Editado el contenido de la revista "Por Amor al Arte" del Maestro Mario Carreño Godinez

viernes, 17 de diciembre de 2010

Poesias, Triptico desesperado

Quisiera abrir mi corazón,
que miraras su interior
que al darte mi bendición
yo te doy todo mi amor.
No tengo qué regalarte
tan solo mi bendición
si voy a felicitarte
será con mi corazón.

Cómo quisiera abrazarte
cada vez de tu cumpleaños
sin temor a lastimarte
a hacerte mucho daño.
Quinceañera, yo te digo
que comienzas a vivir
que el señor esté contigo
para que no te hagan sufrir.

Me dicen que soy un celoso,
que me voy a arrepentir,
yo digo que cauteloso
para enseñarte a vivir.

Escucha nuestros consejos
y nunca tú sufrirás
aunque nos mires ya viejos
un día nos recordarás.

La muñeca de tu madre,
la muñeca de verdad,
el orgullo de tu padre
que acabó mi soledad.

Recibe mi bendición
y también la de tu madre
con todo mi corazón
son las deseos de un padre.

Recuerdo tu llanto, cuando llorabas,
tu risa cuando reías,
a nuestro hogar alegrabas
hasta que te dormías.

Felicidades mi nena
mi muñequita adorada
tu nombre es Luz Elena
a quien fuiste encomendada.

Por nombre te pusimos LEAL
ojalá te haya gustado
Dios quiera que seas formal
y que olvides el pasado.

Antonio Pérez Peralta
Dedicada para mi hija
por sus 15 años

Tríptico Desesperado


Dedicado con afecto
a José Luis Victoria Gordillo

VIDA

¿Qué es la vida?
-No lo sé.
-¿Es amor?
-Puede ser,
Si eso es...
Te la di,
y al perderlo,
la perdí.

MUERTE

¿Qué es la muerte?
-No lo sé.
El perderte...
Puede ser
Muerto luego,
Entonces soy
De la vida
Yo reniego.

CONCLUSIÓN

Tener vida
sin tenerte
Yo no quiero
Quiero muerte
Muerte amiga
Quiero verte,
Pronto acude
Junto a mí.
S. V. G.

Reflexiones

Maravillas de El Espíritu Santo
(continuación)
¿Qué Obras hace el Espíritu Santo en las Personas?

 14°. ¿Qué condiciones se necesitaban para obtener los dones y gracias del Espíritu Santo?

      b)  LECTURA DE LA S. BIBLIA:

...Por eso que el rato más benéfico del día, después del que se dedica a la oración, es el que dedicamos con paz y humildad a leer una página del Libro Sagrado. Dejar un día sin leer algo de la S. Biblia es dejar pasar esas 24 horas sin sintonizar lo que el Espíritu Santo nos quiere comunicar.

     c)  EVITAR EL PECADO Y TRATAR DE VIVIR EN GRACIA DE DIOS:

San Pablo decía: Non contristéis al Espíritu Santo. ¿No sabéis que sois templos del Espíritu Santo? ¿Vais a profanar con el pecado el Templo del Gran Dios?

Cada vez que cometemos un pecado mortal echamos el Espíritu Divino de nuestra alma. ¿Y cómo pretendemos que Él obre maravillas en nosotros si le negamos hospedaje en nuestra alma?

Por eso el más grande enemigo de los dones del Espíritu Santo es el pecado mortal aceptado y no odiado.

Hay pecados inesperados, por sorpresa, por momentos de especial debilidad pero que luego se lloran, se odian, se confiesan, y se hace el propósito serio de no cometerlos más.

Éstos no impiden por largo tiempo la intervención del Espíritu Santo. Pero esos pecados aceptados tranquilamente, que el alma quiere excusar, que no se odian, y cuya ocasión de cometerlos no se evita, esos sí ponen un obstáculo casi irremediable para que el Santo Espíritu de Dios pueda llegar al alma y santificarla.

     d)  AGRADECERLE SUS BENEFICIOS

Muchos piensan demasiado en la obra del hombre y muy poco en la obra de Dios. Por ejemplo: reconocer los éxitos que nosotros u otras personas hemos obtenido en virtud, en apostolado, en promover obras en favor de los demás, es algo muy justo. Pero olvidar que es el Espíritu Santo quien nos ha concedido el poder hacer buenas obras, que es el Espíritu Santo quien nos ha inspirado y aconsejado lo bueno que debíamos hacer y quien nos ha hecho posible los éxitos que hemos obtenido: eso sí es ingratitud. Porque ni nosotros ni nadie somos virtuosos o tenemos éxito por nuestro esfuerzo. LO QUE OBTIENE ÉXITOS ES LA BENDICIÓN DE DIOS.

      e)  TENER UNA GRAN DEVOCIÓN A LA VIRGEN MARÍA

San Luis Montfort enseñaba (y con él muchos santos) que el gran secreto para que el Espíritu Santo venga a un alma es tener una verdadera devoción a la Santísima Virgen.

Cuenta el Evangelio que apenas María visitó a Isabel, ésta se sintió llena del Espíritu Santo. Y es que María en verdad un Templo donde moraba el Santo Espíritu de Dios.

Meditaciones de la Madre Teresa de Calcuta
MUJER

Siempre ten presente que la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los días se convierten en años...

Pero lo importante no cambian; tu fuerza y tu convicción no tienen edad.

Tu espíritu es el plumero de cualquier telaraña.

Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida.

Detrás de cada logro, hay otro desafío.

Mientras estés viva, siéntete viva.

Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.

No vivas de fotos amarillas...

Sigue aunque todos esperen que abandones.

No dejes que se oxide el acero que hay en ti.

Haz que, en vez de lástima, te tengan respeto.

Cuando por los años no puedas correr, trota.

Cuando no puedas trotar, camina.

Cuando no puedas caminar, usa el bastón.

¡Pero nunca te detengas!
DE TODOS MODOS

Si las personas son irrazonables, inconsecuentes y egoístas, ámalas de todos modos.

Si haces el bien, te acusarán de tener oscuros motivos egoístas, haz el bien de todos modos.

Si tienes éxito y te ganas falsos amigos y enemigos verdaderos, lucha de todos modos.

El bien que hagas hoy será olvidado mañana, haz el bien de todos modos.

La sinceridad y la franqueza te hacen vulnerable, sé sincero y franco de todos modos.

Lo que has tardado años en construir puede ser destruido en una noche, vuélvelo a construir de todos modos.

Alguien que necesita ayuda de verdad puede atrasarte si le ayudas, ayúdale de todos modos.

Da al mundo lo mejor que tienes y te golpearán a pesar de ello, da al mundo lo mejor que tienes de todos modos.

Dios conoce nuestras debilidades y nos ama de todos modos.

El fruto del silencio es la oración. El fruto de la oración es la fe. El fruto de la fe es el amor. El fruto del amor es el servicio. El fruto del servicio es la paz.

Tomado del Libro: La Madre Teresa de Calcuta, Vida y Meditaciones

Algo mio

La Vida es una Canción


Cuando te sientas
muy solo en la vida
sin fe y sin aliento,

Y cuando sientas
el alma abatida
por el sufrimiento,

Cuando no encuentres
ningún consuelo,
y que presientas
que ya se derrumba
tu ideal, y tu sueño.

Si no has tenido
la dicha de hallar
un amigo sincero,

Si no has logrado
el amor de tu vida
que limpie tu cielo,

Si en tu camino
lleno de espinas
no hay un lucero
que alumbre el sendero
por donde caminas.

Cuando en las cosas
aún más pequeñas
encuentres belleza,

Y que descubras
a cada momento
de Dios "la grandeza".

Cuando triunfante
te alces erguido,
y que compartas
con todos la dicha
de hallar el camino.

Canta, canta, canta
canta porque cantando se va el dolor.
Canta, canta, canta,
Canta porque cantando llega el amor.

Canta, canta, canta
canta para que el mundo escuche tu voz.
Canta, canta, canta,
Canta porque la vida es una canción.

Letra y Música de: Mario Carreño G.

Canción

Esto es México


Mocetón de Mosaicos chiquitos
Tepalcates de adornos en flor
con las grecas de los espejitos
como ampollas de barro en color.

Y en las Bardas como campanitas
Florecitas con fresca humedad
Gotas de agua como lagrimitas
que resbalan con tibia bondad.

En canastas carrizos trenzados
p'al mandado en placitas de sol
patiecito en ladrillos bruñidos
y en cantera fuentes tornazol

Estribillo
Que Chille y reviente

Son estampas del México lindo,
Son herencias de un México fiel,
con sarapes de orgullo vestido
con rebozos de china y crepé
Esto es México, esta es mi tierra,
y orgulloso he crecido con él,
esto es México y aunque no quiera
sus canciones me enchinan la piel.

Con canastos de flores se pintan
acuarelas de Chapultepec,
las chinampas de México cantan,
Xochimilco, Venecia con sed.

Jarros frescos del rico tepache,
Corpus Cristi por la catedral,
Garibaldi rincón del mariachi,
Bellas Artes, panal con vitral.

Entre prados, fuentes cantarinas,
frescas sombras que brindan amor,
en oasis de bancas dormidas
la alameda conserva el sabor

Estribillo
Que Chille y reviente

Son estampas del México lindo,
son herencias de un México fiel
con sarapes de orgullo vestido,
con rebozos de china y crepé.
¡Esto es México esta es mi tierra!
y orgulloso he crecido con él,
esto es México y aunque no quiera
sus canciones me enchinan la piel.

Final de Fiesta
Que Chille y reviente

¡Y esto es México, me sabe a México!
¡Cuando muera me entierran con él!

R. S. G. "El Viajero"

Cuento

El Trece


El Barrio de Santo Domingo es un relicario de tradiciones populares. Los pobres, los campesinos, los desesperados, los enfermos y los peregrinos escribieron su historia.

La Divina Infantita, la Niña Adorada, la Milagrosa, la Enemiga del Demonio y de los que lo siguen y San Nicolás de Bari, el intercesor de los enfermos, de los oprimidos y de los explotados, han acompañado en este humilde templo al Señor de la Misericordia, al que le lloran los arrepentidos, las pecadoras y los que obligadamente tienen que huir de la justicia terrenal.

Ahí abundaban los cirios de cera pura de abeja y los milagros de oro o de plata que tomaban la forma del órgano del cuerpo sanado gracias a Dios, por la intercesión de la Santísima Niña o de San Nicolás de Bari.

A un lado del templo hacía mucho tiempo se había instalado un hospitalillo para pobres, humilde y muy limitado, y en la parte posterior, que había sido una huerta de higueras, naranjos y chirimoyos, los pudientes de la ciudad tuvieron su cementerio particular.

