para que fracasen. Es decir se vuelven casi espíritus malignos. En torno a estos fenómenos hay muchas opiniones. Unas de negación y otras de afirmación.


Sin embargo, ante tanta evidencia, creo yo que es de gran interés para todos conocer ciertas indicaciones para prevenir estos mortales accidentes. Naturalmente que estos consejos, son independientemente de las indicaciones de las autoridades como señales de peligros por proximidad de curvas, tramos de contención, señalamiento de velocidades, etc., que todos los operadores pueden ver. Se les indica hasta la saciedad, que el alcohol no se lleva con el volante y que nadie debe trasnocharse, porque puede quedarse dormido con el volante en las manos, etc. Muchos pueden decir: todos esos que se salen del carril, que chocan, etc., es porque van borrachos, porque imprimen gran velocidad a sus carros, o por alguna falla mecánica del vehículo.

Todo esto es posible; pero en todos los casos que ocurren en la Rumorosa, que son muchos, no se puede creer que todos los operadores se encuentren en mal estado físico. O en malas condiciones el carro por falta de mantenimiento. Entonces, ¿Cuáles pueden ser las causas de tanto accidente? Si nos adentramos un poco en las causas de los fenómenos paranormales, seguramente que podemos encontrar algunas premisas, e idear algunas fórmulas protectoras a fin de prevenir esos peligros. Vamos pues a intentar la explicación de esos casos, de acuerdo con las experiencias en ese campo.

Casi todos, alguna vez hemos sufrido los efectos paralizantes de UNA PESADILLA. Es horrible, queremos movernos y no podemos. Sentimos tiesas las quijadas, no podemos hablar. Algo se nos carga con un peso enorme y tiene más fuerzas que nosotros. Por fin nos liberamos, pero volvemos en sí temblorosos y a veces con mareos. Decimos entonces: "me cayó un muerto o bien, tal vez cené mucho o me encontraba nervioso", etc. Lo cierto es que efectivamente se trata de la cercanía a nosotros de un muerto y conste: un muerto tiene más fuerzas que un vivo, aunque este sea luchador o boxeador, por muchas fuerzas que tenga el vivo, el muerto lo paraliza.

Al respecto, conocí la versión de tres hombres muy fuertes que prestaban sus servicios como veladores nocturnos en los techos y afueras de la Fábrica "La Reforma" de este lugar, uno de ellos se llamaba Bruno Barrera, los otros dos ya no recuerdo sus nombres. A estos hombres los perturbaba un muerto que según eso venía espantando desde el año de 1913, pues había sido obrero en la anterior Fábrica La Reforma, el cual había muerto quemado y calcinado al quemarse totalmente la Fábrica de Hilados y Tejidos en aquel tiempo. El mismo muerto confesaba su triste fin, pero decía don Bruno que cuando se les cargaba, a veces a uno solo y a veces a los tres juntos y se agarraban y rodaban por el suelo, jadeantes y por más que rezaban los tres veladores, no se lo podían quitar de encima. Desde luego que este espanto no tenía lugar todos los días pero sí, con mucha frecuencia.

Los hombres de ciencia, los físicos han encontrado la existencia del MAGNETISMO como una fuerza que todo lo penetra y que toda persona humana se encuentra saturada de esa fuerza. Ello queda demostrado, gracias a la CÁMARA KIRLIAN inventada por los científicos rusos. Esa cámara capta en la fotografía EL AURA HUMANA y el Aura de los animales y de las plantas y las frutas. Según es el color de nuestra Aura, así seremos nosotros, tanto en grado de salud, como en nuestro avance espiritual.

Se ha llegado a clasificar ya los colores de nuestra Aura, la cual es de naturaleza magnética. Pues bien, tal parece que en el otro mundo existe otro tipo de magnetismo, mucho mas fuerte que el magnetismo terrestre. De manera que los muertos vienen de aquel otro mundo, SATURADOS DE ESE OTRO MAGNETISMO que neutraliza la fuerza del nuestro. Es entonces cuando casi perdemos nuestro control y nuestro espíritu se espanta al sentirse afectado por esa otra fuerza procedente de la otra dimensión donde se encuentran las almas en pena y que los exorcistas llaman LA DIMENSIÓN INTERMEDIA.

