Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

viernes, 11 de marzo de 2011

Biografía

Blas Galindo
(1910-)
Compositor Clásico

Nació en el pueblo de San Gabriel, Jalisco, en 1910. San Gabriel es un pueblecito cercano a Apango, a sesenta kilómetros al oeste de Sayula, que oficialmente se llama Venustiano Carranza. Educado humildemente, en su adolescencia tuvo qué trabajar en una tienda de su pueblo, y en sus ratos de ocio, imitando a sus hermanas que tocaban mandolina y violín, empezó a rasguear en la guitarra, haciendo para sus amigos las melodías y letras de canciones que más tarde tocaban en las alegres serenatas o gallos. Esas experiencias desarrollaron el vigor y la hermosura en sus melodía y, sobre todo, como él mismo dice, "sirvió para que asimilara en mi niñez la música del mariachi, los corridos, las canciones románticas, las melodías de las danzas de los sonajeros y de las chirimías indígenas".

Y con el tiempo llegó a ser el músico mexicano que más ha buceado en los meandros del folklore musical de México, que utilizó los sones corrientes y populares para hacer música sinfónica. En su trozo sinfónico Sones del mariachi, universalmente aclamado, aprovecha los temas de La negra, El zopilote mojado, Los cuatro reales, etcétera. Y también pudo hacer canciones tan exquisitas como Madre Mía, Cuando muera…, sobre un texto náhuatl traducido al español, que resulta de una sensibilidad exquisita.

En 1931 dejó su pueblo y se trasladó a la ciudad de México, con el propósito de ingresar a la Escuela Nacional de Jurisprudencia, para seguir la carrera de abogado. Pero su paisano don Juan Santana, que lo recibió en la capital, lo llevó a conocer la ciudad, y aunque le enseñó en primer lugar la escuela de leyes, como era violinista de la Orquesta Sinfónica, lo llevó también a visitar el conservatorio, mostrándole las aulas de donde han salido los grandes músicos mexicanos. Y de pronto le dijo:

-La carrera de leyes que tanto te atrae, es muy cara: ¿por qué no te inscribes aquí? Mi hija te prestaría sus libros y podrías estudiar en la casa.

Blas Galindo no meditó mucho la respuesta, y se inscribió en el conservatorio. Empezó a estudiar música con ahínco, encontrando gran placer y facilidad al hacerlo. En el segundo año de estudios de estudios se convirtió en ayudante de sus compañeros, quienes le pagaban porque les repasara las lecciones, que aprendía antes que nadie. Además, copiaba música para ganarse algún dinero, y ello le sirvió para conocer música nueva y familiarizarse con las diversas escuelas y sus compositores. Una materia que le fascinó desde un principio, fue la de composición, armonía, contrapunto y formas, que estudió con Candelario Huizar, José Rolón y Carlos Chávez.

Durante año y medio trabajó como maestro rural en Mexe, del Valle del Mezquital, Estado de Hidalgo, y allí formó bandas de música con los indios otomíes, vecinos de los pueblos cercanos al plantel. De regreso a México, estudió composición otra vez con Carlos Chávez, y con sus condiscípulos Daniel Ayala, Pablo Moncayo y Salvador Contreras, formó el Grupo de los Cuatro, que se hizo famoso debido a que eran los mejores músicos de su generación. En unión de sus tres compañeros ofreció grandes conciertos, en los que ejecutaban sus propias obras musicales, bajo la dirección de Carlos Chávez.


En 1940, el maestro Chávez dirigió algunos conciertos de música mexicana en Nueva York, con motivo de la Exposición del Arte Mexicano, efectuada en el Museo de Arte Moderno; allí dio a conocer los Sones del Mariachi, de Galindo, y tanto gustaron, que más tarde los incluyó Leopoldo Stokowsky en uno de sus conciertos. En 1941, por recomendación del maestro Chávez, Galindo fue invitado para asistir al Festival Beekshire, que anualmente se celebra en Boston, la Atenas de los Estados Unidos, y en ese importante centro musical triunfó su música, y recibió el estímulo y las enseñanzas de músicos distinguidos, entre ellos del conocido Aarón Copland.

En el Festival de 1942 presentó su pieza para orquesta, titulada Arroyos, que gustó mucho, y el primer tiempo de una Sinfonía y sexteto. Ese mismo año fungió como maestro de música en las escuelas secundarias de México, y posteriormente se encargó de la cátedra de historia de la música en el Conservatorio Nacional, que recibía un grupo de postgraduados. Entusiasta de la música primitiva mexicana, así como de la folklórica, escribió canciones tan bellas como su Pajarillo corpulento, con letra de Guillermo Prieto, y su delicada Canción escolar, con texto de Alfonso del Río. La Orquesta Sinfónica de México estrenó más tarde, con bastante éxito, su obra Nocturno.

Fue nombrado director del Conservatorio Nacional de Música, tocándole estrenar el nuevo edificio del plantel, en las Lomas de Chapultepec. Para el Año de Chopin, Galindo fue invitado a Varsovia, para que representando a México tomara parte en el jurado del Concurso Internacional de Pianistas, al lado de los más eminentes músicos y pedagogos del mundo. Allí dio a conocer su música, alcanzando gran éxito con su Sones del mariachi y su Nocturno, y permaneció dos meses estudiando la música polaca, Blas Galindo ha triunfado en varios concursos internacionales, y el Congreso de Jalisco lo condecoró con la insignia José Clemente Orozco, nombrándolo hijo predilecto del Estado.

Su pueblo natal, San Gabriel, le confirió el mismo honor, llamándolo con toda razón hijo predilecto e insigne del lugar, y se hicieron festividades en su honor, por parte de las autoridades civiles y eclesiásticas, a las que el compositor asistió con su esposa e hijos. La banda de música de San Gabriel (la primera la fundó el propio Galindo), reorganizada con cuarenta elementos, amenizó los actos públicos, ejecutando música del homenajeado, y en sus melodías de corte indígena tomaron parte orquestas primitivas, con chirimías, tamborcillos y flautas de carrizo.

Tomado del Libro: "Músicos Mexicanos" de Hugo de Grial

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)