Las fiestas de este barrio han sido siempre, además de concurridas, solemnes, estruendosas y musicales. Durante ellas se consumen juegos pirotécnicos de gran calidad y se escucha a conjuntos sobresalientes de música de viento, tal vez porque en el lugar viven los mejores cueteros de la región y porque los vecinos se organizan muy bien para solventar los gastos de las fiestas patronales.

Pues bien, hará unos treinta o cuarenta años, todavía antecedían a la fiesta un novenario y unas vísperas. Cada día del novenario, se rezaban el rosario y las preces correspondientes con el recinto religioso repleto de fieles, en su mayor parte mujeres. Malhaya la que faltase porque se le tildaba de "protestante", "blasfema" o "bruja" y se le relegaba de la comunidad.

El día de vísperas, a las ocho de la noche, el párroco, dos vicarios y un grupo de cantores entonaban en latín los salmos y oraciones del ritual religioso. A pesar de que, más allá de los "amenes", casi nadie entendía los textos que se cantaban o leían, los vecinos se congregaban con devoción y hacían suyas las alabanzas y peticiones de los sacerdotes.

En aquellos tiempos, el coro parroquial era imprescindible para el ritual religioso. Estaba formado por un maestro y un promedio de quince niños que con sus voces daban más solemnidad a la liturgia de las fiestas. Parecían inocentes criaturas que probablemente algún día llegarían a ser, primero Dios, sacerdotes o futbolistas, al menos eso decían.

Pues he aquí que una vez debían entonar las vísperas a la Divina Infantita a las ocho de la noche. Se les había dicho que estuvieran los trece comisionados a las siete y media y que fueran muy puntuales.

Para llegar al coro era inevitable atravesar el oscuro panteón. Uno de ellos, el mentado "La Bachicha", procuró llegar antes que los demás y se agazapó a un lado de la tumba que estaba junto a las gradas que daban al campanario.

Los cantorcillos llegaban en pequeños grupos de dos o tres y el supuesto difunto daba un fuerte tirón al pantalón del que más se le acercaba. No se imaginan la reacción de aquellos muchachos. Los que podían gritaban, otros simplemente corrían y, al llegar al coro, casi se desmayaban. Los más se daban cuenta, temblorosos, de que se habían hecho pipí o popó a causa del terror que habían sufrido.

La Bachicha" llevaba muy bien la cuenta: primero dos, luego tres, después cuatro, en seguida otros tres; sin duda le faltaba uno.

Con gran esfuerzo aguantaba la risa y le preparaba al último, además del jalón de pantalón, una corretiza y un terrorífico grito de espanto.

Repentinamente una mano pesada, empuñada, se dejó caer sobre su cabeza, siguió un varazo cruel sobre sus sentaderas y, despavorido, tomó el rumbo de sus compañeros.




Tras de él llegó el maestro y sólo le dijo: "La próxima vez que tenga que buscarte, lo haré a patadas".

"La Bachicha" era precisamente el número trece y también se hizo pipí, popó y pupú.

Sus compañeros lo consolaron mostrándole con insistencia su manita izquierda con los dedos doblados y la derecha con el dedo medio levantado y los demás encogidos, en señal de reproche y amenaza.

Tomado del Libro: "Del Río y Del Valle, Cuentos y otras Narraciones"
de Tarsicio Salgado Tovar

Libro

Vive tu Vida y Se un Genio


La Economía Usurpadora


El materialismo de ambos obliga a magnificar la economía injustamente, como el valor básico humano. El comunismo llega hasta a creer que ella constituye el motivo radical del movimiento histórico y de ella hace depender los otros valores superiores. No ha caído en la cuenta de la diferencia que existe entre ser causa y ser condición. La economía podrá ser acaso una condición para realizar con mayor comodidad la cultura, pero está muy lejos de ser la causa del espíritu. No es lógico pensar que una vez resuelto el problema económico automáticamente todo florecerá y los hombre se volverán geniales. No creo en el cuento de "buscad primero el reino de la economía y su justicia, que lo demás se os dará por añadidura,". Poco ganaremos con la prosperidad universal mientras haya hombres malos: envidiosos, intrigantes, iracundos, intemperantes, celosos, agresivos; la infelicidad seguirá imperando sobre la tierra.

Hay que establecer un régimen económico justo, pero no se espere de ello demasiado; es más efectivo componer el mundo desde arriba, desde la moral, que desde abajo, desde la economía; arreglando la moral, hasta la economía se compone, pues una de las normas morales exige la realización de la justicia social. En cambio, si se deja de lado la ética, ¿qué adelantaríamos con un régimen perfecto en su teoría económica, si el pueblo siguiera con sus vicios y los gobernantes fueran injustos, ambiciosos y crueles? Si en este cambio de estructura social que se avecina no ponemos la moralidad, en vez de la economía, como meta suprema, estaremos perdidos.

El Paraíso Comunista


Ciertamente, Marx supone que en la última etapa de la evolución, la del paraíso comunista, los hombres habrán renunciado a su egoísmo y seremos algo así como santos. Pero es una suposición gratuita. Además, para alcanzar tal nivel paradisíaco, hay que soportar antes la dictadura del proletariado, que mejor debiera llamarse la dictadura sobre el proletariado, cuya duración no está bien fijada y pudiera durar siglos, pues el paso al paraíso está condicionado por la mencionada renuncia a todo egoísmo. Oigan ustedes, si es hasta entonces cuando dejaremos la dictadura, tendremos para rato, hasta el Día del Juicio.

Psicológicamente, esta condición es imposible: en el hombre el interés propio es un instinto básico, y en la Historia apenas unos cuantos santos con esfuerzos inauditos han logrado medio sobreponerse a ese imperativo de la naturaleza. ¿Cómo esperar que una nación entera, o el mundo todo, sea de santos? El paraíso comunista no está al alcance del hombre. Me atrevo a afirmar que se nos hizo una promesa con dolo. El paraíso es el queso de la ratonera que no alcanzamos, pero sí nos cae encima el resorte estrangulador de la dictadura.

Ésta es la verdad: se promete comunismo y sólo se da despotismo de un grupo de políticos. Ya vemos que de hecho las naciones socialistas se han fijado con clavos en esa etapa; transcurren los decenios y ya ni se habla de transitar al comunismo; en lugar de empezar a abolir la fuerza del gobierno, cada vez se hacen más burocráticas. Creo que la meta verdadera es la dictadura. ¿No han sospechado ustedes si nos habrán engañado los teóricos y los líderes ambiciosos prometiéndonos el queso del paraíso, y por candidez nuestra, allá vamos de cabeza a la ratonera de la dictadura interminable?

Tomado del Libro: "Vive tu Vida y se un Genio"
de: Emma Godoy

Leyendas

Agárrate Juanito


Corría el año de 1927, los aguaceros de mayo fueron fuertes y continuos, siguieron en junio y así se fueron hasta muy entrado septiembre. El río aumentó su caudal y pronto se salió de su cauce normal. Los salvaterrenses se alarmaron; se había inundado Santo Domingo, en La Hacienda de Sánchez, el agua les llegaba a la rodilla a los peones que sacaban las cosas de la casa, para ponerlas a salvo. Se suspendió el servicio de tranvías, porque también había pasado lo mismo en San José del Carmen.

Los salvaterrenses fueron al Puente de Batanes a ver el río, el agua cubría todos los arcos y alcanzaba a entrar al piso por los agujeros que servían para el desagüe en la temporada de lluvias. La población acudía todos los días a cerciorarse de que el agua no se lo había llevado durante la noche.

Las autoridades municipales ordenaron para seguridad de la población, que desde las seis de la tarde y hasta el amanecer del otro día, nadie debía cruzar el puente, por lo que establecieron una guardia de gendarmería a las entradas del mismo.

Al anochecer todo era silencio y obscuridad, solo se oía el rugir del agua. Uno de los gendarmes le dijo a otro de sus compañeros: ¿No oyes unos niños que se están ahogando?, el compañero le contesto ¡Vamos a ver! Al llegar a medio puente y alumbrar con sus linternas, se percataron que no había nadie en el agua, las voces de los niños provenían del interior del puente, cada vez que la corriente lo azotaba, gritaban con fuerza: "¡Agárrate Juanito pa' que no nos lleve el agua!



Se cuenta que cuando el puente se empezó a construir en pleno mes de mayo de 1650, ya avanzada la obra llegó una avenida muy fuerte y derribó lo que llevaban construido. El arquitecto de la obra: Fray Andrés de San Miguel, desesperado pidió un consejo al diablo, éste le dijo que a la mezcla le agregara leche, y que en cada pilar enterrara un niño vivo dedicado a él. Así lo hizo, el puente aún está de pie.

Cuando el agua sube y las avenidas son fuertes, como en la inundación de 1958, dicen algunas gentes que oyeron gritar otra vez a los niños enterrados vivos. ¡Agárrate Juanito, pa' que no nos lleve el agua!

La Virgen, los Ladrones y la Mula


Nuestro templo parroquial, hoy Santuario Diocesano, se empezó a construir en el año de 1743, terminándose en 1808, a instancias de Dn. Fray Antonio de San Miguel, O.F.M. Obispo de Michoacán.

En su peregrinar, Ntra. Sra. de la Luz dio muestras de su grandeza por sus milagros y bendiciones que siempre ha derramado sobre los salvaterrenses, pero
también no ha estado exenta de los intentos de robo de sus pertenencias, por parte de ladrones y malhechores.



Recién fundada la ciudad, el párroco tuvo que hacer un llamado para que cesaran los robos de materiales para construcción, que se hablan generalizado En las iglesias los caminantes foráneos que visitaban la ciudad, se ponían cómodos en el suelo para dormir llevándose lo que estuviera a la mano, no faltando alguien que cargare hasta con el agua bendita.

Un año antes de la secularización del curato, en 1766, cuando la sagrada imagen estaba en su primera capilla, una noche un ladrón, un tal Aguirre trató de despojada de sus alhajas y su corona, cuando vio que el rostro y la cabeza de la imagen no se dejaban que se las quitara, sin lograr cometer el hurto. Al día siguiente Dn. Antonio de Estrada, Alcalde Ordinario logró que se aprehendiere al ladrón, ordenando se le diera muerte a garrote vil, mandando colgar el cadáver a la entrada del Puente de Batanes, para escarmiento de quien intentara cometer un robo de tal naturaleza.

La inclinación de cabeza de la imagen se debe; cuenta una tradición mencionada por Dn. Antonio José García, clérigo y vecino de esta ciudad, que en 1695 la imagen estaba en el Templo del Carmen, allí un ladrón le robó las alhajas que le regaló Doña Leonor Tamayo al mudarse a Valladolid. Después de cometer el hurto, el malhechor se fué a vender las joyas a esa ciudad, llegó a ofrecerlas precisamente a la casa de la Sra. Tamayo, quien las reconoció de inmediato. Pidió a su esposo Dn. Manuel Uribe que aprehendiera al ladrón, mientras confirmaba el robo en Salvatierra. El ladrón confesó que mientras despojaba a la imagen de sus alhajas, ésta había estado inmóvil, pero al tratar de despojar las del niño, la Virgen bajó la cabeza, esto le causó tanto pavor que salió huyendo a toda prisa.