De manera que si esos espíritus errantes de la Rumorosa, que se encuentran en esa dimensión, tratan de acercarse a los operadores de los vehículos en marcha, para pedirles algo; o con la aviesa intención de causarles algún mal, pues es evidente que en ese otro mundo, como en el nuestro; ni todos son buenos ni todos son malos, pero que al sentir EL CONTACTO con ese otro magnetismo, los espíritus mas sensibles o mas débiles y sin protección alguna, se impresionan tanto, que pierden el control de su vehículo, precipitándose hasta el fondo de las barrancas, produciéndose en esa forma el trágico accidente.

Naturalmente, que la explicación anterior, es solo una simple teoría; más sea por lo que fuere, lo cierto es que esos peligros existen y que tal parece que las medidas de las autoridades para prevenir los accidentes, como que no bastan, entonces es preciso recurrir a otros medios para protegerse de esas fuerzas negativas de que están saturaos esos lugares. Para esto, se necesita conocer esos elementos y cómo servirse de ellos. Bueno, la fuente donde se encuentran esos elementos, están al alcance de nuestras manos y no son caros, puesto que los posee nuestra Santa Religión Cristiana y los consejos que nos dan los Padres Exorcistas.

Por ejemplo, como recomienda San Pablo: "Frente a cualquier peligro, poneos la Armadura del Señor, es decir encomendarnos a Nuestro Señor Jesucristo, vencedor del diablo y de los malos espíritus. Colocar por un lado del volante, cerca del operador un recipiente de vidrio blanco, conteniendo por lo menos un cuarto de litro de agua bendita y esparcir cerca del operador una pequeña porción de sal bendita. Esta estampa debe estar bendita. Se puede poner en el carro a manera de calcomanía. Algunas personas tienen la buena costumbre de que algún sacerdote bendiga sus carros; como también es muy bueno aprenderse alguna oración contra los demonios, por ejemplo la oración de San Miguel Arcángel que dice así:

SEÑOR SAN MIGUEL ARCANGEL, DEFIÉNDENOS EN LA LUCHA; SÉ NUESTRO AMPARA CONTRA LA ADVERSIDAD Y LAS ACECHANZAS DEL DEMONIO. QUE DIOS MANIFIESTE SOBRE EL SU PODER, ES NUESTRA HUMILDE SÚPLICA. Y TÚ, PRÍNCIPE DE LA MILICIA CELESTIAL, CON LA FUERZA QUE DIOS TE HA CONFERIDO, ARROJA AL INFIERNO A SATANÁS Y A LOS DEMÁS ESPÍRITUS MALIGNOS QUE VAGAN POR EL MUNDO PARA LA PERDICIÓN DE LAS ALMAS. AMÉN.

Todos los incrédulos y ateos, pueden reírse de estas fórmulas, pero no les hagamos caso. El poder de Dios y de sus sacramentales están sobre todas las cosas, pues como dije antes, aparte de las recomendaciones de las autoridades en materia de señales para la prevención de accidentes, nada nos cuesta protegernos con los recursos que la Iglesia y los Exorcistas nos ofrecen en forma casi gratuita, pues es cosa cierta que no hay otro antídoto que contrarreste a ese magnetismo paralizante de los muertos, que los recursos de naturaleza divina que nos ofrece el magisterio de nuestra Iglesia Cristiana. Todas las fuerzas malas, vengan de donde vengan, se estrellan, frente al poder de las fuerzas del bien.

Bueno lector amigo, si alguna vez, tienes necesidad de pasar con tu carro o en el autobús por la "Rumorosa" no dejes de encomendarte a Dios y a los santos protectores, en rogativa de alejar y repeler a ese magnetismo negativo que campea en esos lugares infectos, que los hacen casi malditos y que en sus aires se mezclan los gritos desesperados de muchas almas que no han podido encontrar la puerta de su liberación, así como los vahos o alientos de tanto espíritu blasfemo que murieron en todos esos lugares con la maldición en sus labios por su mala suerte. Hay otros muchos lugares semejantes a la Rumorosa, en mi próximo artículo, me voy a referir a dos casos no menos escalofriantes que se manifiestan en nuestras carreteras Yuriria-Salvatierra y Celaya-Salvatierra, a fin de protegernos al pasar por esos tramos peligrosos tanto de día como de noche.

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)