Otra leyenda cuenta que cuando la sagrada imagen estaba en su primera capilla, en lo que hoy es el Santuario de Guadalupe, un ladrón penetró al templo y trató de despojarla de sus joyas, trepando por el altar hasta llegar a ella. Cuando estaba cometiendo su infame acción, una mula que pastaba en las afueras de la capilla, enredó una de sus patas en la cuerda que servía para tocar la campana. Al tratar de zafarse, jalaba la cuerda y ésta hacía sonar la campana. El ladrón temeroso de que la gente acudiera a ver qué pasaba, salió a toda prisa no logrando cometer su hurto.

La Última Semana Santa


Para el año de 1827 ya se había establecido en todo el país, los principios jurídicos, políticos y sociales de la Constitución de 1824, en Salvatierra se dejó sentir este nuevo orden. Era costumbre que el ilustre ayuntamiento participara en los actos religiosos, por lo que también era común que se les destinara un lugar especial en el templo, para presidir tales ceremonias.

La cuaresma del año de 1827, había transcurrido sin ninguna novedad como desde los tiempos de la colonia. Se celebraban los vía crucis por las calles de la ciudad, para lo cual, se utilizaban las cruces que tenían las fincas coloniales en la parte superior, donde formaban esquina. Para la víspera del jueves y viernes santos, los miembros del ayuntamiento estaban preocupados porque el maestro cortador no terminaba los uniformes del cuerpo de la milicia cívica, para que se presentaran en forma conveniente a las celebraciones religiosas.

El jueves santo por la tarde, a la hora de la homilía en la misa de la eucaristía, el párroco Pbro. Dn. Manuel Bermúdez, tronó contra los miembros del ilustre ayuntamiento diciéndoles: ¡Jesucristo, tú que derramaste tu sangre por los pecadores, estos mismos desconocidos profanan tu Santa Religión! ¡Estos libertinos que ahora están en tu santo templo como lobos carniceros procuran destruirla! ¡Estos que se precian de hombres sabios se juntan para profanar a tus ministros, pero tú descargarás el brazo de tu justicia sobre ellos!

Terminadas estas palabras se dirigió hacia las personas de los regidores, buscando a aquellos herejes y libertinos. No era para menos la furia del párroco, en ese año se había establecido en Salvatierra la logia masónica del rito Yorkino.



Leyendas Tomadas del Libro: "Leyendas, Cuentos y Narraciones de Salvatierra,
Recopilación" de Miguel Alejo López

Narraciones

De Católico a Testigo de Jehová


Por : R. M. P.


Como las sectas protestantes se han incrementado mucho en nuestra nación, muchos católicos se han creído de ellos y han abandonado su religión de sus antecesores. Uno se equivoca y piensa que fulano o sutano es católico, cuando ya no lo es; ahora es Evangélico, Mormón o Testigo de Jehová, etc. Eso me pasó con un viejo amigo mío, a quien llamaré Mariano González, por cierto muy fiel compañero en las lides sindicales de otros tiempos. Yo siempre lo había estimado y él a mi por consiguiente. Un día me lo encontré en el tianguis del día martes en la calle de Arteaga y luego de saludarnos me dijo:

"Mira Rodo, tú sabes que yo siempre te he estimado, por lo mismo yo quiero que tú no te vayas a condenar en el infierno. Yo desde hace tiempo te lo quería decir, pero hasta ahora aprovecho esta oportunidad en que nos estamos mirando". –Al oír esto me quedé muy sorprendido diciéndole: "Bueno, mi buen Mariano, pues yo tampoco deseo rostizarme en las llamas del infierno, pero dime: ¿Por qué me dices eso?" –Bueno amigo Rodo, es que yo ya no soy católico, ahora soy Testigo de Jehová. Ellos mediante sus enseñanzas me han indicado con la Biblia en la mano, todos los errores de la Iglesia Católica, desde el Papa hasta el último de sus sacerdotes. Razón por la cual la Iglesia Católica es falsa y todos los que la sustentan por nada del mundo se salvarán; pues todos, completamente todos son candidatos para ser torturados en el infierno, y yo buen amigo tuyo, te sugiero que te hagas Testigo de Jehová, nada te cuesta, yo te recomiendo con el Pastor y todos los hermanos, vieras qué bonitas asambleas. ¿Qué dices, aceptas?

-Amigo Mariano, ahora el compadecido eres tú, no yo, porque has tenido la desgracia de dejar el recto camino, para tomar otro, completamente equivocado. Pero bueno, todos somos libres para tomar lo que creemos mas conveniente. Sin embargo agradezco tu buena voluntad, pero debo decirte que yo soy un católico convencido y me he comprometido conmigo mismo A QUE PRIMERO MUERTO QUE CAMBIAR DE RELIGIÓN. No es fanatismo, ¿sabes por qué es? Porque gran parte de mi vida, la he empleado en investigar la verdad de la religión que me legaron mis padres, que es la católica y después de leer y meditar decenas de libros por eminentes filósofos, historiadores y teólogos, he llegado a la conclusión que la Religión Católica, Apostólica y Romana es la verdadera.

Aparte de muchas evidencias ciertas que avalan esos estudios, sin contar las investigaciones científicas de eminentes doctores y parapsicólogos que han realizado exhaustivos estudios sobre la inmortalidad del alma y el destino de ella en el Otro Mundo, u otra dimensión a donde todos llegaremos después de nuestra muerte. Pues nuestro espíritu o alma no muere; el cuerpo se desintegra, aunque este cuerpo físico también tiene su significado. Mira Mariano, ya en estas fechas lo que más me interesa es el conocimiento de la vida presente y su relación con la vida futura de nuestro espíritu, en ese misterioso "Más Allá" que poco comprendemos. Esos estudios y otros igualmente profundos, que tiene vinculación con la inmortalidad del alma como te he dicho, es lo que más me interesa en esta última etapa de mi existencia en este mundo.

-Está bien, -me dijo mi amigo, yo respeto tu forma de pensar, sin embargo, también a nosotros nos enseñan qué le sucede al hombre después de su muerte. Todo en base al Libro del Apocalipsis que trata del Juicio Final. Es decir, yo te puedo contestar las preguntas que quieras hacerme. -Está bien amigo Mariano, entonces dime según tus instructores, qué nos espera después de la muerte. –Bueno, -me respondió Mariano: -Eso se relaciona con el Juicio Final. –De acuerdo Mariano, pero empieza desde el principio para ir por orden. –Tienes razón amigo Rodo, -me respondió:

-Entonces, en pocas palabras te diré que: "Al morir el hombre, MUERE SU CUERPO Y MUERE TAMBIÉN SU ESPÍRITU. Estas dos entidades mueren juntitas, van a parar a la tumba, para resucitar el día del Juicio Final, para ser juzgados por Dios. Los buenos volarán al Cielo y los réprobos serán arrojados al infierno. Todo según la suerte que les toque. -Mira Mariano, tú ya me hiciste tronar, ¿Tú crees esa burrada?, pobres Testigos de Jehová... Parece que no tienen cerebro para pensar, pues, ¿Dónde tienen la cabeza? Esos Pastores deberían ilustrarlos como manda siquiera el sentido común y no embrutecerlos haciéndolos semejantes a los burros... Eso no está bien Mariano.

Mira Mariano: los hombres más eminentes en materias religiosas, todos ellos han reconocido QUE EL ALMA ES INMORTAL por ser de naturaleza divina. El espíritu o alma es inmortal, no es corruptible como el cuerpo físico. 500 años antes de Cristo, los filósofos griegos Sócrates, Platón y otros, enseñaban a su pueblo, que cada cual poseía un principio inmortal indestructible, por el cual el hombre se distinguía de los animales. Sabemos que el hombre al morir se aparta de la materia muerta, luego, siguiendo un proceso establecido por Dios, penetra a la otra Vida Futura, que es luz y felicidad y en ella se encuentra, mejor dicho, vienen a su encuentro sus seres queridos o los Santos de su devoción, quienes lo conducen ante el Señor, DONDE TENDRÁ LUGAR SU JUICIO PARTICULAR. Si no está del todo limpio, pasará una corta o larga temporada en el purgatorio.

Ya limpio, podrá entrar al reino del cielo donde lo estarán esperando los suyos para ser feliz por toda la eternidad. Tú me dirás que no hay pruebas, pues nada dice la Biblia de todo eso que tú me has dicho. Sí las hay, Mariano. Sin remontarnos muy allá, el primer caso que cita el Nuevo Testamento es el ocurrido al primer mártir del Cristianismo que lo fué San Esteban. En su agonía gritaba: "¡Veo los cielos abiertos! ¡Miren! Veo los cielos abiertos y al hijo del hombre a la derecha de Dios". Mientras lo apedreaban, Esteban oró, diciendo: "Señor Jesús, recibe mi espíritu", Hechos de los Apóstoles, Cap. 7-8, versículos 56-60 del Nuevo Testamento de la Biblia Católica. De modo que el cuerpo de San Esteban murió a pedradas, pero su espíritu fué recibido en el Cielo por Nuestro Señor Jesucristo.

Otro caso sumamente reciente, fué el ocurrido al Señor André Frossard, un buen escritor, periodista, pero muy ateo. A este señor se le ocurrió citar a un amigo suyo en el interior de una pequeña iglesia a manera de oratorio en el centro de París, para de ahí, irse juntos a la paseada. Al llegar el amigo, notó que su amigo miraba extasiado hacia lo alto en dirección a la cúpula de la iglesia. ¿Qué veía el Sr. Frossard? Pues, ¡casi nada! Vió el Cielo abierto y palpó las glorias de Dios en su Reino Celestial, al igual que San Esteban. Dice el Sr. Frossard: "quedé tan impresionado que en esos diez minutos que duró aquella visió no dormido y sin yo buscarla, me volví de inmediato un perfecto Católico, Apostólico y Romano, habiendo sido minutos antes un Ateo-Comunista".

Ver sus libros, son muy edificantes. Cristo predicaba diciendo a su pueblo: "Mi reino no es de muertos, sino de vivos". –Mira Mariano, te voy a citar un último ejemplo de que el alma no muere en ningún momento: -Después de la Resurrección del Señor, éste varias veces se les apareció a los apóstoles. En una de ellas, estando ellos reunidos en cierto lugar, el Señor se les apareció, pero esta vez se encontraba ausente el Apóstol Santo Tomás. Los apóstoles contaron a Tomás que el Señor había estado con ellos, pero Tomás no creyó. Sin embargo al día siguiente, estando todos reunidos, llegó el Señor; los saludó y pidió de comer. Comió con ellos, luego dirigiéndose a Tomás, le dijo: "Tócame, mete tu mano en mi costado. Estoy vivo". Tomás, maravillado dijo: "Perdón Señor por haber dudado". –Entonces el Señor dijo: "Dichosos los que creen sin haber visto". –Como dice San Pablo: "Si Cristo resucitó, es evidente que también nosotros resucitaremos como Él". –Con estas evidencias, dime Mariano, ¿Dónde queda la creencia de que muere el alma?

Mira Mariano, por favor escúchame; piensa en esto: nadie sabe cuándo será el día del Juicio Final, eso sólo Dios Padre lo sabe. Así respondió el Maestro Jesús, a una pregunta que le hicieron los discípulos a su Maestro. Entonces, el Juicio Final puede
suceder mañana, dentro de cien o mil años, dentro de un millón de años, o de miles de millones de años, o quizá nunca, pues nuestro Padre Dios puede cambiar de planes. Y tú amigo Mariano, vas a estar muerto toda esa eternidad sin tener casi ninguna esperanza de que tenga lugar. No Mariano, ni como teoría se puede aceptar ese concepto ilógico, pues no tiene base alguna, en ninguna filosofía ni teología ni históricamente. Si le damos crédito a la muerte total del hombre, ¿entonces para qué de la existencia de la gloria, del purgatorio y del infierno?

Mira Mariano, cómo tu sabes (a menos que ya no te acuerdes) Nuestra Religión Católica enseña que cuando el hombre muere, su espíritu se aparta del cuerpo y como es inmortal vuela a la presencia de Dios DONDE TIENE LUGAR UN JUICIO PARTICULAR, el cual será válido por toda la eternidad. Si amerita purificarse, pasa su alma una corta o larga temporada en el purgatorio. Ya limpia, de inmediato pasará al Santo Reino de Dios, donde se unirá son sus seres queridos para no separarse nunca más... Finalmente el día del Juicio Final, bajarán todas las almas del cielo, para fusionarse con sus cuerpos, que surgirán glorificados; regresando a su morada celeste para no volver jamás de los jamases a la tierra, pues irán a poblar LA NUEVA JERUSALÉN que estará en algún lugar en el mismo reino de Dios.

En cuanto a los que desde un principio se fueron al infierno, pues esos ya se "fregaron". Porque adondequiera que sea cambiado el infierno, para allá volarán juntamente con Satán y los suyos. En efecto, el infierno puede ser cambiado a los HOYOS NEGROS DE LA CABEZA DE CABALLO EN LA CONSTELACIÓN DE ORIÓN o bien a otra Galaxia, como a la Gran Nebulosa de Andrómeda de la Constelación de Casiopea, que dista 500 años luz de la tierra a esta distancia el infierno se pierde en las profundidades del espacio. ¿Cómo te parece el asunto amigo Mariano, ¿Verdad que todo esto es muy interesante?

-Pero amigo Rodo, tú ya me revolviste la Religión con la Ciencia y eso me desconcierta... –No tienes por qué asustarte. Si yo te digo que existe una evidencia en el sentido de que el espíritu, ya juzgado de Dios y si él te lo permite, puedes contemplar los Arcanos del Universo y viajar con la velocidad del pensamiento, de manera que tú en un abrir y cerrar de ojos, puedes volar de un planeta a otro, como lo hace el colibrí, cuando lo ves que anda chupando la miel de flor en flor. ¡Ah!, pero si tú estás muerto de cuerpo y espíritu, ¿Qué puedes estar mirando? –Nada, nada... pues estás muerto por los siglos de los siglos, Amén.

Así pues amigo Mariano, déjame en paz y como dice una canción: "Sigue feliz tu camino y que te vaya bien" –Oye, espera solo un momentito: yo creo que tienes mucha razón. En todo caso, nadie me obliga estar en esa Secta, soy libre y puedo pensar diferente... y se fué mi amigo casi sin despedirse de mi. Desde ese día no he vuelto a ver a mi amigo Mariano. Ojalá y haya cambiado su manera de pensar, para volver al redil, pues esa oveja andaba perdida, como muchas otras, que han dejado el recto camino, para tomar otro que solo los pueden conducir al error y a las tinieblas de un mal pensar. Pues como dice el Padre don Luis Butera: "CATÓLICO IGNORANTE, SEGURO PROTESTANTE". Y eso es, pues un católico que ha construido su fe en roca maciza, ninguna tormenta puede derribar su fe.

Cuánta razón tiene el Padre don Luis Butera. A diario vemos cómo muchos católicos se entregan como corderitos en brazos de las sectas que pululan por doquier. A veces yo me digo: "necesitamos UNO O VARIOS "ANANÍAS" que vengan al mundo a curar a tanto ciego que no pueden ver la luz de la verdad, lo cual es necesario que ese o esos Ananías, así como fué curado Saulo de Tarso (San Pablo), así que sean curados, no solamente los protestantes, también los Masones y los comunistas. A efecto que caigan al suelo las escamas de sus ojos que no los dejan ver la luz de ese otro mundo que ya vió San Esteban y otros grandes místicos que han percibido la luz de la divina verdad.

Bien dijo Nuestro Señor Jesucristo: "No teman a los que matan el cuerpo, sino a los que matan el alma". –Sí, hermanos míos en Cristo Jesús, no os dejéis colocar la venda que te dejarán ciego. Cuando sientas que el demonio te la quiere poner en tus ojos, ¡Arrójala! por allá lejos y di, con todas tus fuerzas ¡No!¡No! y No... Esta es una buena solución para que nos dejen en paz y no perturben el recto camino que llevamos como leales católicos de esta América que tanto ama la morenita del Tepeyac.

Celebrando el Bicentenario de la Independencia de México y Centenario de la Revolución


JUAN JOSÉ MARTÍNEZ
El Pípila
(1782-1863)
Héroe Insurgente


Nació el 3 de enero de 1782, en la casa número 90 de la calle del Terraplén, de San Miguel el Grande, Guanajuato, con el nombre de Juan José de los Reyes, siendo hijo de Pedro Martínez y María Rufina Amaro. Estudió en su ciudad natal, pero en su juventud entró a trabajar en las minas de Guanajuato, como barretero y después encargado de un grupo de barreteros, a los que manejaba como jefe inmediato. Fue compadre del intendente Riaño, de la Alhóndiga de Granaditas, y cuando llegó la insurrección de Independencia, con algunos de los mineros se enroló en las filas insurgentes, abandonando su trabajo y las comodidades logradas.

Los mineros lo habían apodado, desde muchacho, El Pípila, nombre que se le da en el Bajío al guajolote o pavo doméstico, quizá por las pecas que llenaban su rostro, dándole el aspecto punteado del plumaje de esas aves. Acompañó al ejército de Hidalgo, desde San Miguel el Grande, su pueblo natal, hasta Guanajuato, donde Riaño defendía la Alhóndiga o depósito de granos y semillas, después de que la ciudad había ya caído en manos de los insurgentes. Hidalgo se presentó en Guanajuato el 28 de septiembre de 1810, instando a Riaño para que rindiera la plaza. Este se negó a entregarla y, como dijimos, se hizo fuerte dentro de la Alhóndiga.

Todos los embates insurgentes contra ella iban resultando inútiles, hasta que Hidalgo y los jefes insurgentes opinaron que sólo podría tomarse la Alhóndiga si se quemaba su puerta principal, por la cual podrían colarse los asaltantes. Juan José Martínez arengaba a algunos soldados, cuando Hidalgo lo llamó y le habló de la necesidad de quemar la puerta. El Pípila dijo que él lo haría: se cubrió las espaldas con una losa, y tomando una tea encendida de las que usaban los mineros en los túneles, se dirigió a la puerta, entre una lluvia de balas, y le prendió fuego. La Alhóndiga pudo así ser tomada. El Pípila tomó parte en muchas acciones guerreras más y volvió luego a sus minas, viviendo una larga vida; pues murió el 25 de julio de 1863, en la ciudad de Allende, Guanajuato.




HERMANOS FLORES MAGÓN
(1872-1954)
Revolucionarios

Los hermanos Flores Magón nacieron todos en el Estado de Oaxaca: Jesús, el mayor, en San Simón, el 6 de enero de 1872; Ricardo, otro, en San Antonio Eloxochitlán, el 16 de septiembre de 1874 y Enrique, el menor, en Teotitlán del Camino, el 13 de abril de 1877. Sus padres fueron Teodoro Flores y Margarita Magón, aquel, un indio serrano azteca, proveniente de un olvidado reducto de guerreros mexica que fueron enviados antes de la conquista española para vigilar a los mixtecos, que habían sido sometidos por el imperio azteca; reducto que quedó olvidado durante siglos en la Sierra de Juárez, por los acontecimientos de la Conquista.

Don Teodoro era el jefe de esa tribu azteca, muy estimado por los suyos, que le llamaban "Tata". Dio a conocer a sus hijos las costumbres y tradiciones de su raza, haciendo hincapié en la comunidad de bienes del clan: "Entre nosotros —les decía—, todo es de todos. La tierra la trabajamos en común, y lo que producen los hombres hábiles, se distribuye entre todos, según las necesidades de cada familia". Estas enseñanzas fueron la base del pensamiento socialista de los Flores Magón, aun antes que el socialismo ganara en el mundo las batallas de otros pueblos, como Rusia.

Después de largos años de servir al país, don Teodoro obtuvo el grado de teniente coronel, dentro del ejército liberal. Llevó a sus indios serranos, oaxaqueños a pelear por don Benito Juárez, indio también y oaxaqueño, después de que peleara en 1847 contra los invasores yanquis. Y más tarde, al lado de Porfirio Díaz, también indio y oaxaqueño, luchó contra el imperio de Maximiliano, y a favor de las revoluciones porfiristas de La Noria y Tuxtepec; pero en 1910 no quiso ya seguir a Díaz, quien tenía presos a sus hijos, Jesús y Ricardo, y le propuso dejarlos libres, con tal que el viejo padre los convenciera de claudicar.

"Prefiero morir sin volver a ver a mis hijos _—contestó don Teodoro—; es más, prefiero verlos colgados de un árbol, antes que saber que se han retractado o arrepentido de lo que hayan hecho o dicho". Y con tal reciedumbre de espíritu y de ideas, poco después murió el viejo indio. Los hijos de él, los hermanos Flores Magón, venían participando en la oposición contra Díaz desde 1892. Jesús y Ricardo fueron internados por ello en la cárcel de Belén, por un mes, y al salir de la prisión fundaron el periódico de oposición El Demócrata, que llevó de nuevo a Jesús a la cárcel, por nueve meses, teniendo Ricardo que huir al extranjero.

El 7 de agosto de 1900, los hermanos Flores Magón fundaron otro periódico de oposición, Regeneración. Ricardo asistió como delegado a la Primera Convención de Clubes Liberales de San Luis Potosí, y cuando fué suprimido por el gobierno, el periódico Regeneración, sacó a luz El Hijo del Ahuizote, El Nieto del Ahuizote y El Biznieto del Ahuizote, cada uno de ellos que nacía cuando el anterior moría. Jesús, en 1902, manifestó a sus hermanos que se separaba del movimiento, ya que no tenía sangre de mártir; pero los otros dos siguieron en la lucha.

Los tres eran abogados y buenos escritores. En 1903 ordenó Porfirio Díaz al Tribunal Superior de Justicia, que prohibiese la publicación de cualquier escrito proveniente de los Flores Magón, bajo penas corporales y pecuniarias muy severas; entonces Ricardo y Enrique tuvieron que ausentarse del país, emigrando hacia los Estados Unidos de América. De nueva cuenta publicaron Regeneración, desde donde alentaron la Revolución. En San Luis, Missouri, dieron al Partido Liberal su programa y manifiesto, que serían las bases de la Constitución de 1917, de Carranza.

Al sobrevenir la revolución maderista, los Flores Magón trataron de fundar una república socialista, pero al fracasar en sus intentos, se separaron de todo movimiento. Ricardo fué asesinado, dentro de la prisión norteamericana de Leavenworth, donde fué preso, la noche del 20 de noviembre de 1922. Y Enrique murió en la ciudad de México, hasta el 28 de octubre de 1954, donde se había dedicado a su profesión y a escribir.

Rincon para niños

LA MARIPOSA Y EL CARACOL


Aunque te haya elevado la fortuna
desde el polvo a los cuernos de la luna,
si hablas, Fabio, al humilde con desprecio,
tanto como eres grande serás necio.
¡Qué!, ¿te irritas? ¿Te ofende mi lenguaje?
"No se habla de ese modo a un personaje."
Pues haz cuenta, señor, que no me oíste,
y escucha a un Caracol. Vaya de chiste.

En un bello jardín, cierta mañana,
se puso muy ufana
sobre la blanca rosa
una recién nacida Mariposa.
El sol resplandeciente
desde su claro oriente
los rayos esparcía;
ella, a su luz, las alas extendía,
sólo porque envidiasen sus colores
manchadas aves y pintadas flores.
Esta vana, preciada de belleza,
al volver la cabeza,
vió muy cerca de sí, sobre una rama,
a un pardo Caracol. La bella dama,
irritada, exclamó: "¿Cómo, grosero,
a mi lado te acercas? Jardinero,
¿De qué sirve que tengas con cuidado
el jardín cultivado,
y guarde tu desvelo
la rica fruta del rigor del hielo,
y los tiernos botones de las plantas,
si ensucia y come todo cuanto plantas
este vil Caracol de baja esfera?
o mátale al instante, o vaya fuera."
"Quien ahora te oyese,
si no te conociese,
respondió el Caracol, en mi conciencia,
que pudiera temblar en tu presencia.
Mas dime, miserable criatura,
que acabas de salir de la basura,
¿Puedes negar que aún no hace cuatro días
que gustosa solías
como humilde reptil andar conmigo,
y yo te hacía honor en ser tu amigo?
¿No es también evidente
que eres por línea recta descendente
de las orugas, pobres hilanderos,
que, mirándose en cueros,
de sus tripas hilaban y tejían
un fardo, en que en el invierno se metían,
como tú te has metido,
y aún no hace cuatro días que has salido?
Pues si éste fué tu origen y tu casa,
¿por qué tu ventolera se propasa
a despreciar a un Caracol honrado?

El que tiene de vidrio su tejado,
esto logra de bueno
con tirar las pedradas al ajeno.
F. M. S.

Leyenda

El General Calleja


La feroz hecatombe que hubo en Granaditas irritó al entonces General de Caballería Félix María Calleja del Rey, al punto de dictar disposiciones crueles y sanguinarias.

Una de ellas fué pasar el cuchillo a toda la población de Guanajuato, ya diezmada por las luchas de Independencia. En este episodio histórico intervino el célebre fraile José María de Jesús Belaunzarán.

Otro consistió en aprender en el acto mismo a todos los que estuvieren presentes en el lugar donde se encontrase el cadáver de un español y luego llevarlos a la horca que para ese fin había levantado en Plaza Mayor, o sea la Plaza de la Paz.

Tanta fué su sed de venganza, que para cumplimentar esta orden en el acto mandó que se erigieran más horcas como la mencionada, en cada una de las plazas de la ciudad, o sea en Mexiamora, el Ropero, La Compañía, San Diego, San Francisco, San Roque, el Baratillo, frente a Granaditas, San Fernando y una en cada uno de los minerales vecinos...

Cuanto carpintero se encontró en la ciudad fué ocupado en esta labor, con la idea de que en el menor tiempo posible fueran terminados todos esos instrumentos de tortura y muerte.

La primera parte de su orden se cumplió con la gente que se hallaba aprehendida en la Alhóndiga.

Nuestros lectores podrán imaginar cuál fué el resultado que siguió a tan inaudito y perverso mandato: las calles de la ciudad estuvieron desiertas por varios días. Sólo se veía el paso de las rondas vigilando a toda hora.

Francisco Gómez fué de los primeros capturados; luego siguieron multitud de personas que por la fuerza y a culatazos eran sacadas de sus propias casas, a donde se había ocultado. Por todas partes se oía el martilleo de los carpinteros ante la ausencia total de cualquier otro ruido, todos empeñados en levantar patíbulos.

Eso fué sencillamente inaudito. No sabemos de población alguna donde se mandara construir ese número de horcas, y todas al mismo tiempo para quitar la vida a sus habitantes, en el lugar donde fuera encontrado un cadáver español.

Pero así fué. Llegaban a la Plaza Mayor las víctimas custodiadas por piquetes de soldados; subían al improvisado cadalso que estaba en el centro y momentos después se escuchaban los ayes desgarradores de la gente indefensa que asistía al espectáculo.

En un día fueron ahorcadas 32 gentes del pueblo, sin más culpa que la de haber nacido en este suelo.

El cuadro que se ofrecía a la vista de quienes hasta sin querer lo contemplaron no tiene paralelo, ni con lo sucedido en Francia cuando los trágicos cuando los trágicos días de su Revolución.

Y durante todo el día siguiente se vieron más ejecuciones. La población, poseída del más hondo pavor, no osaba ya no digamos salir a las calles, ni siquiera asomarse por las rendijas de su ventana. Uno de estos días fueron sacrificados tres valientes jóvenes a los que se les arrebató la vida, en igual forma, pero en la horca de Granaditas, entre ellos don Casimiro Chowell, a la sazón administrador de la mina de Valenciana.

Tomado del Libro: "Leyendas de Guanajuato, Historia y Cultura"

Biografia

GABRIEL RUIZ
(1915 - )
Compositor Popular

Nació en la ciudad de Guadalajara, el año de 1915. A los cinco años de edad y en su ciudad nativa, empezó a tocar el piano, que le abrió las puertas del mundo musical. Y a los veinte años de edad, cuando cursaba el segundo año de medicina, abandonó esa carrera para iniciar la de concertista de piano. Becario por la Secretaría de Educación Pública, que admiró su dedicación y facultades, ingresó en el Conservatorio Nacional de la ciudad de México y después de concluir allí su carrera musical, durante tres años fue profesor del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Empezó a componer desde que se encontraba estudiando, y en 1935 dio una audición de piano en la radioemisora XEW, presentando sus composiciones: Un día soñé, Entre tú y yo, Buenas noches, mi amor y otras, que se popularizaron bien pronto. Desde entonces, periódicamente fue presentando series de canciones suyas por los micrófonos de la radiodifusora, interpretadas por Gloria Luz y José Luis Caballero. No menos de trescientas canciones llegó a producir en esa forma, siendo el año de 1950 en el que ganó mayores regalías por sus composiciones, ya que ascendieron aquéllas a la suma de un cuarto de millón de pesos.

Su primera grabación en discos fue con su canción Amor, amor, que poco después fue grabada en más de diez idiomas; su segunda grabación fue la de su canción Mar, que se hizo en cuatro idiomas. En 1949 compuso La parranda, que fué muy popular en Estados Unidos. Entre sus más populares canciones, se cuentan: Desesperadamente, La cita, Un minuto, Condición y Usted. Las letras de sus canciones son de Ricardo López Méndez, José Antonio Zorrilla, el Chamaco Sandoval y Gabriel Luna de la Fuente. En 1945 hizo la música de la película titulada Mexicana, en Hollywood. Luego fué a París, donde estudió música durante dos años.

Celebraciones

LAS POSADAS


En Estados Unidos y América Latina, la Navidad se festeja gracias a una heterodoxa combinación de elementos del ritual europeo. En cambio, en México se hacen las "posadas", recordando la peregrinación de nueve días de María y José antes de encontrar un establo dónde poder dar a luz. Las posadas son fiestas tradicionales que se celebran en México desde hace 400 años, pero su origen aún es más remoto, pues se reconoce que esta tradición la practicaban nuestros antiguos mexicanos que celebraban las fiestas de honor a Huitzilopochtli, Dios de la Guerra. Durante 20 días, que se iniciaban el 6 de diciembre y terminaban el 26 del mismo mes, se hacían solemnes fiestas, entres las que destacaban la del 24 de diciembre y la del 25 en donde se obsequiaba a los invitados una suculenta comida, y unas estatuas pequeñas.




Los misioneros aprovecharon la coincidencia de las fechas e introdujeron la celebración del nacimiento de Cristo, el hijo de Dios, en lugar del llamado Huitzilopochtli. En lugar de celebrar los días de las fiestas prehispánicas introdujeron el novenario de José María, utilizaban para esto la representación del peregrinar de José y María de Nazareth a Belén, en la cual hacían la petición del abrigo y calor humano para el alumbramiento del Niño Dios, lo que incorporó la tradición de pasear a los santos peregrinos. Se reconoce que en el pueblo de San Agustín de Acolman se originó la práctica de las posadas y las misas llamadas aguinaldo, que se llevaban a cabo en los atrios de las iglesias. De los atrios y patios de iglesias y conventos, pasaron las posadas a los barrios y vecindades en donde se añadió el famoso ponche, la bebida típica hecha a base de tecojote, caña, canela, pasas, guayabas y manzanas.

Las que en un principio fueron celebraciones religiosas, se convirtieron en fiestas familiares y caseras. Al paso del tiempo se hicieron costumbres de la vida familiar mexicana, en donde los vecinos participan en la compra de frutas, dulces, piñatas y adornos como farolitos de papel. De repente, con estos sencillos elementos sigue la quiebra de las piñatas, en donde los gritos, aplausos y cánticos se velan por las luces de bengala, cohetes, buscapiés y silbatos. Todo se conjuga y se crean las nueve fiestas más sentidas y fascinantes de nuestro México mágico.


LA CENA DE NAVIDAD


Entre el 4 y 25 de diciembre de cada año, alrededor de 1,000 millones de personas –ese tercio de la humanidad que responde a la cultura cristiana- se reúne en torno a la mesa navideña. Ante sus ojos el pavo navideño –esa sustitución del cordero pascual de las fiestas judías- preside el festín en cualquier mesa bien instalada. Hay qué recordar que las fiestas de navidad de occidente tienen mucho de una gran comilona, a la cual están invitados los familiares y amigos más cercanos. Es quizás la única oportunidad que tienen las familias de estar cerca, a pesar de que muchos de sus integrantes viven lejos. De hecho, la cena de navidad es un reencuentro con la intimidad familiar, desgranada a lo largo de todo un año.

La cena navideña se empezó a celebrar en Europa como signo de la abundancia que Cristo trajo. Se invita gozarla después de la misa de gallo pues se estimula la reunió y la reflexión familiar en torno a Dios. En la actualidad la cena de navidad se ha enriquecido grandemente, pues todos los componentes que la integran han sido sabiamente manejados por nuestras mujeres dándoles un exquisito toque mexicano. Esto quiere decir, que en la gran mesa de navidad nos encontramos con platillos que heredamos de nuestros antepasados indígenas, mientras que otros platillos fueron creados por las barrocas manos de las mujeres de la Colonia y finalmente compartimos platillos españoles y de otras partes del mundo. De esta forma, alrededor de la cena más íntima del año, nuestras familias degustan romeritos en revoltijo, bacalao a la vizcaína, pavo horneado, guajolote en mole, ensalada de betabel, pierna de cerdo, capirotada, pastel y ponche navideño.




De todos los platillos exquisitos, destaca sin duda, el pavo. ¿Quién podría concebir la celebración de la Nochebuena si el pavo tradicional? El pavo, guajolote, cócono, guilo o Meleagris mexicano, como se le conoce científico, se debe a México; pues antes de Cortés, el mundo ignoraba la existencia de esta ave cuya carne proporciona un manjar fantástico. La humanidad conoció por primera vez de la existencia de esta ave en 1517, al ser capturado un ejemplar por Fernando de Córdoba en la Península de Yucatán. Y tras sólo tres años más tarde, los primeros guajolotes llegaron a Europa, en donde rápidamente se les reconoció por su excelente carne. Desde entonces, el pavo ingresó a la alimentación humana y años más tarde, ocupó un lugar fundamental en la gastronomía navideña.


LA NAVIDAD EN MÉXICO


La Navidad es la fiesta más vieja del mundo cristiano y cada año va tomando más arraigo en los hogares y mayor auge y esplendor en todos los países, al grado de que casi es una fiesta universal, aún en los pueblos no cristianos. Sin embargo, en cada país cobra notorias diferencias de acuerdo a la propia personalidad de sus habitantes. Podemos aceptar que las fiestas son la expresión de un pueblo, de ahí la gran importancia de conocerlas para conocernos y valorarnos a si mismos. Como sucede frecuentemente, las fiestas generalmente se realizan sin conocer sus razones de ser, por lo que en este texto hemos prestado mucha atención al origen de nuestras tradiciones mexicanas.





Se reconoce que en los primeros tiempos de la iglesia no era celebrada la Navidad, y no fué sino hasta el año 300 d.C., que la Iglesia Latina comenzó a conmemorar el nacimiento de Cristo. Sin embargo, en todos los países donde tradicionalmente se festeja la Navidad, las costumbres inventan interesantes variaciones, todas ellas divertidas y jubilosas. De esta forma, conocemos que los holandeses hacen una verdadera ceremonia de los regalos navideños y los niños de estos europeos sueñan ilusionados con la procesión que encabeza Sinter Claus (Santa Claus) en un caballo mitológico llamado Peter. Los niños holandeses dejan en las ventanas de sus casas sus zapatos cargados de zanahorias y paja para los caballos de estos mitológicos personajes, quienes en genuino agradecimiento los cambian por sendos regalos. En cambio, en Noruega los niños suelen colocar un árbol de Navidad para los pájaros, el cual es decorado con semillas amarradas, mientras que dentro de sus casas cuentan con el Árbol que recibe los grandes regalos de un simpático duendecillo llamado Julenisse, que es representado con rasgos afilados, pequeño de talla y vestido con prendas rojas.

En cuanto a nuestro mágico país, la festividad de la Navidad es increíblemente rica, pues está adornada por los nacimientos, el árbol de Navidad y su espectacular decoración, las posadas, los villancicos, la codiciada colación y la sabrosísima cena de navidad. El acontecimiento central de las celebraciones navideñas parte con la puesta del nacimiento, el cual es un rito característico de los países de formación católica. Su origen se remonta al ascético San Francisco de Asís, fundador de la orden franciscana, quien entre los años 1200 y 1226 reprodujo en vivo el misterio del nacimiento de Jesús. La idea de reproducir el nacimiento se popularizó rápidamente en el mundo cristiano, utilizando figurillas de barro y madera. El árbol de Navidad, en cambio es un invento protestante. La tradición se le atribuye a Lutero, quien conmovido por la postración de una de sus sobrinas, le llevó hasta su habitación una rama de pino con nieve, para que la niña no se sintiera tan aislada de la naturaleza. Luego aparecieron los regalos como ritual navideño, y la rama de pino se sustituyó por el frondoso árbol de navidad, el cual se cubrió magistralmente con figuras, luces y esferas.

Poesias: Navidad, Niño chiquito


Navidad


Un año más que se va de mi vida,
un año más que nunca volverá,
con él se van esperanzas perdidas
y tristes desengaños que me hicieron llorar.

Pero no me quedo sola, El Señor me acompaña,
a glorioso pesebre pronto habrá de llegar,
yo lo espero con ansia, Él reanima mi vida,
a sufrir con paciencia, mientras llega
el final.

I. S. J.

Niñito Chiquito


Venturoso, pequeño que espera mi corazón
llega a este lugar para darte adoración.

Llénalo con tu dulce melodía
que llega santamente,
quédate y cuaja de alegría
que me llene de ti eternamente.

Y tu perfume santo,
llene mi ser de tu ternura,
envía tu manto blanco
que envuelva nuestras almas
solo en una.

Venturoso pequeño.

Que yo espero.

I. S. J.

Poesia: La Flor de la vida

Pobrecita flor, ¡Ay! pobrecita
ahora luces fresca y lozana
pero para el día de mañana
tan solo serás flor marchita.

Tu perfume y tu hermosura
te han hecho ser vanidosa
hoy día luces linda, hermosa
pero mañana serás basura.

Hoy te visita un lindo colibrí
y te galantea con sus cantos
pero al fugarse tus encantos
ya no se acordará más de ti.

La abeja hasta te jura amor
y te promete ser la más fiel
pero al terminarse tu miel
de seguro volará a otra flor.



Hoy eres lindo objeto de lujo
por tu aroma y esplendores,
pero al morir vida y colores
también morirá tu embrujo.

Con tu frescura y fragancia
aromatizas a todo el jardín
pero al llegar éstas a su fin
ya no tendrás tu elegancia.

El sol tus colores hace lucir
y te da vida, calor y alegría
pero al llegar al final el día
la noche fría te hará morir.

Tu belleza física se termina
porque es tan solo temporal
cultiva tu belleza espiritual
la que sí es eterna y divina.

R. R. E.

Poesias: Ni el paso de los años, Muchachillo

Ni el Paso de los Años


Tú dejaste en mi vida un sentimiento
que el paso de los años no ha borrado,
y fuiste para mí lo más amado,
me llenaste de dicha y de contento.

Fuiste mi gran amor y lo confieso,
no me sentía feliz fuera de ti
y aunque te amaba con exceso
un día cambió mi vida y te perdí.

Por raras circunstancias de la vida
que a veces nos maneja a su antojo,
me despedí de ti y entristecida,
las lágrimas brotaron de tus ojos.

Yo amaba tu sonrisa y tus delicias
y al mirar tu carita angelical,
no comparo con nada tus caricias.
ni con las ricas mieles de un panal.

Te fuiste corazón, y el sentimiento
de aquel gran amor que un día nos dimos,
jamás se borrará, ni con el tiempo;
allá en la eternidad, volverá a unirnos.

J. E. R. B.

Muchachillo


Corre muchachillo corre,
corre tras ese balón,
hoy estás muy pequeñito;
corre tras esa ilusión.

Agiliza tus piernitas
no te vayas a caer,
pero dale, dale y dale,
y un gol lograrás meter.

Vas creciendo muy aprisa
algún día serás mayor,
y tus recuerdos de niño
guardará tu corazón.

Pero mientras eso llega
sigue feliz correteando,
has de tu vida un deporte
y siempre saldrás ganando.

Que la vida no te espante,
y aunque encuentres muchas trabas,
nunca les temas chiquillo
y tú sigue dando y dando,
como cuando eras pequeño,
y con tu esfuerzo y trabajo
harás un Gran Gol, muchacho,
pues ya estarás realizado
en la vida habrás triunfado.

J. E. R. B.

Poesia: Mi desierto

Soy un pobre desierto sin tu gracia.

Soy un pobre desierto desolado.

Soy desierto, muy desierto
en mi desierto corazón ingrato.

Me obstiné en ser arenas infecundas
al negar mi ternura a mis hermanos.

Por negarle, Jesús, un sorbo de agua
mucha sed me devora todo el año.

Huye, huye de mí la santa lluvia
como si llover fuera pecado.

Por no darte, Jesús mi compañía
cuando por el desierto ibas pasando,
crece en mi corazón la soledad
del abandono y del espanto.

Yo te negué, Jesús, los buenos días
y ahora justamente voy gritando
mi soledad inmensamente sola
por mis caminos solitarios...

Oh monstruo de mi soledad y de mi espanto,
¿Cuándo terminarás? ¿Cuándo
tendrás la gracia del rocío
que lave tu océano de pecado?

Oigo latir tu corazón en mis arenas.

Escucho lentamente la huella de tus pasos.

Toma mi mano, amigo, dices.

Lavo tus pies sedientos y descalzos...

¡Ya me diste tu gracia, oh buen Jesús!

Tu gracia me convierte en océano;

¡Ya no soy un desierto,
soy las aguas fecundas del Atlántico!

¡Arrullo mil estrellas en mi seno,
mezo con suavidad los barcos

y guardo en mi sonrisa de violetas
la gracia y la ternura interminables
de las huellas divinas de tus pasos!

R. A. M.

Poesia: Mi noche (continuacion)

tras la oveja perdida,
con la esperanza
de volver con ella
sobre los hombros
como Tú, Buen Pastor.

Me alegra pensar que muchas veces dije,
que muchas veces te pedí:
"Quiero ser como Tú
otro crucificado";
pero ¡que locura!
después de mis fatigas
empiezo a sentir los espejismos...

Presiento que a pesar de todo
llegué a la cúspide
de esta cadena de montañas,
pero la noche continúa
sin el gozo del titilar
de una estrella en el firmamento.
Sólo con el consuelo de la
música del aire, del grillo
y de los gallos que se oyen
todavía muy lejos.

Me dormí,
no supe si transcurrieron muchas horas,
cuando de pronto me levanté;
di torpemente unos cuantos pasos...
la vida es siempre
un misterio en la obscuridad de mi noche.
Me topé con el dintel
de una puerta,
toqué, mas nadie abrió;
la empujé débilmente,
ya no tenía fuerzas.

Y se operó el milagro
en aquella parte de la montaña;
la aurora empezaba
a iluminar el horizonte
pregonera del sol naciente;
dentro de unos momentos
encontraría al sol
y, detrás de él, a mi Dios y mi todo.

En toda noche oscura
Dios está siempre con nosotros;
pero para darnos nuevas experiencias
el Señor se esconde,
recordemos que el Señor está
del otro lado de la puerta;
basta abrirla con fuerte
acto de fe
para luego estrecharlo sin dejarlo ir,
repetirle con la esposa
de los cantares:
"Bésame con el beso de su boca..."
Eres justicia,
también eres perdón;
eres justicia
también gracia, misericordia,
amor...

Sigue
mi alma, destruída y desolada,
arrastrándose
en la playa azul y transparente
de mi aurora.

Sueño
en la mano amiga que me ayudará
mañana,
en la barquilla misteriosa
del amanecer
que llegará a mi orilla.

Agonía.
Sufro delirios,
quimeras,
me muero,
¡Señor, misericordia!

Dibujé
una cruz en la arena,
caí
desvaneciéndome en ella.
Ilusiones.
Mi verdad.

Luego,
se borró aquella cruz,
desapareció aquel hombre oscuro
entre las aguas azules y transparentes
de mi aurora.

Este,
fué mi sueño
de ayer,
esta fué mi pesadilla,
mi agonía.

del Padre
Salvador Rivera O.C.D.
tomado del libro:
"El Sonido de un Silencio Ligero"

Poesia: Mi noche

“¿Adónde te escondiste,
Amado, y me dejaste con gemido?
como el ciervo huiste
habiéndome herido;
salí tras Ti clamando,
y eras ido”.

Y bajé la montaña
y me perdí en la montaña,
y bajé hasta el arroyo
y ahí me encontré con la noche.
Cansado pude acostarme
al murmullo del agua
y dormir bajo un cielo sin estrellas...

Siento que han pasado muchas horas
he continuado hacia abajo
por donde corre el arroyo,
tropezándome
sangrándome los pies y las rodillas,
alguna vez la cara...
y la noche continúa
con la obscuridad de una cueva
sin fondo y salida.

Gritaba casi desesperadamente
y gritaba porque mi corazón me decía
que Tú escuchabas...
Pero, sólo oía mi eco,
mi sollozo, mi tristeza...

Y continúa la noche
como un eclipse solar eterno.
Pero en medio de mis lágrimas
no dejaré de sonreír,
porque tengo la esperanza de encontrarte.

En el bosque que no es de cedros,
ni de pinos, ni de táscates
sino de abrojos, cactus y cardos,
todo un breñal;
todos obstruyéndome el camino
en el que te busco.
en medio de casi una angustia
desesperada e irresistible...

¿Adónde te escondiste, Amado?
¿No ves mis pies desgarrados
por los guijarros del camino?
¿No ves todo mi cuerpo herido
en esta noche sin consuelos,
de consuelos que no quiero,
si no son los tuyos?
¿Cómo quieres que te llame
para que vuelvas a ser
una chispa en medio de mi oscuridad;
rescoldo encontrado en el camino;
un ocote encendido y abandonado
en la miseria de mi destierro;
una antorcha que anuncia
la entrada a un pueblo chico;
fuego y calor en el hogar?
por fin, una aurora,
anuncio de mil colores
que me diga que estás por llegar,
Tú, mi sol,
mi fuego, mi roca, mi fortaleza,
mi sostén, mi vida...

Tú sabes que si esta noche se alarga,
una ausencia tuya,
me moriré más pronto.
Tú fuiste el que me ayudaste
a llegar a evangelizar
a aquellos pueblos que estaban detrás
de las montañas azules.

Antes pude cantar:
“Colina azul”
donde te encontré
y me enamoré
y fui feliz.
Pero, ¿Cuándo terminará esta noche
de soledad, de insomnio, de tristeza,
y de esperanza?
-Hasta poseerte plenamente-
o famélico dejarme tumbado en cualquier
parte de la montaña;
o seguir por el camino solamente
porque lleva hacia arriba;
pero, sobre todo,
porque Tú puedes hacerte
encontradizo en cualquier parte.

¿Cuándo podré cantar:
“¡Oh noche que juntaste
Amado con amada,
amada en el Amado transformada...!”

Quiero ser como Tú
otro crucificado;
tener los brazos abiertos
para recibirlos a todos:
a los débiles, a los pobres,
a los desamparados de la vida,
a los enfermos...
Quiero tener como Tú las manos clavadas,
para no dejar de hacer el bien;
los pies destrozados,
para no dejar de caminar
Siguiente

jueves, 16 de diciembre de 2010

Poesia: Leal

Como hubiera querido
el tiempo poder detener
y lejos no haberme ido
para mirarte crecer.

Y en mis brazos arrullarte
hasta que te durmieras
y en tus primeros pasos cuidarte
para que no te cayeras.

Pero el tiempo no perdona
y transcurre sin sentir
la edad que nos abandona
y sin ningún porvenir.

La niñez atrás has dejado,
las muñecas en el juguetero,
tu ropa de niña ha quedado
ahí en el viejo ropero.

De niña a la adolescencia,
la edad de las inquietudes
será una nueva experiencia
aprender de sus virtudes.

Cómo quisiera gritarte
que tú eres mi gran orgullo
y en tu camino cuidarte
cual mariposa al capullo.

Ser rico quisiera ser
para que tú me creyeras
gran fiesta poderte hacer
en tus quince primaveras.

Y Festejarte en tu día,
y cumplirte tu ilusión,
qué triste melancolia
invade mi corazón.

Por causa de mi pobreza
no te lo puedo cumplir,
me invade una cruel tristeza
que no me deja vivir.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Las Anímas del Purgatorio y María Simma

Por: Rodolfo Mújica Pérez

En estos tiempos modernos, afirmar que existe el Purgatorio, es exponerse a que la nueva generación me diga: "Pero señor Mújica, ¿En qué milenio se encuentra usted? ¡Por favor no nos haga reír! Está usted palpando las maravillas de la tecnología de punta y usted viene a remover supersticiones del medioevo" -Yo respondo:- Bueno, ustedes me están hablando de nuestra ciencia terrena, y yo les voy a hablar de la otra ciencia, la que se gesta en otro mundo que para nosotros los encarnados no vemos ni tocamos y por eso ponen en tela de duda la existencia del santo purgatorio. Lo que pasa es que muchísimas personas de la "new age" casi carecen de una formación maciza, amplia y profunda de esa religión católica de que nos hablan sus más ilustres pensadores, que se les llama místicos.
Por otra parte, en estos tiempos en que estamos, se han recogido evidencias y testimonios de la existencia de ese lugar llamado Purgatorio. Lo que nos hace pensar que ese lugar de expiación no es un mito, sino cosa cierta, tan cierta como que existimos en este mundo, en plenitud de pensar, sufrir, reír y amar. De manera es que por favor pido su carísima atención a fin de poder empezar con este tema que es propicio para este mes de noviembre en sus días de visitación a sus fieles difuntos.
Para ir al grano, mejor dicho para ser objetivos podemos plantearnos esta cuestión en dos puntos. Primero: ¿Existe el Purgatorio?, y segundo: ¿Es necesario el Purgatorio? En cuanto al primer punto podemos afirmar que si existe ese lugar el cual se encuentra en una dimensión intermedia entre el cielo y el infierno. Este lugar es una dimensión expresamente destinada para la expiación de los pecados o faltas que al morir el hombre, no tuvo tiempo o no hizo caso de reparar los daños hechos a sus semejantes, inclusive a sí mismo o a sus familiares. Así, que esta dimensión del Purgatorio, como la dimensión maldita del infierno, y la muy hermosa dimensión bendita de la gloria, fueron creadas por Dios padre para los efectos del orden y la justicia universal.
Ahora bien, por las investigaciones de la parapsicología y las revelaciones de los videntes y de no pocos testimonios de casos ocurridos en nuestro mundo se puede afirmar sin temor a equivocarse, que el Purgatorio es una realidad existente, como se dijo antes, entre el cielo y el infierno. En cuanto al segundo punto, sobre si es necesario el Purgatorio, pensamos que todo lo que Dios hizo y hace es para gloria de Él, y en bien de sus creaturas. Por lo tanto, el Purgatorio es necesario. Se sabe que las almas de las gentes que van a ese lugar son aquellas que en vida no fueron tan malas, pero que tampoco fueron muy buenas.
De tal manera que después de un tiempo, según la gravedad de sus faltas y cumplida su condena, se encuentran ya purificadas y por lo mismo liberadas, entonces pasan a la región celeste donde termina para siempre todo sufrimiento, entonces se abre para esas ánimas o almas limpias y perfectas toda una eternidad de felicidad. Esta etapa del alma es como cuando somos invitados a una fiesta de gala donde nadie puede pasar si no lleva un traje apropiado, limpio y perfumado, para que pueda lucir su frac o smoking, y si esta modalidad no se cumple, el invitado se queda afuera.
Ni modo, es una regla entre los humanos y si eso pasa entre nosotros, con cuanta mayor razón necesitamos presentarnos ante el señor de señores en su reinado celestial y como muy pocos al morir se encuentran limpios, por eso necesitamos pasarnos una temporada corta o larga en el Purgatorio, que viene a ser como la "gran tintorería del universo", donde se logra una total purificación, tan necesaria en esos críticos momentos por los que la mayor parte de nosotros tenemos que pasar.
A continuación vamos a presentar algunas experiencias de la famosa vidente austríaca María Simma. A esta prodigiosa mujer, el Señor le dió la facultad de ver en estado de vigilia a las almas del Purgatorio, las cuales con la permisión de Dios se han materializado ante María Simma en rogativa para su liberación de las penas del Purgatorio. Estas experiencias fueron relatadas al escritor Nicky Eltz, quien titula su libro con palabras de las mismas ánimas, diciendo: "¡Ayúdenos a salir de aquí!" -A través de María Simma nos dice el citado escritor que en el Purgatorio, entre los niveles más bajos y los más altos, existe un sinnúmero de niveles, porque se entiende que cada ánima lleva cierto grado de suciedad. Por eso dice textualmente:
"Los varios niveles del Purgatorio, en la tierra que pueden ser una sencilla inflamación de una uña hasta las que pueden consumir el cuerpo entero como el fuego. Este fuego existe sólo en los niveles más bajos del Purgatorio, no existe en los niveles más altos". -Sigue diciendo: "Sobre los niveles: hay muchísimos, porque cada alma es diferente cuando llega allá. Hay sufrimientos mayores y sufrimientos menores, y entre los dos extremos hay cada grado de sufrimiento. Probablemente hay tantos niveles, cuantas ánimas, ya que no existen dos personas, y por lo tanto, ánimas que sean idénticas".
También nos da a entender María Simma, que para muchas ánimas su Purgatorio lo viven en esta misma tierra y dice: "Si parece ser que en general se reúnen alrededor de los altares y en el lugar donde fallecieron. Una señora de Licchtenstein, conocida mía las veía en esos lugares, y cuando ya no las vió entendió que se habían ¡do al paraíso. Las ánimas no vienen a mi o a nosotros del Purgatorio, sino con el Purgato[io. No se trata de un lugar, sino de muchos lugares diversos, no es una condición sino muchas condiciones distintas.
Sobre la existencia de las ánimas y cómo es su yo espiritual señala: "Las ánimas dicen que no se dan cuenta que no tienen cuerpo. Tienen un cuerpo transfigurado que se puede presentar sano y vestido*. - Al preguntarle a María Simma qué apariencia tienen las ánimas, contesta: "Se presentan exactamente como eran aquí en la tierra. Lo puedo confirmar porque se me han presentado muchas ánimas que conocí muy bien. Si, llevan la misma ropa, aquella que usaban en su trabajo, para subrayar que nuestro deber es la cosa más importante, siempre se presentan con su ropa de trabajo, y no en una bata de baño o con el vestido de fiesta. Nuestro trabajo de cada día es nuestra misión".
En cuanto a las apariciones'de ánimas, María Simma afirma que vienen a este mundo terreno con la voluntad de Dios. Una noche dice: "Se me apareció un hombre y después de decirme lo que necesitaba para ser liberado, permaneció a los pies de mi cama y me preguntó: ¿Me reconoces? -Tuve que responderle que no. Me recordó entonces que muchos años atrás, en 1932, cuando yo sólo tenía 17 años, él habia viajado conmigo un breve tiempo en el mismo vagón del tren que Iba hacia Hall. Entonces, el episodio me vino a la mente, según eso este había sido un mal hombre, entonces María Simma rogó al Señor Jesús: 'no permitas que esa alma se pierda' y dicho hombre volvió para decirle que gracias a esa pequeña oración no se había condenado".
Hay algo muy importante para nosotros los vivos, dice María Simma: "El alma que laes reza no irá al Purgatorio. El alma que les reza será aceptada entre los mártires como sí hubiera derramado su sangre por la fe. El alma que les reza puede escoger otras tres personas que Jesús mantendrá en un estado de gracia suficiente para convertirse en santos. Nadie de las cuatro generaciones siguientes al alma que las rece se condenará. El alma que las reza será avisada de su propia muerte un mes antes". -Se le preguntó a María Simma ¿Qué consejo puede darle a quien desea volverse santo en la tierra? Respuesta: "Que sea humilde. Ahí esta la respuesta. Que se considere nada y no se olvide ni por un instante que no es mejor que ningún otro. Únicamente Jesús y su madre no fueron pobres pecadores mientras estuvieron aquí en la tierra con su humanidad".
El libro de referencia está lleno de consejos y casos que relata María Simma en bien de nuestro futuro en ese más allá, adonde todos tenemos que ir tarde o temprano. Sobre las apariciones de muertos aquí en la tierra, recuerdo el caso de un señor de nombre Pedro Gutiérrez. Este hombre murió y al cuarto dia de su fallecimiento se le apareció a su esposa viuda de nombre Micaela y le dijo: "Miquella por favor ve y págale cinco centavos que le quedé a deber a fulano de tal (le indicó el nombre) en la compra de un burro. Por este motivo no puedo gozar de Dios, desapareciendo enseguida. Doña Micaela pagó aquella pequeña deuda de su esposo muerto y don Pedro jamás volvió a molestar a su esposa.
Según mis observaciones, todas esas almas que espantan es porque algo deben. Muchas veces intentan comunicarse con nosotros en sueños o pesadillas. Muy rara vez se materializan, pidiéndonos de favor que paguemos por ellos alguna manda que quedaron a deber a algún santo de su devoción para poder gozar de Dios. En estos casos conviene en lugar de maldecir a estas ánimas hacer lo contrario, rezarles en su nombre pagar unas misas y en su caso pagar alguna manda. Eso es hacer alguna obra de caridad. Sin embargo, el asunto no es sencillo porque puede tratarse no de una ánima en pena, sino de algún espíritu maligno que trata de martirizar a los vivos, vengarse de alguna ofensa y en casos de mayor peligro es cuando la perturbación es ocasionada por un sucubo o un incubo.
O también puede tratarse de un espíritu demoniaco que fué liberado a través de la tabla ouija, como en el caso de "cañitas", cuando esto nos llegare a suceder, no pensarlo más e ir a consultar el caso con un sacerdote comprensivo y conocedor de estas perturbaciones, porque si se recurre a un sacerdote neófito o de la nueva generación no es difícil que nos diga que todo eso son puras supersticiones que todo eso no existe. Total, no te hace caso y si bien te va te recomienda que veas a un siquiatra. En cambio, si se recurre a un buen sacerdote viejito de la vieja guardia, seguramente nos dará muy buenos consejos sobre la base de la oración y la aplicación de los recursos sacramentales de que dispone nuestra religión, que son muy efectivos.




Bueno, mis muy buenos y estimados amigos, yo les sugiero que procuren conocer más a fondo esta materia de la acción y beneficios que se obtienen siendo devotos de las "benditas ánimas del Purgatorio" y no solamente acordarnos de ellas cada año los días uno y dos de noviembre, sino todos los días, orar por ellas y sobre todo por nuestros familiares y amigos, a fin de que también las ánimas rueguen por nosotros y nos ayuden en todos los peligros que por doquier nos acechan. Porque también por mediación de ellas, podemos obtener un intercambio espiritual entre el cielo y la tierra. Entonces nuestro camino será menos fatigoso para llegar al umbral que divide los dos mundos, el visible y el invisible. Ello implica, aspirar a un avance espiritual hacia los mundos superiores, luego de haber alcanzado nuestra purificación y perfección para ser dignos hijos de nuestro Señor Jesucristo.
La lucha es dura porque tenemos qué luchar contra los poderes maléficos y a tanta tentación del mundo que nos llama, nos fascina, nos envuelve y a veces estamos a punto de sucumbir. Pero: ¡Ay de nosotros si le hacemos caso a esas tentaciones! Más vale emplear nuestro tiempo en practicar la humildad y en auxiliar a las "ánimas benditas del santo Purgatorio" para su liberación. Esta conducta tan modesta que no tiene nada de presuntuoso, pues es sencilla y hasta económica nos dará ya desde este mundo la paz y la luz para nuestro cansado corazón.
Pues como digo antes, si eso hacemos tengamos la seguridad de haber realizado nuestro mejor negocio, porque en una mañana cosecharemos frutos óptimos de incalculable valor para nuestra felicidad futura, que no dura una vida tan fugaz como la terrena, sino que será una vida dichosa que no tendrá fin, conforme a las promesas del altísimo Señor de señores, creador de la Tierra y de todos los mundos que brillan por la noche en el firmamento y que los sostiene con su poder y los fecunda con la variedad de tanto cimiente y les da la vida y a nosotros nos premia con la inmortalidad de nuestro espíritu sin perder ninguna de nuestras facultades como seres individuales, con memoria, pensamiento y voluntad, así como la mayor de toda facultad como lo es el sentimiento del amor, por eso, como dijo San Pablo: "Señor, sin amor nada soy. He ahí, la grandeza del hombre".
Noviembre del 2009


Libro

Poesia 5

No lloren por Nosotros...

Subí un día a la montaña, me encontré con hombres, que con hachas y sierras eléctricas, derribaron otra vez los árboles.

Y una vez más

fabricaron camas, sillas, mesas, y hasta ataúdes; se paralizó mí corazón, a mí alrededor había un silencio de camposanto.

Los árboles que aún quedaban, lloraron profundamente y, su voz de cascadas que resonaba en los cuatro puntos cardinales, decían: No lloramos por nosotros, sino por ustedes. Apiádense de los niños, de los ancianos, de los enfermos, de los impedidos, que mueren cada día

porque les falta el oxigeno;

no hay quién se lo de.
Ya no hay árboles ni espacios verdes que los consuelen, que los tonifiquen, que los ayuden a vivir.

Y ¿los pájaros?

dicen que fueron a refugiarse en las ramas de otros árboles, dicen que murieron en el desierto.

Y los pocos árboles solitarios, apuntando al cielo,

nos invitan a orar

para que la humanidad no perezca.

Cuando bajé la montaña, en un Vía Crucis viviente, llevaba otra vez Jesús la cruz a cuestas.

Era un Viernes Santo
Del padre Salvador Rivera O.C.D.
tomado de! libro: “El sonido de un Silencio Ligero"
El Campo donde Nací

El campo donde nací tiene lodo tiene flores el campo donde naci tiene penas tiene amores.

Tiene madres que lloran por sus hijos igual que en las ciudades tiene novias que esperan a sus novios en toditas las tardes.

Tiene un templo que espera tu oración si vas arrepentido hay igual quien cante una canción con igual motivo.

Hay un campo que espera tu trabajo igual que el del obrero un campesino caminando cabizbajo bajo el ala del sombrero.

El campo donde nací tiene penas y alegrías y lo quiero porque ahí vive la madre mía.

Un ranchito que guarda mil recuerdos con callejas empedradas muchas madres de las generaciones caminando ya cansadas.

Unas tierras que también surcadas implorantes al cielo bajo el sol también el labrador igual con un anhelo.

Viviendo de recuerdos y de puras ilusiones pero siempre ser sincero sin pensar en las traiciones.

El campo donde nací tiene flores tiene lodo tiene penas, tiene amores, alegrías y tiene todo.

Y ya para terminar estos versos que hoy les canto en el campo he de labrar al que he querido tanto.

A. Antonio Pérez Peralta

Nos gustaria saber lo que piensas del blog, escribe un comentario (* campos obligatorios)